Costa Rica, Domingo 18 de noviembre de 2007

/ÁNCORA

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Arquitectura

‘Art déco’ lindo y querido

  Elegancia Paseo por Barrio México, museo urbano de un fascinante estilo arquitectónico

Darío Chinchilla | dariochinchilla@nacion.com

Barrio México encierra un estilo arquitectónico en peligro de extinción: el art déco . El arquitecto Andrés Fernández es defensor de un grupo menguante de especies que todavía se levantan en el orgullo de su concreto armado, al noroeste josefino.

“Yo he llegado a contabilizar unas 50 manifestaciones art déco en un área de unas cuadras. El problema de hacer cuentas es que uno entra en depresión: se hacen hoy, y, seis meses después, uno se percata de cuántos edificios ya se han pedido”, se lamenta Fernández.

Desde hace más de 15 años, el arquitecto estudia el tema de la arquitectura josefina y, en particular, la presencia del art déco en Costa Rica. Su investigación precisó que Barrio México es el sitio en donde se concentran más edificaciones en este estilo.

Fernández publicó un extenso ensayo sobre el tema en el más reciente número de la revista Herencia , de la Vicerrectoría de Acción Social de la Universidad de Costa Rica.

Áncora invitó a Fernández a recorrer Barrio México en busca de la más frecuente manifestación arquitectónica urbana de Costa Rica en el siglo XX. Las paredes le hablan en un lenguaje cifrado; él nos traduce.

Signo de status . El art déco se desarrolló en el país entre 1930 y 1950. En el caso de esta barriada, tal estilo marcó una distinción entre los vecinos más humildes y una nueva y pequeña burguesía.

En su ensayo, Fernández explica las características arquitectónicas del art déco : “Siempre dentro de estrictos y modulados patrones geométricos de dos o tres dimensiones, sus obras se proyectaron como muy modernas y dinámicas. Tendían al diseño abstracto, puro y limpio de las líneas rectas, del fino semicírculo o el acentuado zigzag, y al uso del color por el color mismo, aunque con predominio del beige ”.

Fue un estilo que utilizó las nuevas tecnologías de su época: concreto armado, los vidrios amplios y el hierro en forja. Asimismo se incorporaron materiales de la industria ligera, como el aluminio y la baquelita (resina sintética).

Por otra parte, se empezaron a usar los encofrados, que son los moldes en los cuales se vacía el cemento durante la construcción para construir las paredes. Esto generó nuevos efectos en la plasticidad de las fachadas.

La luz y la ventilación desempeñan un papel fundamental en esta arquitectura. Las construcciones son sencillas, claras e iluminadas. Sus interiores están aislados del mundo exterior, y los pisos presentan mosaicos decorados con una plástica muy rica. En el país, estos materiales eran diseñados por la empresa de Adela viuda de Jiménez y por Antonio Dolinelli.

Además, en las casas de habitación de clase media alta, se incluyó por primera vez la construcción de cocheras para el automóvil.

El art déco usa símbolos de origen masónico. Por ejemplo, Fernández llama la atención sobre el obelisco, de carácter masón, que marca la entrada a Barrio México y que remite el antiguo Egipto. Esta pieza está adornada además por tripletas de líneas que comienzan y acaban en triángulo, otro signo masónico.

“Esto dice mucho del San José liberal porque debemos recordar que todos los padres fundadores de la república eran masones, con excepción de don Ricardo Jiménez, quien también sabía mucho de masonería”, comenta Fernández.

Fueron cinco los arquitectos, nacionales y extranjeros que trabajaron este estilo en Barrio México: Teodorico Quirós, José María Barrantes, José Francisco Salazar, Luis Llach y Paul Erenberg.

El estilo déco utiliza principalmente líneas rectas y, a diferencia de las líneas “vegetales” del art nouveau , sintetiza sus pocas líneas onduladas al máximo. “Utiliza líneas dispuestas en grupos de dos, en triadas o en grupos de cinco, siempre apelando a las numerologías de la cábala o las grecorromanas”, explica Fernández.

Hitos. La antigua pulpería La Aurora (avenida 13, calle 20.) responde a una tendencia del art déco más norteamericana que europea. Es el estilo stream line modern (en español se lo conoce como “estilo paquebote”). Es un diseño náutico: las ventanas redondas parecen escotillas, y los diseños de la baranda y el balcón imitan la cubierta de un trasatlántico.

Este edificio forma parte de una cuadra art déco diseñada completamente por el arquitecto catalán Luis Llach y construida por el empresario de origen alemán Agathon Lutz, se ubica entre las avenidas 13 y 15, y las calles 20 y 22.

Recorriendo la cuadra nos topamos a Noelia de León, enamorada de la arquitectura art déco . Precisamente este estilo le da presencia a su negocio, Pan Konig. Fernández explica el edificio de esta vecina: “Desde el punto de vista simbólico, es fundamental destacar la puerta principal, de carácter precolombino. La fachada responde a patrones mayas e incaicos, específicamente a la Puerta del Sol, de Tiahuanaco (Bolivia), uno de los grandes referentes del art déco ”.

Algunas viviendas de esta cuadra manifiestan fusiones de art déco con neocolonial –lo que Andrés Fernández llama “decolonial”–, así como mezclas con el neoclásico. Ante tanta variedad, obligamos al arquitecto a escoger las cinco manifestaciones déco más destacadas en este San José del noroeste.

Sol del Líbano. El Gran Cine Líbano se construyó en 1935 y fue diseñado probablemente por Luis Llach. Era propiedad de familias libanesas. Cabe destacar que en Barrio México fue receptor de migraciones libanesa, italiana y judía.

Andrés Fernández reconoce este edificio, junto con el Cine Palace, como un contundente cine art déco . Es un edificio de gala donde todavía se vislumbran algunas reminiscencias de las antiguas salas de teatro, como los diseños que nacen en sus columnas.

Los elementos más reconocibles en la fachada son dos figuraciones muy sintetizadas del Sol, elemento muy característico del art déco en general y, según Fernández, especialmente común en los cines pues es una referencia a la proyección de un arte dependiente de la luz.

Añade que las letras de la fachada imitan las de los carteles promocionales de las películas, especialmente las de los estudios Paramount.

Filo de la capital. El edificio de la Botica Solera se construyó a finales de los años 30 por la empresa de Antonio Dolinelli. Su forma recuerda el Flatiron, un gran edificio en forma de cuña ubicado en Nueva York, EE. UU. El diseño, también de Lach, tiene una influencia neoclásica, y las pilastras se adosan al muro. La esquina rematada en un reloj y un frontón art déco .

Fernández define este edificio como un símbolo del auge de la industria de las boticas en el decenio de los 30. Este tipo de negocio no era solamente el expendio de medicamentos, sino que también se fabricaban allí.

Pequeña grandeza. Andrés Fernández reconoce la vivienda 1317 como la mejor y mejor conservada manifestación art déco habitacional; “la menos traveseada”, dice.

La casa fue diseñada por Luis Llach, y el estilo déco recibe al visitante desde el murete de la entrada. El edificio integra piezas de hierro forjado en las barandas y el portón de reja. Las verjas de las ventanas son sobrevivientes de las manifestaciones art nouveau pues conservan figuraciones de flores en lámina forjada.

En cuanto a su frontón, el predio de la casa no está diseñado en escuadra, sino en diagonal. Llach aprovechó esa particularidad para sacar el volumen principal de la cochera y remeter el volumen doméstico. Tal diseño genera un efecto escenográfico que da una apariencia más impresionante a la casa en comparación con otras viviendas que incluso tienen una mayor longitud en el frente.

Palacio del saber. Andrés Fernández cuenta que, en 1929, 4.000 de los 10.000 estudiantes de San José carecían de las mínimas condiciones de aulas y pupitres. Para remediar este faltante, el presidente Ricardo Jiménez dio una escuela de lujo a los estudiantes de este barrio, “un verdadero palacio”, dice Fernández.

Esos fueron años en los cuales el Gobierno logró la condonación de la deuda extranjera para invertir en obra pública, y así generar empleo para paliar los efectos de la crisis económica mundial causada por el crash de 1929. Así, en los primeros años del decenio de 1930, el Estado invirtió mucho en escuelas, centros de salud y vías públicas.

La escuela se estrenó en 1933 y ocupa tres cuartos de cuadra. La diseñó José María Barrantes. El acceso es central y frontal con un frontón de reminiscencias neoclásicas diseñadas en art déco . Las tejas que coronan las columnas laterales hacen un guiño al estilo neocolonial.

Algunas pilastras del edificio están adornadas con leones de Castilla, heráldica personal del expresidente León Cortés, quien entonces era ministro de Fomento.

Los leones se enmarcan en cuadrados de esquinas mochas incrustados en una parrilla en forma de zigzag, típica del art déco .

De México para México. A finales de los 30, el barrio dedicó un pequeño lote para rendir homenaje al caudillo de la independencia mexicana José María Morelos y Pavón. Como agradecimiento, la Embajada de México en Costa Rica donó un busto del prócer en 1941.

Andrés Fernández lo identifica como uno de los iconos de San José. El monumento se compone de un pedestal cuyos diseño e iconografía son art déco , al tiempo que combina las tendencias neomayas y neoaztecas. El podio sostiene un busto de carácter neoclásico.

Fernández dice que la escultura está en buenas condiciones materiales; sin embargo, teme que la dañen los indigentes. El arquitecto dice que existe un proyecto para trasladarlo al parque del barrio, donde seguiría cumpliendo su papel simbólico, pero con menos amenazas.

El peligro que corre este monumento es tan solo un pequeño síntoma de un mal que sufre el barrio: la depresión socioeconómica que se nota en sus calles.

Por otra parte y desde el punto de vista arquitectónico, las transformaciones irreparables que practican los dueños de los edificios a sus propiedades, ponen en peligro el legado de una Costa Rica que edificó mucho, y edificó bien.

La preocupación de Andrés Fernández es contagiosa; sin embargo, también lo es su entusiasmo. Tal vez, el ojo atento pueda descubrir que, detrás del hollín, viven fuertes la historia y la belleza.

FOTOS

Nacion.com

La vivienda 1317 es una de las edificaciones mejor conservadas. El estilo déco recibe al visitante desde el murete de la entrada. Eyleen Vargas

Nacion.com

El art déco parte de estrictos y modulados patrones geométricos. Eyleen Vargas

Nacion.com

Reminiscencias art nouveau en las rejas de la casa 1317. Eyleen Vargas

Nacion.com

Detalles en hierro forjado de la casa 1317. Eyleen Vargas

Nacion.com

Escuela República de Argentina, con fusión neoclásica. Eyleen Vargas

Nacion.com

Pequeño elemento neocolonial en la Escuela República de Argentina. Eyleen Vargas

Nacion.com

Diseño en cuña de la Botica Solera. Eyleen Vargas

Nacion.com

Las grecas, que forman parte del diseño de las puertas de la botica, remiten al neoclásico. Esta era la forma en la que los antiguos griegos representaban el agua. Jorge Castillo

Nacion.com

Tipografía típica del art déco . Jorge Castillo

Nacion.com

Frontón de la Botica Solera. Jorge Castillo

Nacion.com

El reloj es el elemento central y geométrico que remata la fachada de la Botica Solera. Jorge Castillo

Nacion.com

Aunque el edificio sufre mucho deterioro, todavía se mantienen las ménsulas de hierro forjado que sostienen el alero. Jorge Castillo

Nacion.com

Monumento a Morelos, cuyo podio es art déco . Eyleen Vargas

Nacion.com

El emblemático frontón escenográfico del Gran Líbano. Eyleen Vargas

Nacion.com

Escudo que sirve como elemento central del Gran Líbano . Jorge Castillo

Nacion.com

La tipografía del rótulo remite a los carteles publicitarios de las películas de los años 30. Jorge Castillo

Nacion.com

Andrés Fernández muestra el obelisco del barrio. Eyleen Vargas

Nacion.com

Detalles de los mosaicos de la época, los cuales se hacían con una plástica muy rica. Eyleen Vargas

Nacion.com

Antigua pulpería La Aurora, de estilo stream line modern o “paquebote”. Eyleen Vargas

Nacion.com

Detalles de las ventanas imitando escotillas de navío. Eyleen Vargas

Nacion.com

Edificio que alberga el negocio Pan Konig. Eyleen Vargas

  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Bienes & Raíces
Todo lo que necesita saber del desarrollo inmobiliario y los bienes raíces en este suplemento que se publica todos los sábados. Los temas son muy variados y abarcan desde la compraventa de una casa, hasta los trámites legales al construir.
Caja de Cambios
Un suplemento dedicado a las últimas novedades sobre automóviles, transporte, y combustibles. Encuentre aquí espacios interactivos donde podrá anunciar la venta de su carro, dar su opinión y hasta mostrarle al mundo las fotos de su 'chuzo'.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2007. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 247-4747. Servicio al cliente: (506) 247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 247-5022. CONTÁCTENOS