Anticipo

Catalanes en Costa Rica


La música, la arquitectura y el teatro

En el campo de la música debemos destacar a José Campabadal i Calvet, que nace en Balaguer (Noguera) en 1849 y llega a Costa Rica en 1876 como organista en la Basílica de Cartago.

Campabadal contribuyó al desenvolvimiento musical del país, editó libros de composición propios, libros didácticos sobre solfeo, teoría y crítica musical. Fundó la Sociedad Coral e Instrumental "Euterpe", cuyo primer presidente fue Pablo Torrents i Badía, nacido en Vallmoll, que llega a Costa Rica en 1900. Su hijo, Robert Campabadal fue fundador del "Centre Catalá" en 1914.

Cesar A. Nieto i Casabó. No podemos precisar si nació en Catalunya, como su hermano Cecilio, o en Costa Rica. Era hijo de Cesar Nieto i Díaz y de Conxita Asabó i Güell. Cursó estudios de música, dedicándose a la enseñanza. Fue director de la Banda de San José y colaboró, bajo la idea de Pepe Figueres, entonces Presidente del país, en la formación de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Costa Rica.

Fue socio fundador del "Centre Catalá" y participó en todos los actos culturales de la colonia catalana y muy especialmente en la inauguración de los "Jocs Florals" de 1955 en que dirigió la Banda de San José.

María Clara Cullell i Teixidó, nacida en Barcelona en 1931, llegó a Costa Rica en 1959 procedente de Chile.

Más tarde lo hicieron sus padres y su hermano Agustín, que permaneció en el país hasta 1984, en que marchó a Colombia. María Clara es concertista de Piano y ha dado clases en la U.C.R. Agustín es director de orquesta y también dio clases en la U.C.R.

La Arquitectura

En el campo de la arquitectura encontramos a Gerardo Rovira, que llegó a Costa Rica en 1884.

Construyó el Templo de la Música, todavía existente en el Parque Morazán en San José, un templo - mausoleo en la ciudad de Guadalupe, el edificio neoclásico propiedad de doña María Lines, donde tuvo su sede en 1925-27 la Sociedad Española de Beneficencia y la sede del Club Unión. Fue socio fundador del "Centre Catalá" en 1914.

La figura más conocida, por el significado simbólico que tiene su obra, es Lluís Llach i Llagostera, que entre 1912 y 1913 diseñó la Basílica de los Ángeles en Cartago, puesta bajo la advocación de la Vírgen de los Ángeles patrona de Costa Rica y centro de peregrinaje de todo el país.

Lluís Llach i Llagostera nació en Barcelona y se trasladó a Costa Rica en dos etapas diferentes. De 1909 a 1920 y de 1934 hasta su fallecimiento en 1955.

Además de la obra mencionada, se le atribuyen los diseños del Convento de los Capuchinos de Cartago, el edificio de Correos de San José, la ampliación del Colegio de Señoritas, el edificio Herdocia, el actual Hotel "Rosa del Parque" en el Paseo Colón, el Mausoleo de la S.E.B. y las estatuas de Cristóbal Colón y de Simón Bolívar.

Durante sus dos etapas de residencia en Costa Rica participó activamente en todas las entidades. Fue socio fundador y miembro de la primera Junta Directiva del "Centre Catalá".

También fue socio y directivo de la S.E.B. Estuvo siempre muy vinculado a la comunidad catalana colaborando en todos los actos que se organizaban. En el mismo año de su fallecimiento, en 1955, todavía lo encontramos como miembro del comité organizador de los "Jocs Florals".

(El libro Catalanes en Costa Rica fue publicado en Barcelona, España, y la autora se puede ubicar en el email: rosase@navegalia.com, o en la dirección: Valencia, 315, 2n.2a. 08009 Barcelona)


[Volver al inicio]