Costa Rica, Domingo 20 de abril de 2008

/ÁNCORA

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Teatro

Retumban las tablas

  Reflexivos Con 17 años de trayectoria, el Teatro de los Andes plasma crítica social en las tablas

Fabiola Domínguez Aguilar | edominguez@nacion.com

Aquella noche de 1995 en un teatro de La Paz (Bolivia), el estreno fue muy diferente: no se escuchó el aplauso inmediato del público al terminar la obra Las abarcas del tiempo . Sus actores –integrantes del Teatro de los Andes– se extrañaron ante tal reacción. El auditorio mostraba interés en los rostros, pero permanecía asombrado ante aquel drama.

La obra recrea el aniversario de un muerto, y su amigo más íntimo viaja a encontrarlo en el país de los difuntos (en los Andes, este no equivale al infierno). Así, los dos amigos recorren el sitio y se encuentran con otros muertos que los interrogan. Esta es una travesía íntimamente relacionada con el país de los vivos pues se se escenifican varios episodios de la historia boliviana.

Mediante ese montaje, el Teatro de los Andes subió a la cúspide. Esa anécdota de asombro, silencio y aplausos es un ejemplo del poder que ejerce en escena esta agrupación boliviana: hace retumbar las tablas y las reacciones del público.

La semana pasada, parte del elenco visitó nuestro país por primera vez, invitado al Festival Internacional de las Artes. Aquí, los ellos nos presentaron dos obras: En un Sol amarillo y 100 kilos de jazz .

Nace el proyecto. Cuando los creadores del Teatro de los Andes dieron vida a esta agrupación, tenían claro que su elenco debía guiarse por principios artísticos comunes, pero por algo más: deseos de convivencia pues también vivirían juntos por razones económicas.

Con el fin de concretar su idea, el actor argentino y director de la agrupación César Brie regresó a Hispanoamérica después de vivir varios años en Italia. Cuando arribó, recorrió diversos países con el fin de elegir dónde establecería su plan. Finalmente, eligió Bolivia por la fuerte tradición cultural de ese país. Se estableció en Yotala, Chuquisaca.

Así, en agosto de 1991, Brie dio marcha a su proyecto junto a dos colegas: Paolo Nalli y Naira González, quien ya no integra el grupo.

“Hicimos una gira con las obras que teníamos para escoger el lugar donde vivir y empezar el proyecto. Hallamos que Yotala era ideal para nosotros porque está lejos de ciudades grandes; allí nos ubicamos en una finca abandonada”, relata el productor Nalli.

A la primera obra del Teatro de los Andes asistieron solamente seis amigos y otros 16 espectadores; pero hoy es un grupo que ha puesto en escena 20 obras y se ha presentado en Brasil, México, Estados Unidos, Portugal, Francia, España, Italia, Suiza y otros países.

Integración. Sin embargo, ¿cómo se integran los actores a este elenco? Nalli explica que, desde un principio, ellos han realizado talleres en los que imparten clases. Así, ellos identifican y eligen a los alumnos que poseen las cualidades buscadas por el director.

Asimismo, los miembros no solo aprenden a ser actores, también a ser técnicos: ellos montan y desmontan el escenario en cualquier presentación.

Por medio de los primeros talleres se unieron dos de sus actuales actores: los bolivianos Lucas Achirico y Gonzalo Callejas. Ellos ingresaron cuando tenían 18 años, con otros tres actores: dos italianos y un español. Posteriormente, salieron unos e ingresaron otros, como es el caso de la actriz brasileña Alice Guimaraes, quien es integrante desde hace diez años.

Ella, esposa de Callejas, declara: “Yo formaba parte de una agrupación teatral en Brasil. Allí estudié artes escénicas en la una universidad. En 1997 fui a un taller del Teatro de los Andes por dos semanas, y el director me invitó a quedarme por un año. Me llamó la atención su trabajo y decidí dejar mi país para continuar con el grupo”.

De forma similar ingresó el actor Daniel Aguirre, quien estudiaba ingeniería comercial en Bolivia, antes de asistir a los talleres e integrase al grupo.

Él puntualiza su historia: “Ha sido una experiencia muy especial, completa: no solamente hacemos trabajos de artistas, sino también cambiamos de vida porque vivimos en una hacienda. Ahí trabajamos, estudiamos y preparamos las obras: es vivir con el arte de lleno”.

Por su parte, el boliviano Lucas Achirico confiesa: “Mi experiencia con este grupo ha sido descubrir algo que no conocía y no era aceptado en mi círculo social porque no se creía que la del actor sea una profesión. Esto ha sido una lección para mí: me hizo descubrir a mi país desde una óptica más artística y me ha hecho más crítico frente a los problemas sociales”.

Por otro lado, Gonzalo Callejas declara: “La manera como afrontamos el arte influye en cómo vivimos pues trabajamos todo el día en teatro. Donde vivimos es un lugar tranquilo que influye en que tengamos un lenguaje y un estilo propios”.

Después de la catástrofe. De las obras grupales más recientes del Teatro de los Andes suenan montajes como ¿Te duele? , La Ilíada, Otra vez Marcelo y En un Sol amarillo (memorias de un terremoto) .

Precisamente, esa última fue una de las obras presentadas en nuestro país por el elenco durante tres días en el Teatro Nacional.

En un Sol amarillo es una de las obras que revela la inquietud de estos artistas por reflejar los problemas sociales. Con ella se destapó por primera vez un hecho de corrupción generado a causa del terremoto de mayo de 1998, en Aiquile, Bolivia.

Para ese montaje, parte del elenco viajó a las ciudades de Aiquile y Totora, y a otras comunidades campesinas, como Hoyadas, Chij-muri y Loma Larga. Ellos fueron seis años después del desastre natural con el fin de conocer a fondo qué pasó durante y después del terremoto.

La investigación les tomó tres semanas, pero no fue sencilla: “Al principio, la gente estaba muy reacia: sentimos bastante distancia porque creían que éramos turistas, como toda persona que llegaba a conocer el lugar. Por esto, nos ganamos su confianza poco a poco”, narra el actor Daniel Aguirre, quien integra la agrupación desde hace siete años.

Por su parte, Nalli recuerda: “Esa ha sido la experiencia más interesante y más emotiva para nosotros: es la primera vez que hacíamos una investigación de campo. Fue muy fuerte ir a hablar con la gente, volver a sacar el dolor que vivieron. Fue muy duro, pero el campesino boliviano tiene una fuerza y una humanidad impresionantes y nos contó todo”.

La realización de ese montaje estuvo lista en cuatro meses: “Fue una especie de catarsis: volvimos con un montón de imágenes que tuvimos listas en un mes y medio de trabajo. Mientras, el director convertía las entrevistas en el texto dramático”, añade Aguirre.

Gracias a esa obra, estos artistas obtuvieron, en el 2004, el Premio al Mejor Espectáculo en la Feria de Teatro de Huesca, España.

Próximos trabajos. El elenco boliviano aclara que su principal objetivo es el público y que desea continuar señalando los problemas sociales de su país, pero no planean nunca plantear soluciones. Muestra de eso es el próximo montaje, que se estrenará en octubre: La Odisea . Tratará sobre la inmigración y desde ya, trabajan en ello.

“Con nuestras obras queremos expresar los problemas que vemos y las inquietudes que vivimos. A veces aprovechamos textos clásicos como base. Encaminamos La Odisea como si Ulises fuera un emigrante”, explica Paolo Nalli.

De igual manera, esta agrupación planea continuar con la Declaración de Yotala , un acuerdo firmado por 15 cineastas de varios países, los integrantes del Teatro de los Andes y la productora Buena Onda Américas.

Ese plan propone la construcción de una residencia en Yotala. En ella podrán prepararse los actores para las películas en las que participarán. Asimismo, realizarán talleres de guionización para las personas que deseen producir cine independiente. Además, el elenco desea rodar dos películas basadas en sus obras: Las abarcas del tiempo y La Ilíada .

FOTOS

Nacion.com

Daniel, Gonzalo, Alice y Lucas conforman el elenco de En un sol amarillo . Mario Rojas

Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
B&R
Todo lo que necesita saber del desarrollo inmobiliario y los bienes raíces en este suplemento que se publica todos los sábados. Los temas son muy variados y abarcan desde la compraventa de una casa, hasta los trámites legales al construir.
Caja de Cambios
Un suplemento dedicado a las últimas novedades sobre automóviles, transporte, y combustibles. Encuentre aquí espacios interactivos donde podrá anunciar la venta de su carro, dar su opinión y hasta mostrarle al mundo las fotos de su 'chuzo'.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2008. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS