Maderas y Ferretería
Buen Precio con
programas para preservar el “Oro Verde”

Más de 30 millones de m2 reforestados en 44 proyectos forestales en Guápiles.

Sus plantaciones madereras han sido certificadas por Buen Manejo Forestal, lo que coadyuva al desarrollo ecológico, social y ambiental de la zona de Guápiles

Ecoalianza: Los cuarenta y cuatro proyectos forestales de maderas finas protegen mantos acuíferos, los ecosistemas tropicales y mejoran la economía de poblaciones rurales.

La combinación de una sólida gestión comercial con la más alta tecnología, y el respeto por la naturaleza ha sido la marca característica de Maderas y Ferretería Buen Precio.
Más que un proyecto particular, la gestión total de Buen Precio constituye un ejemplo de responsabilidad social corporativa, gracias a su aguda conciencia ambiental, a su preocupación por brindar empleo en zonas rurales y por contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.

A punto de cumplir 38 años de existencia, Buen Precio recoge los frutos de una reorientación estratégica oportuna. A mediados de los 80 evolucionó desde el Depósito de Materiales y la Ferretería, en Curridabat, hasta incursionar y posicionarse como líder en la reforestación de las maderas finas en Costa Rica.

La clave ha sido la integración bosque-industria, fórmula que ha significado un serio compromiso con la investigación científica y la aplicación de las mejores técnicas en el campo silvícola y forestal, la incorporación de alta tecnología industrial para garantizar materia prima de alta calidad sin dejar de lado la preservación de los bosques y su biodiversidad.

El resultado es visible: 44 fincas en las que se cultiva el denominado “Oro Verde” del siglo 21: la madera. 30.000.000 de metros cuadrados han sido cultivados con especies maderables nativas y exóticas para abastecer parte de la demanda local e internacional, sin provocar un impacto ambiental nefasto, indicó Gerardo Jiménez, presidente de Buen Precio.

Herencia Verde: Las futuras generaciones dispondrán de bosques, mientras las actuales cuentan con trabajo para sustento de sus familias.

Al son de los tiempos
La tala indiscriminada de los bosques, que patrocinaron empresas informales sin conciencia ambiental, diezmó la principal fuente de riqueza maderera del país: los bosques naturales.

En alerta frente a esa realidad, Buen Precio fundó en 1980 la Reforestadora Buen Precio; creó así la plataforma para la preservación de maderas nativas en peligro de extinción y el cultivo de especies exóticas como la teca (Tectona grandis). El objetivo era y sigue siendo proveer madera de alta calidad bajo estándares ecoambientales y tecnológicos de avanzada.
Dicho esfuerzo valió a los proyectos la declaratoria de “Conveniencia Nacional y el reconocimiento de su condición de Proyecto Ejemplar” mediante el decreto ejecutivo no 20804 del 6 de noviembre de 1991, oficializado en La Gaceta.

Por cumplir con los requisitos ambientales, sociales y económicos, la Reforestadora Buen Precio obtuvo en 1999 la Certificación por Buen Manejo Forestal otorgada por Smarthwood, de acuerdo con la normativa de la Forest Stewardship Council, autoridad mundial en cuanto a la reforestación, más conocida como FSC.

Dentro de los lineamientos de Buen Precio también se desarrolla la actividad importadora de Pino Caribea (Pinus caribeae), especie que también proviene de plantaciones forestales certificadas.

Compromiso natural: Reforestadora Buen Precio se dedica a la preservación de especies nativas y también exóticas.

Zonas rurales: socios estratégicos
Los bosques de Buen Precio, además de restituir una de las riquezas naturales del país han abierto una importante fuente de trabajo en Guápiles, donde están asentados. Actualmente se proyecta desarrollar por etapas un nuevo plantel industrial en la Zona Atlántica.

Hoy por hoy, Maderas y Ferretería Buen Precio es un ejemplo nacional de la industria maderera con elevados estándares tecnológicos y ambientales, es proveedor de cadenas distribuidoras de maderas, mueblerías y constructoras. Además, debe considerarse el sustento humano, social, ecológico y económico que impulsa esta actividad de desarrollo sostenible, enmarcada en un largo plazo; de ahí la enorme proyección implícita: el bienestar recíproco de las comunidades involucradas y de la empresa, de acuerdo con la Responsabilidad Social Corporativa que profesa Buen Precio a través de su gestión total.