Costa Rica, Domingo 8 de junio de 2008

/ÁNCORA

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Otras disquisiciones

Hecho de sangre

Víctor Hurtado Oviedo, editor | vhurtado@nacion.com

William Harvey fue un hombre formal; es decir, alguien que piensa demasiado antes de pasarse una luz roja. William emergió en 1602 de la Universidad de Padua (dependencia veneciana) provisto de una modestia exasperante. (Nunca sabremos por qué hay gente que renuncia a la gloria que nos toca a noso-tros.) El humilde y dolorosamente ejemplar William no ansió ser el rey de los médicos, mas la historia –que hace paradojas para que nos las sentencien los historiadores– lo transformó en médico de reyes.

William era tan responsable que siempre fue de la casa al trabajo, y del trabajo a la casa; por tanto, si no hubiese cometido el destiempo de nacer en 1578, hoy sería el ejemplo del obrero norcoreano.

William Harvey ejerció el puesto de médico del rey de Inglaterra. Cuidó de Jaime I y de Carlos I, paciente que perdió no por receta suya, sino por la de un verdugo. Eran tiempos bravos, de guerras civiles, y la decapitación de un rey se apuntaba como un accidente de trabajo.

Tal vez por esas deplorables experiencias, Harvey no intervino en la cosa pública y creyó que el Gobierno no debe meterse en política. Aprendió que más vale pasar los días en una torre de marfil que terminarlos en la Torre de Londres.

Empero y a la vez, William Harvey concentró su admirable talento en la investigación médica. Lo inquietaban el sinuoso paseo de la sangre, el reloxíneo latido de los corazones y la sospechosa trasmutación de la sangre lívida en sangre roja (de venosa en arterial). Harvey tenía buenas preguntas, mas el padre Aristóteles y el ajado Galeno solo le lanzaban malas respuestas.

El doctor Harvey cortó por lo sano, diseccionó cadáveres de animales y, tras errores y dudas, describió la vera circulación sanguínea.

Otros habían avanzado en partes (como el místico y asesinado español Miguel Servet), mas Harvey dio la respuesta circular menos un arco. Le faltó descubrir cómo se encuentran los vasos capilares arteriales y venosos: los tubos ínfimos de la sangre pura y de la impura; no supo que eran la misma vía. Le sobró talento; faltole un microscopio. La moraleja es: el genio nace antes de tiempo para que el tiempo se acelere como la sangre emocionada.

FOTOS

Nacion.com

Efigie de William Harvey (1578-1657).

Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
B&R
Todo lo que necesita saber del desarrollo inmobiliario y los bienes raíces en este suplemento que se publica todos los sábados. Los temas son muy variados y abarcan desde la compraventa de una casa, hasta los trámites legales al construir.
Caja de Cambios
Un suplemento dedicado a las últimas novedades sobre automóviles, transporte, y combustibles. Encuentre aquí espacios interactivos donde podrá anunciar la venta de su carro, dar su opinión y hasta mostrarle al mundo las fotos de su 'chuzo'.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2008. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS