Domingo 3 de noviembre, 1996



¡Ahí viene Sisimiqui!

"En un pueblo a la orilla del monte, cada vez que un muchacho se casaba sucedía que en la misma noche de la boda se quedaba sin esposa.

Los solteros andaban afligidos y ninguno quería casarse de miedo sl Sisimiqui. ¿Para qué casarse si el maldito Sisimiqui venía por la noche y se llevaba a la novia para su cueva de donde no volvía a salir?

Y una vez se va casando Juan Valiente. Y con todo y que era Juan Valiente, en la noche vino Sisimiqui y le robó la novia.

Entonces Juan Valiente decidió echarse monte adentro a buscar a Sisimiqui para matarlo y sacar de la cueva a las mujeres que se había robado. Y diciendo y haciendo: cogió su machete y con los hombres más hombres del pueblo, que se atrevieron a acompañarlo, se metió en la montaña de Sisimiqui (...). El Aguila les avisó que Sisimiqui estaba durmiendo (...).

Juan Valiente se hizo tres cruces y se metió de rondón en la cueva; allí encontró a su novia hecha un mar de lágrimas; le hizo con el dedo que se callara y se la echó a la espalda y fue saliendo con ella, con la intención de volver enseguida por las otras mujeres.

Pero apenas había caminado un poco, cuando el Aguila, les dijo:

-Ahí viene Sisimiqui, que se acaba de despertar; oigan, oigan. De veras se oía una quebrazón de ramas como de huracán en el monte..."

Carlos Luis Sáenz,
Sisimiqui, 1974






Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Si usted necesita mayor información o si usted desea proponernos inquietudes o temas de cobertura periodística, escríbanos a webmaster@nacion.co.cr