LN ÁNCORA

Costa Rica, Domingo 21 de junio de 2009

/ÁNCORA

Historieta

La mano argentina en la bande dessinée

  Arte cruzado Maestros de la historieta francobelga aprendieron del país suramericano

Óscar Sierra Quintero | oscarsierra4@gmail.com

En una de las tantas tiras cómicas de Mafalda, Miguelito se acerca a la protagonista de la serie y le pregunta enseñándole una revista de historietas con Periquita en su portada: “¿Quién se parece a esta?”. En la última viñeta, Mafalda se aleja furiosamente del escenario. Miguelito vuelve a ver al lector preguntando con expresión de desconcierto: “¿A mi abuelita?”.

El maestro Quino tuvo así la meridiana sinceridad de revelar la influencia que Periquita (del norteamericano Ernie Bushmiller) ejerció en la creación de su celebérrima Mafalda.

Quino confirmó una verdad de Perogrullo que impera en la creatividad humana: toda nueva creación, por muy original que parezca, tiene siempre un precedente en el cual el realizador se inspiró para producir su obra.

En el caso de la historieta gráfica, a menudo se suceden los encadenamientos creativos, intencionales o no. De esta forma, seriales como los superhéroes norteamericanos y los mangas japoneses marcan la pauta en las nuevas tendencias mundiales de este arte. De tal forma, los personajes de mayor éxito repiten sus esquemas hasta el cansancio en las nuevas creaciones que se dan en sus países de origen y en otras latitudes.

La historieta europea (denominada bande dessinée o B. D. ) presenta un marcado predominio de la escuela francobelga y de los grandes dibujantes italianos. La B. D. siguió un derrotero muy propio e independiente y se consolidó hace ya muchas décadas.

Entre las expresiones del llamado Noveno Arte , la B. D. goza de un especial respeto en el mundo por su alto desarrollo artístico y conceptual. Esta particularidad la diferencia sustancialmente del comic norteamericano y el manga japonés por cuanto sus contenidos se apartan del clásico superhéroe y se enfocan en personajes más ligados a temas históricos, del folclor o a la vida cotidiana.

De paso, mencionemos que grandes autores del manga y el animé japonés han realizado series de especial contenido sobre del folclore y la ecología, tales como El viaje de Shihiro y La princesa Mononoke , de Hayao Miyazaki, y El pájaro de fuego , de Osamu Tezuka.

Entre los máximos exponentes de la bande dessinée están Tin Tin, Astérix, Valentina, Teniente Blueberry, Barbarella, Corto Maltese y, más recientemente, Los Pitufos.

Por sus características en estilo artístico y contenidos argumentales, se podría decir que la única influencia sobre la historieta europea ha sido ella misma pues no se ha alimentado de temas ni de personajes venidos de otras latitudes.

Cercanía argentina. Dejemos un poco de lado la inspiración inicial que el dibujante italiano Hugo Pratt (creador del Corto Maltese ) encontró en el original estilo artístico del norteamericano Milton Caniff para desarrollar el suyo propio. Más bien, anotemos que la influencia más decisiva sobre la B. D . llegó desde la Argentina.

Ese fue el único país hispanoamericano donde el arte de la historieta alcanzó tan altas cotas de evolución artística, que sus creaciones llegaron a imponerse en el mundo. Por ejemplo, Mafalda llegó a competir con los más famosos comic strips distribuidos por los poderosos syndicates norteamericanos.

En ese desarrollo de la historieta de la Argentina tuvieron mucho que ver las políticas adoptadas por los diarios y revistas de aquel país. Desde un comienzo, los directivos de su prensa decidieron que un gran porcentaje de las tiras publicadas debería ser de factura nacional, con un mínimo de material extranjero.

Al estimularse de esa forma la labor de los dibujantes de gran talento artístico, se fomentó una cultura de la historieta entre la población argentina. Este ambiente llevó al surgimiento de una gran industria editorial enfocada en esta expresión artística de masas .

Este rico ambiente terminó atrayendo a muchos realizadores europeos que llegaron al suelo argentino, la mayoría en busca de oportunidades laborales y de roce artístico con los grandes historietistas de ese país. Citemos entre ellos al francés René Goscinny y al italiano Hugo Pratt.

Goscinny emigró con su familia hacia la Argentina en 1928, cuando apenas contaba dos años de edad. En Buenos Aires, el pequeño René se familiarizó con el rico mundo de la historieta nacional y luego estudió arte. En 1945 se trasladó a Nueva York, donde, años mas tarde, se codeó con los geniales realizadores de la revista MAD : Harvey Kurtzman y Jack Davis.

Por ese tiempo, en la Gran Manzana, Goscinny se reunió también con el dibujante francés Joseph Gillian ( Jije ) y el belga Maurice de Bevere ( Morris ). Este último fue autor y dibujante de la historieta Lucky Luke , cuyo guionista principal sería Goscinny desde 1955 hasta su muerte, en 1977.

Ya lo suficientemente fogueado, René Goscinny regresó a Francia en 1951 y, años más tarde, formó parte del equipo de fundadores del sindicato Edipress / Edifrance: Este lanzó la revista Pilote, de la que Goscinny sería uno de sus principales escritores. En el año 1959, en asocio con Alberto Uderzo, Goscinny creó el exitoso personaje Astérix …, y el resto ya es historia.

Otros creadores. Resulta interesante ver los muchos elementos en común que Astérix guarda con Patoruzú , uno de los más famosos personajes de las tiras cómicas de la Argentina, creado por el dibujante Dante Quinterno en 1928 y cuyas aventuras leyó Goscinny en su infancia.

Astérix y Patoruzú son aborígenes, representan su cultura y la defienden a brazo partido. Ambos manifiestan una gran fortaleza física y son un modelo de valentía, nobleza y total entrega en la defensa de los más débiles. Con mucha razón, pude pensarse que Patoruzú aportó elementos a Goscinny para la creación de Astérix.

En el caso del italiano Hugo Pratt (nacido en la ciudad de Rimini), luego de probar suerte como historietista –pero sin éxito– en su país natal, se trasladó a Buenos Aires a fines de los años 40, contratado por el Sindicato Surameris.

En Buenos Aires, Pratt se relacionó con los consagrados historietistas José Luis Salinas, Solano López y Alberto Breccia y el destacado guionista Héctor Oesterherld. En la Argentina, Hugo Pratt se afianzó y se proyectó como el gran historietista que llegó a ser, ilustrando series como Ray Kilt, El sargento Kirk, La Legión Extranjera, Ernie Pike, Lord Crack y Capitán Cormorant , entre muchas otras.

Años más tarde, Pratt llegó a dirigir la revista Misterix , de la Editorial Yago, e impartió una cátedra de dibujo en la Escuela Panamericana. Ya consolidado como un gran artista de la historieta, Pratt regresó, años más tarde a su Italia natal, donde, a fines de los 60, escribió y dibujó La balada del mar Salado . Esta es una aventura ambientada en la Primera Guerra Mundial y tiene como protagonista a un marino llamado Corto Maltese , personaje que marcaría todo un hito en la historia del comic mundial.

Siguiendo la ruta contraria, grandes historietistas y guionistas argentinos –como el dueto conformado por Muñoz y Sampayo y el mismo Alberto Breccia– impusieron sus creaciones en Europa y llegaron a ocupar un lugar muy destacado en el mundo de la bande dessinée del viejo continente.

FOTOS

  • Nacion.com

    Corto Maltés, de Hugo Pratt, se publicó desde 1967 en Argentina. Oscar Sierra para LN

  • Nacion.com

    El parecido físico entre Periquita y Mafalda es asombroso. Oscar Sierra para LN

  • Nacion.com

    René Goscinny (1926-1977), dibujante y guionista de historietas francés. Oscar Sierra para LN

  • Nacion.com

    Hugo Pratt (1927-1995), historietista italiano. Oscar Sierra para LN

  • Nacion.com

    Patoruzú, de Dante Quiterino, presenta muchas similitudes con Asterix, de René Goscinny. Wikicommons

  • Nacion.com

    El galo Astérix (izq.) y su amigo Obélix, junto con el perro Idéfix, creaciones de René Goscinny. Wikicommons

  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
ADEMÁS EN ÁNCORA
Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Ámbitos
Este suplemento que se publica todos los sábados tiene como objetivo informarle sobre temas como construcción, arquitectura y urbanismo; pero también sobre esos detalles que hacen de su espacio un ámbito único y acogedor.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS