VIDA Y MILAGROS

Cacique de tinta y verbo

Any Pérez
Revista Dominical


Caballero de sombrero, chaleco y gabán, y orador lacerante y leal. Jorge Luis Villanueva no cesa en su pasión documental y con ella ha hecho temblar a muchos. Rodeado de torres de expedientes, este cartago ha vivido y quiere morir en política. Además, no puede dormir antes de las 2 de la mañana, cría perros y declama poesía.

- ¿Quiénes tienen su lealtad?

- ¡He sido leal hasta con mis enemigos! Pero afecto tendrán siempre de mí y con ellos nunca he querido polemizar: Luis Alberto Monge y José Miguel Corrales.

- ¿Cuáles tipos de oradores hay?

- Están los expositores, como Ulate; de verbo florido, como Alejandro Aguilar Machado; lapidarios, como mi amigo Enrique Obregón Valverde; y los polemistas.

- ¿Polémicas añoradas?

- Con los dos mejores: Mario Echandi y Manuel Mora. Con Mario quizá pueda hacerlo, si le ceden una curul a los expresidentes.

- ¿Las mejores polémicas reales?

- Con Villalobos Arce, Luis Alberto Azofeifa, Rolando Laclé y Alvaro Montero.

- ¿Quién podría levantarse para declamar aquello de: "Los muertos que vos matáis gozan de buena salud"?

- Cuando le anularon la credencial a Mario Echandi, pensaron que se moría políticamente y ahí está en plena y admirable actividad.

- ¿Ha visto de cerca el tráfico de influencias?

- Sé que se hacen en elecciones de magistrados, contralores y demás, pero nunca nadie se ha atrevido a influenciarme. Soy respetuoso con las decisiones de fracción y a veces hasta la apoyo, pero si estoy en contra no.

- ¿Nunca ha sido entonces un yes-man en el PLN?

- Ni en el partido ni en nada de la vida. Ni tampoco conformista, ni servil, ni peina novias.

- ¿Cómo pudo mantenerse si se supone que en política ascienden los conformistas y peina novias?

- Esos no ascienden. Mario Echandi llegó a presidente atacándolo todo. Miguel Corrales ha criticado hasta a sus amigos, cuando cometen errores. Luis Alberto nunca ha sido servil.

- ¿Cuántos pecados perdona antes de meter a alguien en la lista de enemigos?

- No tengo lista de enemigos, pero lo que no tolero es la traición.

- ¿Abunda o ha desaparecido la traición?

- Ahora es fácil que una persona se pase de bando, o se vuelque.

- ¿Costa Rica corresponde a Quevedo y Lope o a cuál literatura?

- Más a García Márquez cuando analiza a Colombia. Como en Noticia de un secuestro.

- ¿Con cuántos diputados podría tener una buena discusión literaria?

- Si acaso con seis o siete. Con José Merino podría conversar bastante.

- ¿Por qué escasean los políticos con cultura general?

- Creo que se debe a la exacerbación de la democracia. La dedocracia era antidemocrática, pero la elección salía más o menos. Pero con la elección directa nos corremos el riesgo de nombrar a gente muy popular en la base, pero no muy capacitada.

- ¿Cuántas discusiones ha perdido?

- Desde mi ególatra punto de vista... sólo una. Fue en la federación de fútbol. Hice un análisis sobre la situación y un hombre que era comentarista de la soda Palace me contestó. Sus palabras me demostraron que estaba equivocado y me sentí derrotado.

- ¿Cuán cerca se mantiene de curas, médicos y políticos?

- Por regla general me doblego ante cualquier sacerdote y los médicos son poco políticos.

- ¿Antes de qué hora y después de qué hora no puede dormir?

- No me puedo dormir antes de las 2 de la mañana. Leo, veo televisión o escribo. Y no puedo dormir después de las 6:30 de la mañana.

- ¿Peca más de excesos o de omisiones?

- Tal vez de excesos, porque las omisiones las apunto ya que a veces me falla la memoria.

- ¿Qué documentos carga en la joroba del carro que siempre ha asustado a tantos?

- Siempre he guardado todo tipo de recortes y documentos. Los cargaba en un baúl que metía en el carro y cuando los ocupaba los mandaba a traer al carro. Además tengo cuatro o cinco valijas que también llenaba de expedientes.

- ¿Los presta?

- ¡Nunca!

- ¿En qué gasta para usted?

- En fotografías que quizá nunca expondré; en suscripciones de revistas y periódicos; en pinturas típicas; en antigčedades; en los chances que me vende Lala, aunque nunca pego, y en planos para una casa que nunca construiré. No gasto en doctor, porque son parientes; ni en camisas, porque siempre me las regalan; así como la mitad de los trajes y los zapatos.

- ¿Haciendo qué resuelve problemas?

- Manejando y declamando poemas.

- ¿Se le ha perdido algo en su propio "orden"?

- Ultimamente busco una de mis cuchillas.

- ¿Es el cacique de Cartago?

- Mi hijo Luis Gerardo es quien está en los grupos. Cuando se muere algún obispo me invitan a escuchar, pero participo poco.

- Pero nada pasa en Cartago sin que usted se entere y opine.

- Sí, de todo me entero.


Encapsulado

Nombre: Jorge Luis Villanueva Badilla

Fecha de nacimiento: 27 de febrero de 1928

Esposa: Teresita Monge Arias

Hijos: Zarella, Teresita, Rosa, Cilce, Luis Gerardo, Djenane y Lucía.

Su padre quería que fuera ingeniero y él cree que debió ser comerciante, pero desde hace 45 años ejerce el derecho.

Este vehemente liberacionista memoriza poesías; tiene unos 35 sombreros; una vez le regalaron un chaleco con botones de oro y ha criado hasta 22 perros de raza.

Perteneció a las brigadas de choque y después fue teniente del batallón Carlos Manuel Valverde, durante la Guerra Civil del 48. Desde entonces, su vida ha estado ligada a la del Partido Liberación Nacional, pero sin renunciar nunca a su independencia. Partidarios y opositores reconocen y temen su contundente y polémica oratoria. Villanueva nunca ha vivido de la política y cree que trabajar por ella debe ser un servicio voluntario. Es de los pocos con tres diputaciones encima. Se inició en 1966, regresó en 1982 y está en Cuesta de Moras desde el año pasado.


© 1999. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr