El guapo de la derecha

Any Pérez
Para La Nación

El diputado Otto Guevara -para muchos el Otton Solís de esta Asamblea- encabeza una especie de escuadrón antiestatista y antimonopolios que dice cuanto piensa, según él, sin mayor cálculo político.

Otto Guevara no teme exhibir ni sus ideas, ni su físico. Por eso pone tanto deleite en sus gestos como en sus frases cuando habla de la libertad del individuo.

Ideológicamente, creció a la sombra de Miguel Angel Rodríguez y de los liberales... Hace años renegó de ellos y hoy se cree mucho más consecuente que sus maestros.

Encabeza una especie de escuadrón antiestatista y antimonopolios que dice cuanto piensa, según él, sin mayor cálculo político. Se sabe tildado de derechista a ultranza pero su verdadero cálculo es venderle "consecuencia" a la gente joven "que creció en un Estado ya colapsado y que no cree en los políticos. La próxima elección será menos visceral y nadie comerá cuento. La gente se arrepiente de otros movimientos que resultaron turequitas de los grandes".

Por eso, aunque muchos imaginaron al representante del Movimiento Libertario como el diputado 28 del PUSC, Guevara y su partido trabajan sólo por ellos. Enfrentaron varias de las propuestas del Ejecutivo y acusaron de inconstitucionales ¢135 millones de los gastos privados del mandatario... por si alguien albergaba alguna duda.

Cree en la elocuencia de palabras e ideas y no se conforma con una sola meta entre manos. Este año le tiene el ojo puesto al combo ICE-INS, al Banco Central, la educación, la salud y las pensiones.

En su abjuración liberal, la Asociación Nacional de Fomento Económico (ANFE) es central. "Se elitizó mucho; se constituyó en una especie de logia que escribía en un lenguaje que nadie entendía. Además, se dice liberal pero lo es sólo en lo económico. ¿Dónde está su planteamiento en materia de libertad de culto, sexualidad, seguridad social o educación?"

Así las cosas, el vehemente diputado no tiene tapujos en confesarse. "Aunque me separa de él un abismo tan profundo como el Cañón del Colorado, respeto más a Humberto Vargas Carbonell por su consistencia, que a un montón de liberales de pacotilla acomodados. Soy enemigo del pragmatismo político".

Este hombre de derechas tampoco niega que el físico le consiguió votos y se dejó hablar pausado, sonriente y, como llaman ahora, "empoderado".

- ¿Qué está dispuesto a transar políticamente?

- Desregular antes de achicar al Estado. Jamás los principios.

- ¿Cuántas veces ha contradicho a Miguel Angel Rodríguez?

- Pocas cuando seguía al líder, porque soy muy disciplinado. Pero una vez que me emancipé estoy claro de que se ha hecho menos liberal y que no es libertario.

- ¿Se volvió populista?

- Se hizo socialista cristiano.

- ¿A ANFE?

- Cuando conocí el libertarianismo. Los liberales de aquí son de pacotilla porque muchas de las tesis de ANFE no son consistentes.

- ¿El 28?

- El día que anunciaron el puesto, Miguel Angel Rodríguez llegó a casa a saludar a su diputado 28. Le dijimos que lo apoyaríamos en lo que creyéramos y lo adversaríamos en lo demás. He sido virulento opositor e independiente.

- ¿De cuál de sus ideas ha debido desistir?

- De que las cosas se podían hacer más rápido.

- ¿Cuál es la partida presupuestaria más siniestra?

- Los ¢320 mil millones de endeudamiento, por las repercusiones nacionales, y los gastos confidenciales del presidente, porque uno no sabe para qué son.

- ¿Cuáles tabúes eliminaría de nuestra Constitución?

- El que dice que la educación es gratuita y obligatoria, porque es una farsa. El Estado no tiene ni alma ni fe, por eso no puede tener credo. Todo el artículo 121 que habla de actividades que sólo pertenecen al Estado.

- ¿No teme que lo encasillen como el Ottón Solís de esta Asamblea?

- Don Ottón tenía un techo muy bajito que era su partido de gobierno. Lo siento inconsistente en que, a pesar de las serias denuncias que ha hecho, siga en el PLN. Yo no creí en el PUSC y me salí.

Por dentro

- ¿De qué ha actuado más en su vida: de príncipe valiente, de juez implacable o de soñador?

- De príncipe valiente defendiendo a mis hermanos y a los primillos. Soy como un rinoceronte que, aunque caiga, se levanta y tiene una gruesa piel.

- ¿En qué es inflexible consigo mismo?

- Soy como un tractor cuando me comprometo con una meta.

- ¿Y en qué se le salen los genes alemanes?

- En la disciplina, en que soy bastante individualista y no me acongoja la soledad y en mi vida ordenada.

- ¿Fuma, bebe o es mujeriego?

- (Ríe) No fumo, a veces me tomo un traguito y quizá tuve vocación de mujeriego, pero las metas no dejaron tiempo para eso. Ahora tengo un matrimonio que me da la estabilidad emocional que necesito para seguir cumpliendo metas.

- ¿Quién lo aleló en la adolescencia?

- A los 17 años. Una novia con la que quise casarme y por la que me venía llorando y caminando desde Escazú.

- ¿A qué no se puede resistir entre comidas?

- Soy muy autocontrolado.

- ¿Qué lo hace perder los controles?

- Cuando me violentan flagrantemente mis derechos. Ahí pierdo mi ecuanimidad.

- ¿Cuánto tiempo le tomó para que lo tomaran en serio a pesar de su estampa de galán?

- Cuanto he logrado ha sido por esfuerzo, no por la estampa.

- ¿Cuánto le sirvió el físico para hacer campaña?

- Me imagino que, lamentablemente, sirvió en algunos votos, pero detrás de la estampa hay derroteros.

- ¿En qué es más necio en la casa?

- No me gusta ver televisión en la cama.

- ¿Cuánto dinero necesita para vivir?

- Vivo con el antiguo salario de diputado.

- ¿El sobregiro habitual?

- No existe. Practico lo mismo que pido al Estado, que no gaste más de lo que recibe.

- ¿De cuánta gente necesita para trabajar?

- Al principio del bufete era "soyla" que cuidaba en las noches, iba a los bancos y cobraba. Aquí trabajo con 6 personas.

- ¿A quién le ha tenido que dar la razón más veces?

- A mí mismo... y a mi esposa.

- ¿Una sensibilidad que pocos le conocen?

- Los ancianos y los niños desvalidos me tocan el alma.

- ¿En cuál otro país podría ser legislador?

- Creo que todo se puede. Lo habría sido en cualquier país.

- ¿Cuándo se le quitó el miedo a ser tildado de neoliberal recalcitrante o fascista?

- Cuando empecé a preguntarle a la gente lo que entendía por eso. No soy lo que la gente cree.

- ¿Qué lo acerca a Oscar Arias, Rafael Angel Calderón y José María Figueres?

- A Arias, lo estudioso; a Figueres, lo energético, y a Calderón, el trato afable.

- ¿Una amenaza?

- Ha habido algunos anónimos irrelevantes pero si alguien cree malo algo de lo que he hecho, es su problema, porque yo no me arrepiento de absolutamente nada.


Un nerdo vendedor de copos

Su infancia osciló entre el humo de los buses y el aire de mar. Frente a la Marinita, en Barrio Amón, sin zonas verdes, ni parques de juegos, estuvo la casa familiar. Por eso sus manos sólo practicaban piano y ajedrez. Este niño firuliche y "nerdo" coleccionaba buenas notas.

Los fines de semana era vendedor de copos y administrador de futbolín porque ayudaba a su madre en su negocio de las Cabinas San Isidro, en Puntarenas.

A los 16 años, el deporte se le volvió furor y practicó cuantos pudo.

En la UCR jugó balonmano en primera división y cofundó el grupo Decálogo, en la Facultad de Derecho. Rolando Vega y Francisco Chacón fueron amigos testigos de la búsqueda de ideas del joven que caminaba con El Estado y la Revolución, de Lenin, bajo el brazo.

Pronto se iría a las antípodas ideológicas. "Recibí el curso de Derecho público de la economía, con Jorge Guardia, y me encantó". Después, su tesis sobre el Estado Empresario le dio "un golpe ideológico y juré atacar toda mi vida ese modelo".

Una maestría en negocios internacionales de National University lo hizo afianzar el camino. "Gané una beca de la A.I.D. e hice una maestría en derecho en Harvard".

Allá se fue con "un montón de libros de Miguel Angel Rodríguez". Cuando regresó, se le ofreció de inmediato para la precampaña del PUSC y se metió en ANFE.

Raúl Costales, un cubano-norteamericano, nacionalizado costarricense le iluminaría una nueva ruta. "Junto con Rigoberto Stewart conocí el libertarianismo de Estados Unidos y quedé prendado".

En 1993 "la fracción socialcristiana en pleno apoyó la ratificación del monopolio de RECOPE y me salí del PUSC. Propuse en ANFE hacer un nuevo partido, pero nos creyeron locos. Fundamos el Movimiento Libertario a finales de 1994 y escribimos nuestro manifiesto al año siguiente".

Dicen haber invertido ¢12 millones en campaña. Guevara recorrió calles, rotondas y centros comerciales con su mejor sonrisa y su denso ideario y consiguió 25.142 votantes que creyeran en él.


© 1999. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr