LN ÁNCORA

Costa Rica, Domingo 8 de noviembre de 2009

/ÁNCORA

Antropología

Maestro de la antropología moderna

  Obra perdurable Claude Lévi-Strauss falleció dejando un legado de ideas sugerentes y de gran estilo literario

Agencia AFP |

Fallecido a la edad de 100 años, el francés Claude Lévi-Strauss cambió nuestra percepción del mundo al sentar las bases de la antropología moderna, e influyó en generaciones de científicos que siguen haciendo fructificar su pensamiento. Desde el decenio de 1950 y la publicación de su tesis sobre Las estructuras funda-mentales del parentesco (1949), Lévi-Strauss aportó un nuevo método de análisis, que pasó a ser herramienta común de los antropólogos, especialmente en Francia.

El “parentesco” son las reglas de alianza, filiación, residencia o transmisión de las poblaciones; también es el eje de la antropología, que estudia al hombre en su dimensión social.

“El gran asunto de la antropología es la variación entre las diferentes culturas. ¿Por qué hay culturas diferentes?”, resume Anne-Christine Taylor, especialista de las culturas aborígenes de Amazonia y exalumna de Lévi-Strauss.

“A esta cuestión, él aportó una mirada totalmente nueva, partiendo del postulado de que hay un orden detrás de las diferentes culturas. No es un azar. No es simplemente la historia la que hace que las sociedades sean diferentes, y aún menos las diferencias, genéticas u otras, como se pensaba en el siglo XIX”, agrega.

Estructuralismo. La transformación en sistema de esa intuición constituye el estructuralismo, cuya creación se atribuye a Claude Lévi-Strauss.

A mediados de los años 1950, la publicación de Tristes trópicos (1955) consagró su reputación internacional. El libro, de gran calidad literaria, le permitió llegar a un público amplio, mucho más allá de la sola comunidad científica. A pesar de todo, el estilo y el método de Lévi-Strauss suscitaron resistencias, en particular entre los científicos anglosajones.

Titular de la cátedra de antropología social del Colegio de Francia a partir de 1959, el antropólogo formó una primera generación de alumnos que, como Françoise Héritier, exploraron y prolongaron su teoría del parentesco.

“Hoy, una segunda generación sigue enriqueciendo la antropología inspirándose en las partes un poco subterráneas del pensamiento de Claude Lévi-Strauss”, recalca Anne-Christine Taylor, que dirige el Departamento de Investigación del Museo del Quai Branly.

Pesimismo. La herencia de Lévi-Strauss fructifica en científicos como Emmanuel Desvaux, quien estudia las poblaciones indígenas de América del Norte, y Philippe Descola, especialista de los nativos de la Amazonia; pero Lévi-Strauss influyó también en científicos brasileños, como Eduardo Viveiros de Castro, que explora la frontera entre filosofía y antropología.

“Tienen una relación con la obra de Lévi-Strauss algo diferente de la de la generación anterior, a la vez más crítica y muy fiel al espíritu –cuando no a la letra– de su obra”, señala Taylor.

El regreso de Lévi-Strauss se hizo en los últimos años a través de filósofos. Después de los grandes debates que lo opusieron en los años 1960 a Jean-Paul Sartre, entre otros, Lévi-Strauss (catedrático de filosofía en 1931) suscita un nuevo interés en tanto que filósofo, humanista y esteta.

En el centro de esa reflexión se sitúa el pesimismo de Claude Lévi-Strauss, obsesionado por la explosión demográfica y por la idea de que el mundo avanza en la dirección equivocada.

FOTOS

  • Nacion.com

    Claude Levi-Strauss en su oficina en la Collège de France, en Paris. El antropólogo nació en Bruselas y murió el 3 de noviembre a los cien años de edad. AFP

Tristes

tópicos

En 1954, la editorial francesa Plon encargó a un joven especialista de las poblaciones esquimales y laponas, Jean Malaurie, que crease una colección etnográfica titulada Tierra Humana. Malaurie pidió a Claude Lévi-Strauss un relato de viajes. En cuatro meses, este terminó su manuscrito, basado en su viaje al Brasil en los años 30. En esos mismos años, el antropólogo había abandonado un proyecto de novela, del que recuperó entonces el título: Tristes trópicos. “Yo poseía una bolsa llena y tenía ganas de volcarla”, dijo Lévi-Strauss. Lo que vuelca en la obra es su saber, pero también su alma: tal es la diferencia entre un relato erudito, aunque sea de alto nivel, y una obra de arte. El austero y discreto antropólogo está evidentemente dividido entre su deseo de libertad y el trabajo científico, pero decide finalmente “autorizarse” la libertad para lograr una obra audaz, casi “antinatural”, puesto que él no vacila en emplear el “yo” cuando defiende la idea de que “el yo es odioso”. Tras un aparentemente paradójico “odio los viajes y los exploradores”, llegan 500 páginas extraordinarias por el relato de las aventuras y la exposición de las reflexiones. Moralista, en esa “autobiografía intelectual”, Lévi-Strauss analiza las relaciones que hay entre el viejo y el nuevo mundo, el lugar del hombre en la naturaleza, el sentido de la civilización y del progreso. El éxito fue inmediato; la crítica, entusiasta. En vísperas de la atribución de su prestigioso premio, la academia Goncourt lamentó no poder laurear el libro puesto que no es una novela. Sólo los científicos se mostraron reservados, impacientes por ver a su colega volver al terreno de la ciencia. “Los etnólogos me acusan de haber hecho un trabajo de aficionado, y el público, un libro de erudición. Todo esto me es indiferente”, afirmó el autor. Tristes trópicos no cesó de ser traducido y reeditado. Claude Lévi-Strauss lo consideraba un libro escrito “demasiado rápido y sin reflexión”. “Insólitas, desconcertantes, deshilvanadas, saltando las épocas, los años, las estaciones, palpitantes, las fulguraciones de Tristes trópicos son de esas que trazan caminos en la noche, y esto dura todavía”, escribió con justeza la ensayista Catherine Clément, amiga y especialista de la obra de Lévi-Strauss.

ADEMÁS EN ÁNCORA
Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Ámbitos
Este suplemento que se publica todos los sábados tiene como objetivo informarle sobre temas como construcción, arquitectura y urbanismo; pero también sobre esos detalles que hacen de su espacio un ámbito único y acogedor.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS