¿Y qué se hicieron?





-Édgar Castro Sandí

A la edad de 17 años, Édgar Castro, hermano de Fernando, se convirtió en el integrante más joven de Vía Libre. "Alcanzar la fama a tan corta edad, viajar y conocer el país fueron los aspectos positivos. Pero también resultó muy cansado y no daba tiempo para otras cosas". Cuatro años después, Édgar dejó el grupo para probar nuevos rumbos musicales. Tras integrar otras agrupaciones, en 1986 se lanzó como solista con el nombre de El Escapado, el cual conserva hasta la fecha.

Además:
  • Una noche de recuerdos
  • Adolfo Sáenz Zúñiga

    Mejor conocido como Tuko, Adolfo Sáenz se incorporó a Vía Libre como baterista. "Nunca se me podrá olvidar el debut del grupo en La Salle, porque el gimnasio estaba lleno y la gente, muy impresionada". Después de tocar con agrupaciones como Manantial, La Banda y Cinco Céntimos, hoy forma parte de Las Tortugas. "Estoy en el mejor momento de mi vida porque puedo ver la música como un pasatiempo, una diversión que me encanta". Sáenz, además, maneja un servicio de alimentación para empresas.

    Bernal Valverde Pacheco

    Primero formó parte de The Bees; luego, de Blood Intersection, y finalmente, de Vía Libre. A sus 20 años, Bernal Valverde se incorporó al conjunto como tecladista y como anfitrión, pues los ensayos se realizaban en la casa de sus papás en Sabanilla. "La música ha sido siempre primordial en mi vida, y tocar con un grupo tan conocido como Vía Libre fue una experiencia lindísima. A pesar de que me atrasé un año en la universidad, siento que valió la pena", admitió.

    Valverde es hoy ingeniero civil y trabaja para la constructora Bechtel-Edica.

    Roberto Yglesias Mora

    Pasar del rock de Blood Intersection a las baladas de Vía Libre no fue un problema para Roberto Yglesias. El joven guitarrista, estudiante de derecho, se acopló fácilmente al estilo del grupo y continuó con él hasta 1974, año en que decidió separarse por sus estudios. "Formar parte de Vía Libre fue increíble; se percibía que estábamos introduciendo un cambio en la cultura musical de esa época".

    Hoy, Yglesias se desempeña como abogado y profesor universitario.


    Una noche de recuerdos

    El primero en llegar al local fue Fernando Macho Castro. Empezó a revisar los instrumentos y el escenario a eso de las 9:05 p.m. del 5 de febrero, cuando solo estaban ocupadas tres mesas y un sector de la barra de Q'tal, en San Rafael de Escazú.

    Cuarenta minutos más tarde, ingresó el padre, la voz, Fernando senior –el único con saco oscuro– acompañado por sus hijos Andrés y Daniel. Este último es quien más se le parece físicamente (incluso tiene la misma edad que su papá cuando fundó Vía Libre).

    Para entonces, la cantidad de mesas llenas –todas con gente no menor de 25 años– ya se había quintuplicado. Los aplausos y los gritos no se hicieron esperar cuando el cuarteto de los Castro terminó la primera pieza de la noche: Recuérdame, a la que siguió Hoy igual que ayer, el éxito de su último disco compacto.

    "Si uno despega bien, sigue bien. Hoy vamos a tener un bonito vuelo de recuerdos", dijo Fernando frotándose las manos.

    "Daniel no había nacido cuando vino a Costa Rica un cantante argentino, Jeffrey, que me dijo: 'Tengo una canción que me gustaría que escucharas y que le hicieras algunos cambios para adaptarla a tu país'. Aquí está esa canción", anunció.

    La emblemática Tu barca no está más en mi bahía inundó el local. Luego interpretaron Poco a poco, un popurrí de temas del grupo Banana, y No he dejado de amarte, pieza que debieron terminar a capella debido a un desperfecto eléctrico.

    "Viejas canciones, canciones de amorÖ" continuaron fluyendo. Fernando senior pidió (aunque no de rodillas) un tequilita –"A nadie le cae mal"– y Andrés se hizo cargo de un set de rock de los años 70.

    Ante las insistentes peticiones del público, Vía Libre viajó por la Ciudad Solitaria, regaló un ramo de Flores de papel y se despidió a las 11 con Amada mía.


    © 2003. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com