LN ÁNCORA

Costa Rica, Domingo 3 de enero de 2010

/ÁNCORA

Librero

Librero: Lo más fantástico es posible

  Posible futuros

 Cuentos de ciencia-ficción

 EUNED

 Pedidos: 2253-9349

Juan Carlos Toledano Redondo

A partir del decenio de 1980, los costarricenses que se atreven con la ciencia-ficción se han multiplicado, tanto en el cuento como en la novela. A esta tendencia se suma ahora esta antología, quizás la primera colección de cuentos de ciencia-ficción en la que hombres y mujeres se reparten a la par el número de entradas –y nos referimos aprimera en el mundo–.

Los temas separan la colección en dos. Cuatro de los cuentos siguen con la tradición centroamericana del relato posapocalíptico, y dos se acercan a una realidad menos sombría y mucho más localista, haciendo de Costa Rica el centro de los relatos.

Laura Casasa nos lleva con “Los túneles de la memoria” a un mundo de hombres-topo que recuerda aLa máquina del tiempo de Wells, donde el futuro ha obligado a los humanos a refugiarse bajo tierra para poder sobrevivir a la destrucción ocasionada por su propia locura en la superficie. Sin embargo, y al contrario que los subterráneos de Wells, Tomás, el personaje principal, conserva su humanidad intacta pues sueña, desea y explora tanto lo permitido como lo prohibido.

“La onceava generación”, de Antonio Chamu, nos propone otro mundo posapocalíptico, donde losrobots han creado un “mundo feliz” al servicio de la humanidad. Una aparición, propia de las abducciones de ovnis, pondrá en juego el nuevo equilibrio robótico y dará fruto a esa undécima generación, esperanza de la propia nueva humanidad.

Jessica Clark nos trae “Frente frío”, cuento sobre la condición climática del mundo, donde se mezcla una realidad económica y de estilo de vida, resultados del cambio climático, y la lucha imperialista del Norte contra el Sur por controlar los recursos humanos que la nueva realidad propone. “Frente frío” está en la línea de los cuentos antiimperialistas de la tradición centroamericana.

Finalmente, Laura Quijano presenta “Flor del crepúsculo”, cuento de excelente factura también relacionado con el cambio climático, pero de un tono mucho más sombrío. El lector sufre, con la familia protagonista, el dolor y la incertidumbre de vivir en una sociedad quebrada a consecuencia de la destrucción del ecosistema. Quijano nos hace partícipes de una desoladora tierra de nadie ubicada en cualquier lugar del planeta.

Los dos cuentos restantes tienen sabor local; muestran y defienden una Costa Rica orgullosa de su pasado y, sobre todo, de sus posibilidades de futuro. Este contraste entre pasado y futuro une a los cuentos porque el viaje en el tiempo se hace esencial en ambos.

Iván Molina nos presenta “Sputnik”, relato en el que viajar en el tiempo es una práctica común de los medios de comunicación del futuro. Bajo el nombre deLucía , Jennifer es mandada a documentar el paso del satélite Sputnik por Costa Rica en 1957.

El relato está cargado de gran viveza en sus descripciones de la política de la época y en el contraste de los principios morales que existen entre Jennifer y sus compatriotas de mediados del siglo XX, sobre todo en el plano sexual. Jennifer es la abanderada de un feminismo poco visto en la ciencia-ficción en español.

En “La tropa”, de David Díaz, unos chicos se adentran en las montañas en busca de una gruta secreta, pasaje hacia lo fantástico y espacio tradicional donde la imaginación siempre ha transportado al ser humano hacia lo inexplicable. El suceso fantástico se hace científico, pero lo que el relato nos propone en realidad es un constante ir y venir en el tiempo de los personajes, que los hace verosímiles, comenzando con su jerga juvenil costarricense.

Apocalípticos o localistas, los seis cuentos demuestran que el presente y futuro de la ciencia-ficción costarricense está en buenas manos, y que, lejos de los tópicos de siempre, es literatura de calidad que merece un cuidadoso estudio literario. Todos convierten a Costa Rica en un país que no necesita de otro escenario para creer que lo más fantástico es posible a futuro.

EL AUTOR ES PROFESOR DE ESTUDIOS HISPÁNICOS EN EL LEWIS & CLARK COLLeGE (PORTLAND, OREGON).

FOTOS

  • Nacion.com

ADEMÁS EN ÁNCORA
Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Ámbitos
Este suplemento que se publica todos los sábados tiene como objetivo informarle sobre temas como construcción, arquitectura y urbanismo; pero también sobre esos detalles que hacen de su espacio un ámbito único y acogedor.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS