PERSONAJE: Alex Curling

Soldado de la igualdad

Marjorie Ross
Revista Dominical

El primer diputado afrocostarricense, apóstol de los derechos civiles, será recordado con honores la próxima semana.

El apellido Curling, en la memoria colectiva de los capitalinos, va ligado a exquisitos aromas, a queques bellamente decorados, a distinción y a inteligencia.

Donde los Curling se horneaban deliciosas recetas de repostería inglesa, que doña Maud, de origen jamaiquino, había aprendido muy bien, desde sus años en Honduras Británica (hoy Belice). Por allí desfilaba toda la colonia inglesa y muchos josefinos, que encargaban aquellos deliciosos platillos.

Fue gracias a su tesonera labor con ollas y cazuelas, que la señora Curling, quien llegó al país con personeros de la iglesia anglicana, pudo sostener a su familia, ante la prematura muerte de su esposo. Su hijo Alex, quien nació en 1909, tenía apenas nueve años cuando este falleció.

La dedicación al trabajo, la honestidad y la búsqueda de la excelencia, que Alex Curling -padre rectísimo y severo-, heredaría a sus nueve hijos fueron tallados con el ejemplo de aquella mujer excepcional.

Larga lucha

La lucha, de importantísimas repercusiones nacionales, la inició Curling contra el artículo quinto del Contrato Ley Nº 10 del 31 de diciembre de 1934, que prohibía a la United Fruit Company contratar mano de obra negra en la zona del Pacífico. Sus conocimientos como egresado de la Facultad de Derecho (dificultades económicas y el asma que padecía, impidieron su incorporación como abogado), le daban armas para esta batalla difícil.

Según cuenta Cinthya Small, activista por los derechos de los afrocostarricenses, "la Bananera estaba cerrando sus actividades en Limón a raíz del mal de Panamá, que afectó las siembras de banano. La desocupación en la provincia era grave. En el Pacífico, se prohibía la contratación de obreros negros y, además, se daba preferencia a los nacionales sobre los extranjeros. En aquel momento, los negros no tenían la ciudadanía costarricense. Se habían convertido, mayoritariamente, en agricultores y tampoco tenían documentos que los acreditaran como extranjeros. Eran jamaiquinos por discriminación, sin importar de qué país provenían. Incluso sus hijos, aunque hubieran nacido en el territorio nacional, eran considerados jamaiquinos", explica la señora Small.

Alex Curling no perdía oportunidad de fustigar en la prensa a los funcionarios que obstaculizaban a los negros los trámites de ciudadanía. Gracias a su persistente labor de cabildeo, la Asamblea Constituyente de 1949 derogó el oprobioso Decreto 10. "Fue así -dice doña Cynthia- como el negro pudo obtener el disfrute pleno de todos los derechos que estaban reservados para los nacionales. La igualdad jurídica había sentado las bases para el desarrollo y la integración cultural y política del negro a la vida nacional."

De San José a Limón

El desplazamiento usual de las familias afrocostarricenses ha sido de Limón -en donde la mayoría se había asentado-, hacia San José. En el caso de Alex Curling fue al revés. Como sus padres trabajaban en San José, fue en la capital donde le tocó nacer y vivir su niñez y juventud. Más adelante, casado ya con Nelly Rodríguez -también de origen jamaiquino pero josefina por nacimiento-, su asma lo hizo buscar un clima más caliente. Fue así como vivió por un tiempo en Alajuela, y luego se trasladó a Limón.

En 1952 se desempeñó como jefe de acción del Partido Liberación Nacional en el cantón central de la provincia caribeña, y luego en Siquirres. Tenía una amistad personal con don José Figueres, algunos de cuyos escritos tradujo al inglés. Fue elegido candidato a diputado suplente por el PLN, primer ciudadano negro en ostentar tal posición en el país; y en ausencia del titular, le correspondió ejercer la curul gran parte de aquel período legislativo.

Preocupado por las trabas que seguían existiendo en los trámites de naturalización, en 1954 presentó un proyecto de ley que enfatizaba la conveniencia de eliminar "un estado de desigualdad entre los habitantes de un país, vinculados a él por nacimiento, residencia y cultura". Al año siguiente, sus inquietudes fueron recogidas en la Ley Nº 1903, que se conoce como la Ley Curling.

Derechos conquistados

"Con la elección de Alex Curling a una curul -manifiesta Small- se abrieron las puertas del poder político a los ciudadanos afrocostarricenses, y con las reformas a las leyes de migración y extranjería se les otorgó igualdad jurídica a todas las minorías extranjeras residentes en el país que quisieran naturalizarse, y a sus hijos el derecho de reclamar su ciudadanía por haber nacido en nuestro suelo. Por eso se considera a Alex Curling el Padre de la igualdad jurídica de los costarricenses ".

El próximo martes 25 de agosto se inaugurará en la Asamblea Legislativa la Semana Cultural Afrocostarricense en honor de Alex Curling. Con varias actividades se tratará de recuperar la memoria de un hombre que honra a Costa Rica.


En conmemoración

Algunas actividades que se celebrarán a partir del martes 25 de agosto son:

  • 25 de agosto, 18:30 hrs. Ceremonia solemne de inauguración. Participan Roger Churnside, Clinton Cruickshank, Rafael Barrientos, Luis Fishman, Joycelyn Sawyers y Sonia Picado. Asamblea Legislativa.

  • 26 de agosto, 18:30 hrs. Conferencia. Aportes económicos de la comunidad afrocostarricense al desarrollo nacional.

    Dr. Roger Churnside. Auditorio Fernando Volio Jiménez.

  • 27 de agosto, 18:30 hrs. Conferencia. Génesis y desarrollo de la cultura africana. Ing. Jaime Allen Flores. Auditorio Fernando Volio Jiménez.

  • 27 de agosto, 19:30 hrs. Conferencia. La comunidad afrocostarricense frente a la globalización. Ing. Clinton Cruickshank.

  • 28 de agosto, 14:30 hrs. Conferencia. Marcus Garvey y el significado del 31 de agosto, Día Internacional del Negro. Ing. Arthur Samuels Douglas.

  • 30 de agosto, 19 hrs. Cantata, Teatro Melico Salazar.

  • 31 de agosto, 19 hrs. Cena de Gala. Restaurante Kontiki, La Caribeña.


    © 1998. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr