LN ÁNCORA

Costa Rica, Domingo 10 de enero de 2010

/ÁNCORA

Historia

Un rey nacido en Costa Rica

  En 1910 Tal vez asesinado, Antonio Saldaña, cacique de Talamanca, murió hace cien años

Fernando González Vásquez | laumecr@hotmail.com

Como una “real casa”, hace cien años se extinguió la de Talamanca, al morir el último ‘rey’ o cacique de esa región: una muerte quizá provocada por intereses económicos adversos a él. Los bribris y cabécares fueron los pueblos mayoritarios entre las etnias indígenas costarricenses, y fueron también de los últimos en doblegarse al dominio español. Desde el siglo XVI, amparados en el bosque tropical húmedo, los bribris y cabécares se enfrentaron a los colonizadores, cuya cabeza de lanza fueron los misioneros franciscanos.

Se recuerdan las rebeliones de esas y otras etnias aliadas, como las terbis (en 1544), chánguinas (1610), urinamas (1678) y tariacas (1709). La última rebelión culminaría con la detención de 700 indios y la decapitación del líder del levantamiento, Pablo (Pabru) Presbere, el 4 de julio de 1710 en la plaza de Cartago.

Esas etnias se organizan en clanes cuya descendencia se traza por la línea materna. Sus rasgos culturales tienen mucha semejanza con los de los indígenas amazónicos y sus idiomas pertenecen al tronco lingüístico macrochibcha.

Aquellas etnias de Costa Rica se consideran creadas por el dios Sibú (Sibö) a partir de granos de maíz. Los máximos dirigentes fueron el usëkol (guía religioso), perteneciente a la etnia cabécar, y el blu , cacique (dirigente civil) de la etnia bribri.

El blu . En 1862 había tres caciques o reyes en Talamanca; el principal fue Chirimo; los otros dos, Santiago Mayas y Lapis. Por ley del 25 de julio de 1867, el gobierno de Costa Rica les dio el carácter de jefes políticos. Birche y Willie (William Forbes), primos de Santiago Mayas, tomaron el poder a la muerte de Lapis.

Por supuesto abuso de poder, Birche fue destituido por el gobernador de la provincia de Limón. Así, en 1874, el Estado le dio un poder decorativo al cacique Willie, y el poder real a un antiguo oficial de la marina estadounidense, John H. Lyon. Este se había establecido en Talamanca en 1858, donde se casó con una indígena de la real familia. Además, en 1867, Lyon había sido nombrado director de Reducciones en Talamanca.

William Forbes fue acusado de homicidio y destituido de su cargo de cacique. Entonces, el 23 de mayo de 1880, el gobernador de Limón nombró cacique a un sobrino de Forbes: a Antonio Saldaña. Saldaña, de unos 20 años (había nacido alrededor de 1858).

La sede de su reinado fue Túnsula (cercanías del río Lari), donde todavía se conservan las grandes piedras de moler maíz (o tumbas), de lo que fue su inmenso rancho cónico.

Es posible que el término español ‘rey’ haya sido adoptado por los talamanqueños de los zambos mosquitos, sus frecuentes visitantes en el litoral caribe. Los mosquitos denominaban ‘rey’ a su jefe. Para los bribris y cabécares, el rey era el máximo dirigente social y político. En el plano simbólico, el rey se asemejaba a dios y al useköl , quien ostentaba el máximo poder religioso.

Aún en el siglo XIX, los reyes de Talamanca eran bkli : oradores o intermediarios entre el usekol y el pueblo. En bribri y cabécar, blu es la palabra para jefe o cacique . Blu también significa ‘rico’, y se aplicaba a quien era un valiente guerrero. El cargo de blu era hereditario por la línea materna. Los reyes siempre procedían de clanes bribris.

Familia. Antonio Saldaña pertenecía al clan Salwak (“dueños del mono colorado”, el Ateles sp .), del que provenían los últimos reyes o caciques. En la tradición de este pueblo indígena, se cree que sus antepasados tenían un rabo delante y otro detrás, y dos cabezas, así como ojos en la cara y en la cabeza.

Al igual que los monos colorados, los reyes eran fuertes y vencían al enemigo colgándose y azotando con sus colas, escondiéndose o escapando fácilmente.

Saldaña fue el rey de los bribris y cabécares, en ambos lados de la cordillera, y de los teribes, changuinolas y borucas. Era reconocido por unos 3.200 indígenas.

Antonio Saldaña fue sobrino materno de Santiago Mayas y tuvo tres hermanas: María, Margarita y Cenobia. Sus esposas también fueron tres: Oleria, Leonor Almengor y Aurelia Cuéllar. Recordemos que la poligamia ha sido costumbre ancestral entre los indígenas talamanqueños.

Quien podía heredar el cacicazgo de Antonio era su sobrino de mayor edad, en este caso José, hijo de su hermana Margarita. Ante su desaparición lo haría Ramón (Siarke), hijo de su hermana María y de Floripo Almengor. Estos datos fueron consignados por José Fidel Tristán en su artículo “La familia real de Talamanca” (Revista de Costa Rica. nº 6, 1922).

En 1882, el viajero sueco Carl Bovallius describió a Antonio Saldaña como un indio joven y bien desarrollado, de 1,80 m. Vestía en forma sencilla, pero se diferenciaba de los demás por llevar sus insignias de oro y el bastón de mando del jefe.

Resistente. Saldaña siempre se opuso a la ocupación de sus tierras por foráneos; coincidió así con sus antecesores Guaycorá (en el siglo XVII), Presbere (en el XVIII) y otros líderes indígenas, incluido Santiago (tío de Saldaña), quien en 1870 peleó por defender el territorio de Sixaola al lado de trescientos indios armados.

Saldaña fue contradictorio en su trato con el gobierno. Primero se opuso a la presencia de maestros en su territorio y a que los indígenas prestaran servicio militar, pero luego pidió al presidente Cleto González modificar la política de abandono hacia aquellas regiones.

A la vez, la tradición oral de los indígenas talamanqueños registra que Saldaña se opuso a la presencia de la compañía bananera mediante sabotajes a las plantaciones y a las vías ferroviarias. En 1909, la empresa bananera Chiriquí Land ocupó, con sus cultivos, la mayor parte del valle de Talamanca.

Antonio murió el 3 de enero de 1910, con ocasión de unas fiestas funerarias, al igual que su sobrino José, quien debió sucederlo en el cargo. El reporte oficial estableció que ambos fallecieron envenenados por beber tintura de yodo; pero, para cierta tradición oral, esas muertes no fueron accidentales.

Versiones. Algunas versiones sobre señalan al yerno de Saldaña, Guillermo Gabb Lyon, como partícipe de una conspiración. Otras versiones mencionan un conflicto personal con otro indígena, quien lo envenenó; otras referencias aluden a su oposición a la presencia de la bananera como motivo principal de su muerte.

Entre las fuentes escritas que mencionan las versiones de su muerte, están un artículo de Carlos Meléndez y un texto denominado Narraciones bribris. Así cuentan los mayores (publicado por la Asociación Cultural Datzökata. Cachabri, Talamanca, 1996).

Ramón Almengor (Siarke), el último heredero, tuvo un mandato efímero y solo reconocido por los bribris. Murió de tuberculosis el 28 de enero de 1922 en el Hospital San Juan de Dios, en San José.

Con la muerte de Antonio Saldaña y sus herederos, la organización social y política de las culturas talamanqueñas sufrió un duro golpe. Aun así, su espíritu de resistencia continúa cuando otras formas de usurpación han aparecido en su territorio mediante exploraciones del subsuelo, avanzadas evangelizadoras y la prohibición de sus costumbres.

EL AUTOR ES ANTROPÓLOGO SOCIAL Y FUNCIONARIO DEL CENTRO DE PATRIMONIO CULTURAL DEL MINISTERIO DE CULTURA Y DE LA COORDINACIÓN EDUCATIVA Y CULTURAL CENTROAMERICANA.

FOTOS

  • Nacion.com

    Antonio Saldaña (izquierda) fue rey de Talamanca por 30 años. Archivo

  • Nacion.com

    Retrato de la familia de Saldaña, tomado alrededor de 1900. Archivo/Museo nacional para LN

  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen

Nuestra

Talamanca

‘Talamanca’ no es palabra indígena pues en España existe la ciudad de Talamanca de Jarama. Santiago de Talamanca fue un asentamiento fundado en 1605 por Diego de Sojo y Peñaranda. Ese poblado duró poco a causa de la rebelión del cacique Guaycorá. Hoy, Talamanca designa a un extenso territorio, limítrofe con Panamá, que se extiende en ambas vertientes de la cordillera del mismo nombre. Talamanca es el hábitat de las etnias indígenas mayoritarias de Costa Rica: bribris y cabécares, a las que se denomina ‘talamanqueños’. Antonio Saldaña cerca de 1900, con sus símbolos de realeza: penacho, águilas de oro al cuello y bastón de mando. Foto: Colección Museo Nacional de Costa Rica.

ADEMÁS EN ÁNCORA
Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Ámbitos
Este suplemento que se publica todos los sábados tiene como objetivo informarle sobre temas como construcción, arquitectura y urbanismo; pero también sobre esos detalles que hacen de su espacio un ámbito único y acogedor.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS