Costa Rica, Domingo 20 de abril de 2008

/ÁNCORA

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Ciencia

Techos desplomados

  Magia Pese a la difusión de la ciencia, aún imaginamos causas y efectos carentes de base realCienciaTechos desplomados

Enrique Margery Bertoglia | enrique.margery@gmail.com

Los azande son un pueblo del África Central cuyas creencias giran alrededor de la magia, la brujería y los oráculos. En 1937, el antropólogo británico Evans-Pritchard estudió, en este pueblo, el caso de los “techos que colapsan”.

Para la cultura azande, el techo caía sobre un individuo debido a una maldición lanzada por otro sujeto. Confrontados con la explicación científica (los techos se desplomaban debido a que las termitas debilitaban los soportes), los azande entendían la explicación, pero argumentaban que eso no explicaba por qué el techo caía ¡justo en el momento que un individuo particular estaba debajo!

El pensamiento mágico es un tipo de razonamiento causal no-científico. Igual que la ciencia, el pensamiento mágico se ocupa de relaciones causales, pero, a diferencia de la ciencia, confunde coincidencias con causas. Por ejemplo, el estudiante que utiliza una corbata amarilla el día del examen en el que obtiene una nota excelente, seguirá utilizando dicha prenda pues es su “corbata de la suerte” (la causa de las buenas notas). En algunas pruebas no le irá bien, en otras sí, y estas servirán para reafirmar su creencia en la magia de su corbata amarilla.

Este fenómeno, conocido como sesgo de confirmación , representa la tendencia humana a buscar sistemáticamente información que confirme nuestras hipótesis, mientras se desestima la evidencia que las falsea. Ello ocurre debido a que la evidencia contradictoria o negativa nos resulta más difícil de procesar que la evidencia positiva.

Pseudoverdades. Buscando compensar esa tendencia innata al sesgo de confirmación, el método científico está construido de modo que el observador trata de refutar sus hipótesis. Para asegurar este propósito, la ciencia se apoya en la reproducibilidad (la capacidad de repetir un determinado experimento en cualquier lugar y por cualquier persona) y en la falsabilidad (toda proposición científica debe ser susceptible de ser refutada).

Karl Popper (1902-1994), un reconocido filósofo de la ciencia, concedió la mayor importancia al acto de criticar y propuso que era científico solo aquello que podía ser falseado.

Los escépticos señalan que en el pensamiento mágico no hay intento de criticar las hipótesis y la evidencia que las contradice es borrada gracias a una marcada tendencia del observador a aferrarse a sus “verdades”.

Ello debilita la confianza en sí mismo del individuo: los éxitos tienden a ser atribuidos a una fuente mágica, mientras que los fracasos son aceptados como de responsabilidad individual. Así, se intensifica la dependencia en la fuente mágica, tal y como ocurre con cualquier estudiante que, el día del examen, no encuentra su “corbata de la suerte”.

La presencia del pensamiento mágico a lo largo de la historia ha llevado a la ciencia cognitiva a pensar que este tipo de pensamiento es intrínseco a los seres humanos. La neurociencia ha demostrado que el ser humano es excelente en la construcción de patrones, pero que no posee un buen filtro para distinguir entre patrones percibidos y reales. Esto lleva a ver “relaciones” que en realidad no existen. Así aparecen las creencias mágicas.

Ese fenómeno es particularmente común en niñas y niños debido a que la habilidad de reconocer patrones se desarrolla en una etapa anterior al desarrollo del pensamiento crítico, por lo que primero vivimos un “reconocimiento acrítico de patrones”.

Flecha del tiempo. El paradigma prerracional (también llamado mágico-mítico) fue el modelo dominante para explicar el mundo hasta alrededor del siglo III a. C. Montado sobre la magia y el mito (la explicación fantasiosa para la creación o realidad de algo, cuya causa no se conoce), retrata un mundo de seres intuitivos y divinidades que se manifestaban a través de las fuerzas de la naturaleza.

La erupción de los volcanes, los terremotos, las mareas, las estaciones, el Sol y la Luna eran fenómenos y entes a través de los cuales se interpretaba la complacencia o el disgusto de divinidades que se debía aplacar o agradar.

Al ser integrados en el pensamiento mágico, todos esos elementos permitieron construir las primeras analogías y abstracciones capaces de facilitar una interpretación del mundo. Ello facilitó las primeras clasificaciones del universo pues ordenó sus elementos y fenómenos dentro de un coherente conjunto de categorías.

De ese modo, el pensamiento mágico ha sido fundamental para los seres humanos. Desde los días en que nacía el tiempo, alejó a nuestra especie de la incertidumbre, creando orden y certeza donde solamente parecía haber caos, y nos permitió superar nuestros primeros estadios de evolución.

La condición humana. El paradigma lógico-racional nace con la filosofía griega de los siglos VII a III a. C. y con su intento por explicar los fenómenos cósmicos y humanos mediante el análisis y los argumentos lógicos, sin acudir a explicaciones mágicas. Al astrónomo y matemático Tales de Mileto (624-546 a. C.) se lo considera el primer filósofo de la historia y el iniciador de la indagación racional sobre el universo. Empero, la consolidación definitiva del paradigma lógico-racional tomó dos mil años y se aceleró gracias al impulso que experimentaron las matemáticas y la física a partir del siglo XVI.

El Renacimiento y la Revolución Industrial fueron testigos de una serie de avances que minaron el sistema de creencias en las que se apoyaba el pensamiento mágico: la sustitución de la alquimia por la química, el destronamiento del sistema ptolemaico (aliado de la astrología) y la explicación de las enfermedades a partir de las teorías sobre los gérmenes.

El pensamiento científico se ha impuesto al mágico, pero sin llegar a desplazarlo del núcleo del psiquismo humano. La razón parece estar dada por nuestros miedos trascendentales y mayores incertidumbres: la ansiedad asociada con el futuro y la muerte, el origen del universo, de la vida y nuestro destino como especie.

Frente a esas incertidumbres básicas –para las que el pensamiento racional no ofrece respuestas o las da muy complicadas o tentativas–, el pensamiento mágico sigue siendo un modelo económico para dialogar con la complejidad. Así, es mucho más tranquilizador creernos seres protegidos por fuerzas inconmensurables, que imaginarnos una especie inteligente a bordo de un planeta llamado Tierra que avanza sin rumbo hacia los confines de un Universo que se apaga lentamente.

El pensamiento mágico es parte de la condición humana. Aunque nos preciamos de ser seres racionales, no podríamos dejar ir la magia sin perder una parte de nosotros mismos. Después de todo, como bien sabe cualquier azande, de poco sirve ser un experto en termitas cuando el techo se te viene encima.

EL AUTOR ES CONSULTOR Y MIEMBRO DE LA RED INTERNACIONAL DE ECOLOGÍA DE LOS SABERES (RIES).

FOTOS

Nacion.com

Thales de Mileto (624 a. C.- 546 a. C.) astrónomo y matemático a quien se lo considera el primer filósofo de la historia y el iniciador de la indagación racional sobre el universo. Wikicommons

Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
B&R
Todo lo que necesita saber del desarrollo inmobiliario y los bienes raíces en este suplemento que se publica todos los sábados. Los temas son muy variados y abarcan desde la compraventa de una casa, hasta los trámites legales al construir.
Caja de Cambios
Un suplemento dedicado a las últimas novedades sobre automóviles, transporte, y combustibles. Encuentre aquí espacios interactivos donde podrá anunciar la venta de su carro, dar su opinión y hasta mostrarle al mundo las fotos de su 'chuzo'.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2008. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS