Vida y milagros

Pilar, tras su muralla

Any Pérez



Su "yo público" es enigmático, hermético, ermitaño, huidizo y tímido, ribeteado por la rebeldía, la dureza y la invulnerabilidad de quien se niega a firmar contratos y no acepta un "tal vez" por respuesta. Tras la muralla, está su "yo privado", al que muy pocos conocen. Es hipersensible y tiene la convicción de que la felicidad no es un estado permanente sino momentos de detalles. La exigencia del compromiso, la lealtad y las agallas son componentes básicos en la vida de Pilar Cisneros.

– ¿Cómo ha enfrentado la crítica de haber vuelto a Telenoticias?

– Regresé porque quise, nunca trabajo por dinero. Nunca he firmado ningún contrato... para irme cuando quiera.

– ¿En qué coinciden la lógica de Picado y la suya?

– En lanzarnos con instinto, riesgo y consecuencias.

– ¿Cómo sería su propia programación televisiva?

– ¡Sin telenovelas! Con documentales, programas participativos y entretenimiento.

– ¿Cómo lidia la mujer tímida con la profesional con afición de cámara?

– Siendo cada vez más ermitaña. La pantalla me separa de la gente.

– ¿Dónde preferiría que nadie la salude?

– Me encanta ser doña Nadie, por eso vacaciono en el exterior.

– ¿Se parece el periodismo a un amante?

– Sí, es casi una adicción patológica porque es posesivo, y cuanto más le das, más quiere.

– ¿Cuánto ha cedido por él?

– Mucho tiempo sacrificado de mi vida personal, familiar, amorosa y profesional.

– ¿Cuánto antes de las entrevistas hace el cuestionario?

– Mi defecto es hacer todo en el último momento. Para el famoso debate de la precampaña del PLN, Édgar subió a saludarme 15 minutos antes y yo estaba apurada terminando las preguntas.

– ¿Cuánto cambia los guiones al aire?

– No tanto como quisiera.

– ¿La obliga a transformarse la cámara?

– Se suponen muchas cosas y algunas las cumplo porque es mi trabajo. Se supone que una mujer de mi peso no debe estar en cámara, pero lo hago. Me hice la cirugía y me la volvería a hacer. Pero los fines de semana ando sin tacones ni maquillaje

– ¿Qué cubriría sin prepararse y qué no?

– Política, porque es siempre lo mismo, con diferentes actores. Me sentaría a llorar en la cancha si tengo que cubrir deportes.

– ¿Identifica más rápido debilidades o fortalezas en su gente?

– Debilidades porque identifico a quienes tienen agallas y a quiénes no. ¡No tenerlas es una cosa espantosa!

– ¿La convencen más rápido en su corazón o su cabeza?

– Me convencen con argumentos, sean estos del corazón o de la cabeza.

– ¿Tendría a su madre dentro de su staff?

– ¡No, somos totalmente diferentes! Ella es organizada y de pensamiento fijo; a mí me encanta desplanificar la agenda.

– ¿Discute en caliente o frío?

– En caliente, pero nunca grito ni digo malas palabras.

– ¿Cuán diferentes son sus personalidades?

– Tengo una hermética con quienes no conozco y otra totalmente diferente con quienes traspasan mi muralla.

– ¿Quiénes nunca traspasarán la muralla?

– Los que aparentan, los traidores y los que no asumen compromisos.

– ¿Toma riesgos calculados o ha estado a punto de quemarse?

– Con los años empiezan a ser calculados, pero he sido muy impulsiva.

– ¿En qué ha insistido más hasta que le sale bien?

– En no pensar en difícil, sino en fácil. Soy cada vez más pragmática.

– ¿Cómo reacciona a los piropos?

– Con mucha timidez. No nací para flirtear.

– ¿Qué hace una hiperactiva observando pájaros?

– El deleite fugaz de haber ido a buscar un montón de veces al quetzal que finalmente solo se dejó ver unos cuantos segundos.

– ¿En qué piensa cuando no está obligada a pensar en ninguna otra cosa?

– Repaso mi cordillera.

– ¿Lo peor del dogma?

– Que no se pueda cuestionar.

– ¿Tienen redención los partidos?

– No; tienen firmada su sentencia de muerte.

– ¿Víspera de otra guerra civil?

– El tico ha aprendido que gana las guerras con opinión pública y con palabras. Por eso el "combo ICE" fue la mayor lección política de los últimos 50 años.




Encapsulada

Nombre: Pilar Cisneros Gallo.

Fecha de nacimiento: 27 de junio de 1954.

Esposo: Édgar Espinoza.

Hijos: Natalia (21), Édgar (19) y Alonso (17).

En un hogar de 10 hijos no había muchas oportunidades para recibir chineos personalizados, pero los padres se las ingeniaron para administrar casa y amores. La enseñanza perdura y, por eso, la extensa tropa Cisneros se reúne a cenar cada miércoles, desde hace casi 30 años, cuando llegaron al país desde Perú.

De esa familia sale Pilar Cisneros, quien se enamoró de las noticias bajo la guía del maestro Alberto Cañas. "Aprendí de él que el periodismo es lo inesperado y lo variable que yo quería de la vida". Empezó en el Semanario Universidad, donde le reescribieron su primera entrevista unas cinco veces.

Su vida profesional ha estado unida a dos empresas: La Nación y canal 7. Con la primera ha trabajado en tres perídos (1975-1980; 1983-1985; 1995-1997) y con la televisora, en dos (1987-1994; 1998-...) En el ínterin sacó su maestría, trabajó en relaciones públicas y estuvo un año con Ignacio Santos en NC4.


© 2000. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr