LN ÁNCORA

Costa Rica, Domingo 7 de septiembre de 2008

/ÁNCORA

Palabra y obra

Cabeza , 1911

Tatiana Zúñiga Salas | tatianazunigas@yahoo.com

En el París industrializado de inicios del siglo XX, el desarrollo era cada vez más tecnificado. En contraposición, los gremios artísticos buscaron una autenticidad que sustituyera la sensación de enajenamiento que se tejía en la gran urbe.

Surgió así un interés por lo primigenio, la simplicidad y la naturalidad. El arte plástico africano y las culturas arcaicas se pusieron en boga entre los artistas. Las culturas extraeuropeas fueron inspiración de las primeras esculturas de pintores como Matisse, Picasso, Derain y Modigliani.

Se ha discutido sobre las razones que, en 1909, motivaron a Amedeo Modigliani (1884-1920) a cambiar la pintura por la escultura.

Este cambio pudo deberse a su cercanía con el escultor Constantin Brancusi, de quien tomó la concepción tridimensional.

Durante su fase escultórica Modigliani trabajó intensamente sobre cabezas humanas en forma de estelas, casi como ídolos icónicos que, pese a su sencillez, reflejan un semblante majestuoso que recuerda a la estatuaria religiosa. Sus cuellos largos, sus narices puntiagudas y los ojos apenas esbozados remiten a las esculturas de los “primitivos” tan dominantes entre los círculos vanguardistas del París entonces.

El concepto escultórico de Modigliani no respondía a la valoración de la obra única por sí misma, sino al ambiente escénico que podría generar el conjunto. En efecto, el artista italiano iluminaba sus obras con velas, lo cual evocaba aún más rituales religiosos o mitos paganos.

Sin embargo, su visión del arte era más una concepción poética de la vida, su manera de alejarse de lo perjudicial de la modernidad y acercarse a lo primigenio.

Amedeo procuraba la belleza y la armonía. Así, la escultura benefició a la pintura pues, luego de este período, Modigliani definió aún más su lenguaje pictórico; al fin, este prevalecería en todas sus obras.

FOTOS

  • Nacion.com

ADEMÁS EN ÁNCORA
Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Ámbitos
Este suplemento que se publica todos los sábados tiene como objetivo informarle sobre temas como construcción, arquitectura y urbanismo; pero también sobre esos detalles que hacen de su espacio un ámbito único y acogedor.
Caja de Cambios
Un suplemento dedicado a las últimas novedades sobre automóviles, transporte, y combustibles. Encuentre aquí espacios interactivos donde podrá anunciar la venta de su carro, dar su opinión y hasta mostrarle al mundo las fotos de su 'chuzo'.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular Weekly review En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2008. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS