VIDA Y MILAGROS

Mente sin techo

Any Pérez
Revista Dominical


Su lápiz subió por las paredes entre texturas y maderas hasta descubrir los techos y hacerlos inmensos. Hoy ha bajado sus ojos para recrear las atmósferas de los interiores costarricenses de las acuarelas que pintó su madre. Quizá por eso cuesta sacar a Jorge Bertheau de la escandalosa y humeante ciudad que lo descansa y divierte diseñar.

- ¿Qué diseño tendría un totem suyo?

- Una idealización de lo complejo de la vida moderna.

- ¿Cómo lo marcó su infancia errante?

- Con muchos amigos en cada barrio, pero yo soy gato casero. Soy de Un lugar para tomar café, para comprar, etc.

- ¿Se apega mucho a las cosas?

- Mucho más que mamá. Ella llegaba al punto de deshacerse de alguna cosa si se estaba apegando a ella.

- ¿En cuál de las casas que ha hecho viviría?

- Me metería a gusto en cualquiera porque son como hijas, pero una vez que las entrego, las dejo alzar vuelo.

- ¿No les echa un ojito?

- Hay que dejarlas que hagan su vida porque si no sufro mucho.

- ¿Cómo llamaría a una nueva constelación?

- "Insondable".

- ¿Cómo sería un huracán con su nombre?

- ¡Magnánimo!

- ¿Cuál mensaje subliminal incluiría en las películas de Disney?

- ¡Cuidado con el mal gusto!

- ¿Cuándo supo que servía para arquitecto?

- Todavía tengo mis dudas.

- ¿Cuál diseño estudiantil se hubiera caído, de haberlo realizado?

- Probablemente todas las ciudades de mentirillas que hice antes de estudiar.

- ¿Cuántas veces ha quemado sus naves?

- Muchas, pero cada vez es más esporádico.

- ¿Qué estaría pintando su madre hoy?

- Gente.

- ¿Qué forma tiene el castillo de la política nacional?

- Hermético y oscuro.

- ¿Qué estremecería de horror a Gaudí, si reviviera en San José?

- TODO San José.

- ¿Cómo son los amores que calan el alma?

- Duraderos en su intensidad.

- ¿Y las mujeres que lo inquietan?

- Todas las mujeres se me hacen muy lindas.

- ¿Qué le pediría cantar al fantasma de la ópera?

- Que cantara quedito.

- ¿Cómo sería su propio festival de las luces?

- Con chorros y explosiones de luz. Haría tremendos contrastes entre tinieblas y brillos, incoherencias y torbellinos.

- ¿A quién reviviría para tomarse un ron en La Habana?

- A cualquier arquitecto gótico.

- ¿En qué corrigió su propia infancia con sus hijos?

- Qué haya logrado… quizá menos zozobra.

- ¿Quién controla el verde y el rojo del semáforo de su vida?

- El verde: dejarme ir en el diseño. El rojo: no hacer nada con lo que sienta fricción o aspereza.

- ¿A la obra de cuál colega le pondría la firma?

- A Edgar Brenes Montealegre.

- ¿En cuál acuarela de su madre se metería?

- En todos los interiores y en eso ando.

- ¿Se parecen en algo sus Margaritas a la de Fausto?

- Difícilmente.

- ¿Quién lo arrulla en el recuerdo?

- Quetica, quien fue la nana de mi madre y mi abuela de hecho.

- ¿Qué le gusta más de lo que ve en la imagen de su espejo?

- Las marcas buenas que me ha dejado la vida.

- ¿Cuándo se pone solemne?

- Cuando tengo miedo.

- ¿Qué le quita el miedo?

- Caer en la tentación.

- ¿Cuál es su parte preferida de la Biblia?

- Las historias sobre Cristo y sus discípulos.

- ¿Qué edificio diseñaría para ser destruido en una película de Hollywood?

- Otra vez el de La Llacuna, por feo.

- ¿Hay alguna novedad en arquitectura o nos estamos reciclando?

- El reciclaje, cuando es evolutivo, es posiblemente, la mejor manera de consolidar los logros. ¡Ojalá y así esté siendo!

- ¿Qué estilo nos caracteriza a los ticos?

- El de la moda superficial, el de las casas del desierto, o mediterráneas y demás, que vieron en alguna revista.

- ¿En qué se le está pareciendo a su madre?

- En el deseo de crear.

- ¿Cuán lejos podría vivir de la ciudad?

- Sólo cerca del mar.


Encapsulado

Nombre: Jorge Bertheau Odio

Fecha de nacimiento: 29 de agosto de 1937

Esposa: Elia Oros García

Hijos: Arturo (psiquiatra), Eduardo (arquitecto), Margarita (artesana) y Carmela (ingeniera en sistemas)

Durante su infancia vivió en varios países. También lo hizo en varias casas josefinas. De cada una recuerda espacios, sonidos y luces, pero todas se ubicaron cerca de la Universidad de Costa Rica, todas olían a acuarela y tenían por atmósfera las voces de los principales artistas de la época. Ese fue el ambiente en que los crió su madre, la pintora Margarita Bertheau. "Recuerdo una vez que salimos a un concierto y se metieron a robar en casa. Fue por Navidad y nos robaron los juguetes."

Jorge Bertheau es graduado de arquitecto en México pero nunca retiró su título. "Deseaba venirme cuanto antes y nunca lo retiré. Me cuesta salir a cualquier lado." Aun así, hizo un posgrado en Londres y con él formó a generaciones de jóvenes y obtuvo numerosos reconocimientos.

Si existe un antes y un después de su obra, Londres lo marcó. "En el antes hay una relación horizontal de los espacios. Después fue más techo que paredes y la Plaza de la Cultura". Ahora este profuso diseñador de casas ha incursionado en algo que le venía dando vueltas en el alma: "los interiores de las acuarelas de mamá". Son formas curvas, colores cálidos, hornos y reminiscencias coloniales. Un punto más en la historia del diseño de un hombre sin techos en el lápiz ni en la mente.


© 1998. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr