Costa Rica, Domingo 23 de septiembre de 2007

/ÁNCORA

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Arte

La peor crítica es la queno se hace

  Pendiente LOS RECIENTES FALLOS DEl JURADO DE BIENARTE 2007 HAN CREADO UNA DEUDA CON EL PÚBLICO

Alberto Murillo Herrera | Grabador@nacion.com

La apertura del certamen organizado por Empresarios por el Arte y el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo: Bienal Costarricense de Artes Visuales, Bienarte 2007, ha dejado, en el ambiente cultural, interrogantes y sinsabores. Debe prestárseles atención pues trascendieron su contexto y pasaron a ser una crítica a la educación artística nacional y a la pertinencia de los criterios plásticos de nuestros creadores.

Cuando se conforma un jurado, se acepta que los criterios y juicios de dicho grupo calificador regirán como una apreciación constructiva sobre un cuerpo de obra específico, y se espera que proponga una escogencia de lo que considere, como grupo colegiado, lo más representativo de la muestra.

Su decisión se acepta como definitiva, pero se reconoce puntual y subjetiva. La selección del jurado es un aspecto tan frágil que, si cambiáramos su composición –aunque sea solo un miembro–, podríamos esperar un resultado diferente.

Al visitar la sala del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, donde se encuentran los seleccionados de la Bienarte 2007, nos encontramos con un pequeño grupo de obras importantes, de presencia monumental, donde el concepto y la ejecución van de la mano, con un vocabulario plástico acorde, “como anillo al dedo”, con los criterios y gustos del grupo calificador.

La única excepción es la pieza del séptimo seleccionado (quien no representará a Costa Rica en la Bienal del Istmo Centroamericano, Honduras 2008); en ella, la idea priva sobre la ejecución plástica; pero, por ingeniosa, cautivó al jurado.

Complace mencionar que, dentro de los seleccionados, figuran personas con estudios de grado y posgrado en arte y arquitectura, como Esteban Piedra, Sila Chanto, Mímiam Hsu, Óscar Figueroa y Errol Barrantes.

‘Invisibles’. Ahora bien, la importancia de las obras de los seis representantes (cinco individuos y una pareja) disminuye debido a la ausencia del grupo de infortunados, que no sobrevivieron a la estricta selección impuesta.

Al invisibilizar lo mejor de las 191 obras de los 94 artistas restantes, el jurado nos impide, con su sentencia, apreciar en su verdadera dimensión las bondades de las obras premiadas, que –estoy seguro– poseen.

Esa decisión nos deja sin saber las calidades del grupo de artistas que respondió a la convocatoria de la bienal, donde “la temática, materiales, lenguaje o técnica” eran de libre elección.

No sabemos cuántos de ellos y ellas son artistas jóvenes o emergentes, cuántos de ellos y ellas son artistas maduros o consagrados, ni cuántos fueron seleccionados o premiados en anteriores ediciones de la bienal. Por tanto, como observadores de la faena desde la barrera, quedamos ayunos de elementos que nos permitan definir, por contraste, el estado de salud de las artes visuales costarricenses o de las tendencias artísticas finalmente promovidas por los organizadores del certamen.

La decisión del jurado calificador no se limitó a galardonar el grupo de obras seleccionadas: también lanzó una crítica a los “sistemas de educación del arte” nacionales y a la incomprensión, por parte de los artistas participantes, de “los alcances de un certamen de esta índole en elsistema global del arte ” (el subrayado es mío); es decir, se aludió así a artistas establecidos, que debían contar al menos con dos exhibiciones individuales o tres colectivas como requisito.

Ahora bien, la peor crítica es la que no se hace, y esta hay que tomarla con apertura para determinar la pertinencia o no de los alcances de este criterio. Por lo demás, no sabemos si tal criterio se sustenta principalmente en la experiencia extranjera o en un balance objetivo entre nuestro desarrollo cultural y las fuerzas externas.

Esfuerzos. Aquí, lo que procede es comentar la enseñanza de las artes visuales y los esfuerzos que realizamos los artistas costarricenses por problematizar, desde nuestro contexto, los lenguajes artísticos contemporáneos.

Sin ánimo de dejar ninguna institución por fuera, podemos citar a la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Costa Rica, a la Escuela de Arte y Comunicación Visual de la Universidad Nacional, a la Universidad Véritas, a la Fundación Ars Teorética y a los Museos de Arte Costarricense y de Arte y Diseño Contemporáneo del Ministerio de Cultura Juventud y Deportes, como las principales entidades encargadas de esa formación.

Tales instituciones están conformadas por integrantes preparados dentro de nuestro sistema universitario y en el exterior. Cada una se ha concentrado en diferentes momentos del desarrollo de los artistas visuales nacionales, y su ámbito de influencia trasciende nuestras fronteras.

La actual crítica es válida en el sentido de que, a pesar de las calidades de estas instituciones, persiste una tendencia a actuar como feudos aislados, lo cual va en detrimento del potencial que afloraría como resultado del trabajo conjunto.

Tradicionalmente, las instituciones universitarias nos hemos enfocado en sentar bases sólidas para la práctica artística, e instituciones como los museos y Teorética, han proporcionado insumos conceptuales contemporáneos.

Ambas actividades han sido complementarias en el desarrollo del arte contemporáneo costarricense.

Universalidad. Actualmente, con el desarrollo de opciones de posgrado en el sistema universitario público y privado, la brecha que separa esos grupos se va cerrando, sobre todo con el flujo de información de la investigación académica entre universidades y museos, y con el aporte del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo y la Fundación Ars Teorética, que desarrollan investigación e integran profesionales de alto grado académico en sus filas.

En consecuencia, podemos advertir que el panorama es favorable, como lo demuestra el ambiente cultural con exhibiciones cada día más importantes y con un aumento considerable en la publicación de trabajos que reflexionan sobre el arte costarricense y lo rescatan del anonimato.

La educación artística costarricense no busca complacer criterios de mercado global, sino promover la universalidad del arte de Costa Rica.

El objetivo de la educación artística nacional es desarrollar investigadores y creadores con maestría en el oficio y un pensamiento conceptual contemporáneo como base, acorde con el juicio emitido por el jurado de esta bienal, cuando externó sus criterios de evaluación: “Calidad y seriedad en las propuestas, así como coherencia entre idea y realización”.

Sin embargo, al apostar por una única tendencia estilística, se estableció un abismo entre las pocas obras elegidas y la gran mayoría de las obras participantes.

Como conclusión, Empresarios por el Arte y el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo quedan en deuda con sus seguidores.

Sin ánimo de establecer paralelismos históricos, deberían promover una exhibición donde se muestre una razonable selección de las obras rechazadas de plano por el jurado internacional, que permita a los artistas, al público en general y a la academia una perspectiva desde la cual avanzar.

EL AUTOR ES DIRECTOR DE LA ESCUELA DE ARTES PLÁSTICAS DE LA UNIVERSIDAD DE COSTA RICA.

FOTOS

Nacion.com

Errol Barrantes, uno de los ganadores de la bienal, prepara su obra Dream House #1 . Carlos González

Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Suplemento M
Todo lo que necesita saber del desarrollo inmobiliario y los bienes raíces en este suplemento que se publica todos los sábados. Los temas son muy variados y abarcan desde la compraventa de una casa, hasta los trámites legales al construir.
Caja de Cambios
Un suplemento dedicado a las últimas novedades sobre automóviles, transporte, y combustibles. Encuentre aquí espacios interactivos donde podrá anunciar la venta de su carro, dar su opinión y hasta mostrarle al mundo las fotos de su 'chuzo'.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA
| ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2007. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 247-4747. Servicio al cliente: (506) 247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 247-5022. CONTÁCTENOS