Domingo 3 de noviembre, 1996



Un juez muy mortal

Any Pérez
Revista Dominical

Rodolfo Piza lo cortaron en una sola pieza. Inteligente, rebelde, agresivo y hepático, el polémico magistrado no admite flexión ética al defender los derechos individuales sobre los colectivos. Piza Escalante nació en cuna de oro, pero su familia perdió su fortuna y "afortunadamente aprendí a trabajar por lo que me he ganado". Del refugio de Justitia, quien pesa a los mortales, Rodolfo Piza se escabulle para vivir como ellos, para salpicarse de vida.


"No creo en quienes insisten en su honradez: `Dime de qué presumes y te dirés de qué careces'". Albert Marín / La Nación

-¿Con cuáles funcionarios de Estado le divierte discutir?
-Inteligentes, preparados -uno no implica lo otro- y que no sean dogmáticos, que acepten que las cosas se resuelven con lógica.

-¿Qué no le han dicho a la Sala IV?
-Ni corrupta, ni servil, ni a ella, ni a ninguno de nosotros. Y la historia de la Sala lo ha comprobado.

-¿La letra de cuál bolero podría ser el himno de la Sala?
-Algo así como una mezcla entre la Oda a la Alegría, de Schiller y el canto patrio Los hijos del pueblo, porque la Sala es el tribunal de los pobres.

-¿Deben los jueces ser ciegos como Justitia o son apenas tuertos o miopes?
-Ni ciegos, ni tuertos, ni miopes porque no pueden vivir en una urna. Deben involucrarse en la vida, rendir cuentas, tener una independencia violenta y humildad para no sustituir la ideología de la ley por la suya.

-¿Crearán sus fallos escuela?
-Si no lo creyera, no estaría aquí, porque no estoy aquí para hacer fallos de hoy, sino para crear escuela.

-¿Junto a quién le gustaría firmar un fallo?
-Fernando Coto, Alejandro Alvarado, Ulises Odio y Víctor Guardia.

-¿Cuál ha sido su trago más dulce?
-Los nacimientos de mis nietos.

-¿Por qué no se autorrecluye como otros magistrados?
-Porque creo que el juez es un funcionario público como cualquiera, y que se debe a la gente.

-¿Qué reacciona a las críticas: su hígado, su corazón o su cerebro?
-Frente a la Crítica, con mi cerebro. Frente a la crítica, con mi hígado, porque no soporto la crítica tonta.

-Por afinidad, ¿a cuál especie bautizaría con su apellido?
-Al caballo, por su inteligencia, su gracia y su virilidad.

-¿Por qué es la Sala IV la pomada canaria de los ticos?
-Porque Costa Rica vivió más de 170 años de espaldas a la Constitución y, que Dios me perdone, de espaldas a los derechos humanos. Hemos hablado de ellos, pero no creemos en ellos.

-¿Se arriesgaría a un romance virtual por Internet?
-Sí, si somos humanos y, sobre todo, jueces; tenemos que sumergirnos en la vida y eso implica salpicarse. No creo en quienes insisten en su honradez: `Dime de qué presumes y te dirés de qué careces'.

-Si a su amigo del alma le decían El Loco Ortiz -Eduardo-, ¿cómo le decían a usted?
-También loco, pero menos. José Miguel Corrales le llama a nuestras teorías el ortizpizismo.

-¿Sobre qué tipo de casos, prefallados por sus colegas, sabe a priori que salvará su voto?
-Los que no sean congruentes con una línea juridisprudencial firme. Espero que en mis fallos se vea ese hilo conductor.

-Si pudiera meter a Alberto Cañas en sus zapatos, ¿qué caso lo pondría a fallar?
-Su problema es que padece de una obsesión religiosa con todo lo que se llame Figueres y no concibe que uno de ellos se equivoque ni que alguien se lo haga ver.

-Qué dice la Constitución, ¿lo que pensaron los constituyentes o lo que piensa usted?
-Desgraciadamente termina diciendo que lo que la Sala dice que dice, porque su función es interpretarla de buena fe.

-¿Con cuál puesto monárquico dejaría que lo ungieran?
-El poder detrás del trono.

-¿Cuáles son sus molinos de viento?
-Los que me han dejado molido, pero sigo luchando.

-¿Cuál tipo de profesional es el menos peligroso cuando detenta poder?
-Los juristas -no los abogados codigueros- porque conocen el lenguaje del Estado que es el derecho.

-¿Por qué se inclina en sus fallos cuando debe escoger entre los derechos individuales del infractor o los de la colectividad?
-Los derechos humanos no permiten escoger. Si se descubriera que el sida se transmite por aire y que hay que matar a los enfermos para defender a la sociedad, entonces, que perezca la sociedad.

-¿Habría absuelto a Hitler de habérsele condenado sin el debido proceso?
-Sí.

-¿Lo han intentado sobornar?
--Una vez, cuando era juez suplente. Al colega lo lancé a patadas desde el cuarto piso del edificio.

-¿Cuál es la mayor falsedad histórica?
-Que Figueres abolió el ejército. Fue idea de Fernando Lara Bustamante y de Rodrigo Facio y la propusieron Juan Trejos Quirós y Ricardo Esquivel Fernández, en la Constituyente.

-Se ha enfrentado durante casi 40 años al Estado como administrativista. ¿Qué le provoca esa autoridad: miedo, respeto, desconfianza, certeza de abusos o ganas de frenarla?
-Una profunda desconfianza, nacida de la experiencia porque algunos funcionarios ponen al Estado por encima de la justicia.

-¿Cuál película ha visto más veces?
-Casablanca... muchas más que Lo que el viento se llevó.

-¿Cómo son los traficantes de influencias?
-Normalmente no se valen de cosas incorrectas, usan la amistad o la insinuación y adoptan una actitud humilde.

-¿Adónde desea irse cuando quiere salir corriendo?
-A Sacramento, de Heredia.






Encapsulado



[ANTERIOR] [SIGUIENTE] [ARRIBA] [LA NACION]



Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Si usted necesita mayor información o si usted desea proponernos inquietudes o temas de cobertura periodística, escríbanos a webmaster@nacion.co.cr