Costa Rica, Domingo 27 de enero de 2008

/ÁNCORA

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Cine

La obra es lo que cuenta

  Cinéfilo José León Sánchez recuerda sus vínculos con el cine y anuncia nuevos proyectos

Jurgen Ureña Arroyo | jurgenurena@yahoo.com

El preámbulo a nuestra conversación es un ritual ineludible: José León Sánchez pasea rítmicamente entre anaqueles cargados de libros y elige, con un gesto que quiere parecer azaroso, algunas de sus novelas traducidas al ruso, al polaco, al holandés y al alemán.

Luego se enrumba hacia la sección gráfica de su “egoteca” (como él mismo la llama) mientras saborea una frase casi célebre: “Ya les está cogiendo tarde para darme el Nobel”. Tras una pausa breve con sonrisa, José León se acerca a un papel amarillento colgado en la pared y lee en voz alta: “El más horrendo y macabro delincuente de Costa Rica se fugó del presidio de San Lucas. Por su captura y entrega a la policía, vivo o muerto, se dará una recompensa de diez mil colones”.

El tour por la “egoteca” del escritor incluye la fotografía de un José León adolescente que sostiene el número 1713 sobre su pecho, recortes de periódicos extranjeros y un cartel publicitario que celebra la venta de dos millones de ejemplares de La isla de los hombres solos. La tertulia surge allí mismo, avivada por el tintineo del hielo en un vaso de ron.

¿Cómo se relacionan en su obra el cine y la literatura?

De diferentes maneras. Por ejemplo, conocí al Indio Fernández en Churubusco. Llegaba con su atuendo de tarahumara, se sentaba con un jorongo negro muy hermoso, pedía un tequila y esperaba a algún productor para su última película. Hablé con él varias veces, pero lo que más me interesó fue lo que me contaba sobre Agustín Lara. Después utilicé estas conversaciones para escribir ¡Mujer…, aún la noche es joven!

¿Cómo llegó La isla de los hombres solos al cine mexicano?

La primera edición de esa novela no la compró nadie. No hay que olvidar que en aquel tiempo yo era “el monstruo de la Basílica”, y debieron pasar cincuenta años para que me declararan inocente. El editor recogió los ejemplares y los vendió por libras a una carnicería de Desamparados.

“En el año 69, la revista Life hizo una serie de entrevistas a los grandes escritores del mundo e investigó también cuál era el escritor que estaba peor; entonces descubrieron que era José León Sánchez.

“El artículo de Life despertó el interés de las editoriales en México y New York. Entonces, un maestro del cine mexicano, René Cardona, quiso hacer la película y vino a visitarme para que colaborara con el guión. Esto fue en el año 74. Para ese momento, ya el presidente Trejos me había concedido un indulto ‘por error evidente en la aplicación de la ley’, y estaba libre.

¿Qué recuerda del rodaje?

La película se iba a filmar en Costa Rica. Ya no existía el presidio en San Lucas [se había cerrado en el 58], pero aún quedaba una colonia agrícola penal, y para René Cardona era importante aprovechar el lugar y los reos que trabajaban allí.

“Al final tuvimos que filmarla en México porque el presidente Figueres no aceptó, a menos que dijéramos que eso había sucedido hacía mucho tiempo.

Tal vez no vio con buenos ojos los pasajes revolucionarios del libro, un poco paródicos. ¿Cuánto hay de ficticio y cuanto de histórico en el relato?

La gente se confunde con La isla de los hombres solos . Si fuera una mentira, yo sería el escritor más extraordinario del mundo, con una imaginación inconcebible para crear semejante historia; pero no: la novela sencillamente está basada en lo que yo viví durante treinta años en la cárcel y en lo que me contaron mis compañeros.

¿Cómo respondió el público a la película?

En todo el mundo de habla hispana fue una cosa bárbara: La isla de los hombres solos es un documento humano de características muy especiales. Aquí hacían filas de hasta 500 metros para verla. Fue un éxito extraordinario que lanzó el libro de una forma maravillosa. Ahora trabajo con Random House, la editorial más grande del mundo.

¿Es la popularidad una característica del llamado “género carcelario”?

Claro. Ninguna película sobre la cárcel ha dejado pérdidas en los Estados Unidos. Por eso siempre ha habido películas de este tipo, las primeras basadas en novelas clásicas, como El conde de Montecristo y Los miserables .

“Había una novela importante, Guillotina seca, de René Belbenoit, en la que el autor relata su fuga de la isla del Diablo [de la Guayana Francesa]. En ese libro se inspiró Henri Charriere –quien también estuvo preso en la isla del Diablo– para escribir Papillon. Un año antes del estreno de La isla de los hombres solos se hizo la adaptación hollywoodense de Papillon (1973), y algunos años después llegó la famosa Fuga de Alcatraz (1979).

A partir de La isla de los hombres solos se hicieron también una telenovela, una radionovela y una tira cómica.

La telenovela y la tira cómica se hicieron en México. En Costa Rica, un gran locutor llamado Carlos Alberto Patiño me propuso hacer la radionovela. En ese tiempo había llegado al país un muchacho que venía de Colombia, de nombre Parmenio Medina, y Patiño lo contrató para escribir el guion. Fue extraordinario. La radionovela se pasó por toda América Latina y tuvo también un gran éxito.

En 1985, usted intentó llevar al cine otra novela suya: Tenochtitlan . ¿Quién era el director del proyecto?

Era Dino de Laurentiis. Él iba a dirigir y a producir la película. Mantuvimos conversaciones con Dustin Hoffman y Anthony Quinn y firmamos contrato con actores mexicanos de primer nivel, como Ignacio López Tarso y Katy Jurado. El terremoto se trajo todo abajo. Además, el productor ya había perdido mucho dinero con Duna (1984).

“Ahora, Sotela Film Production está reactivando el proyecto. Además, un banco cinematográfico francés compró toda mi obra para estudiar las posibilidades de llevarla al cine. La única que yo había pensado en términos cinematográficos era Tenochtitlan .

También se habla de una nueva versión de La isla de los hombres solos .

Esa película la va a hacer Yacaman Production bajo el título provisional de Camino al infierno, y la dirigirá un costarricense: Douglas Martin. Van a filmar en Honduras, en un presidio conocido como el “Castillo de Omoa”.

“En realidad, la película está basada en La isla de los hombres solos y en varios de mis libros, como Cuando nos alcanza el ayer , Cuando canta el caracol , La cattleya negra y A la izquierda del Sol . Es más bien una película sobre mi vida.

¿Lo desanima el limitado control del guionista sobre el texto final?

No. Ahora estoy trabajando en un guion sobre Chavela Vargas, y, para mí, esto es el más grande honor que he tenido como escritor. Tal vez me equivoque, pero, para mí, ella es una de las artistas más completas que ha producido el mundo de la canción, por encima de Edith Piaf. Creo que ese guion va a ser mi obra. Claro, después, la compañía productora pondrá eso en manos de otra persona, pero así es el cine.

¿Qué espera de estas películas?

Seguramente serán exitosas, pero de todos modos habrá malos comentarios. Aquí, mis novelas no se toman en cuenta para nada porque la gente sigue creyendo que soy un criminal. En Costa Rica dicen: “Es que José León Sánchez es un delincuente”. Bueno, suponga que fuera cierto. ¿Qué tiene que ver eso con mi obra?

“El hombre no tiene nada que ver con el artista. El marqués de Sade era un tipo muy desagradable, pero escribió bellísimo; Molière y Victor Hugo, lo mismo. Al artista no hay nada que cobrarle: es la obra la que cuenta.

FOTOS

Nacion.com

José León Sánchez es autor de 27 libros, entre ellos La isla de los hombres solos , Tenochtitlan y Cuando nos alcanza el ayer . José León Sánchez para LN

Nacion.com

Detalle fotográfico de un fotograma de la película La isla de los hombres solos (1974). José León Sánchez para LN

Nacion.com

Afiche original de la película de 1974. José León Sánchez para LN

  • Nacion.com
  • Nacion.com
  • Nacion.com
Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
B&R
Todo lo que necesita saber del desarrollo inmobiliario y los bienes raíces en este suplemento que se publica todos los sábados. Los temas son muy variados y abarcan desde la compraventa de una casa, hasta los trámites legales al construir.
Caja de Cambios
Un suplemento dedicado a las últimas novedades sobre automóviles, transporte, y combustibles. Encuentre aquí espacios interactivos donde podrá anunciar la venta de su carro, dar su opinión y hasta mostrarle al mundo las fotos de su 'chuzo'.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2007. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 247-4747. Servicio al cliente: (506) 247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 247-5022. CONTÁCTENOS