Tinta fresca

Mi héroe

Rodrigo Soto


Yo quería ser como Ultra-Man, poderoso e invulnerable, y como el Hombre de Fuego, quería exclamar solemnemente ¡Llamas a mí! y estar de pronto ardiendo, antorcha incandescente capaz de volver luego a su forma original y seguir como si nada. Y quería, por supuesto, ser como el boludo de Batman, porque además de musculoso y millonario, las mujeres guapas siempre se le ponían tontas (aunque él, extrañamente, siempre se pusiera incómodo y nunca les hiciera nada...) Y quería ser como... Y quería ser...

¿Qué son los héroes sino modelos para que nos inspiremos en ellos? Ya de adultos, cuando pensamos en héroes, por lo general acuden a nuestra mente las imágenes de Juan Santamaría, de don Juanito Mora, es decir, las imágenes de los llamados "héroes nacionales": aquellos que el Estado nos propone como modelo por su abnegación y sacrificio para con la causa de la nación.

Sin embargo, además de ellos, existen otros héroes y otras heroínas. Están, por un lado, los de los diferentes quehaceres, profesiones o disciplinas. La economía tiene, por decirlo así, sus héroes y heroínas; la arquitectura, los suyos; igual la música, la literatura, el atletismo, el ajedrez, la filosofía, la educación, las matemáticas, la química, el derecho, etc. Conforme uno se adentra en un quehacer, encuentra modelos, imágenes tutelares, figuras inspiradoras que orientan sus pasos en ese campo específico...

Y están, por otro lado, los que podríamos llamar "héroes culturales", es decir, aquellos que nos propone ya no una disciplina, sino toda una época, como modelo e inspiración. Considerado así el asunto, uno podría decir que los guerreros son los héroes por excelencia de la antigüedad clásica (Ulises, Aquiles, etc.); que los santos son los héroes de la cristiandad y los científicos y políticos, los de la modernidad. Cristóbal Colón fue sin duda un héroe de la modernidad, y también lo fueron Galileo, Isaac Newton, Pasteur, Maria y Pierre Curie y Einstein, para mencionar solo a algunos. Por el lado de la política, podríamos considerar héroes de la modernidad a Lincoln, a Bolívar, a Martin Luther King, a Gandhi y, según las preferencias de cada quien, a otros y a otras más...

Desde esta perspectiva, también podemos preguntarnos cuáles son los "héroes" de nuestra época, qué imágenes o modelos nos proponen los medios de comunicación para que nos inspiremos en ellos. Así, diría que los "héroes" de nuestra época son los empresarios del tipo Bill Gates o Ted Turner, y los deportistas superdotados del tipo Ronaldo o Magic Johnson. No quiero decir que ellos no sean merecedores de admiración o reconocimiento, sino tan solo llamar la atención sobre este hecho, en cierta forma patético y sin duda revelador.

¡Cuántas veces levantamos la vista en busca de inspiración, y encontramos tan solo el parpadeo sordo de las imágenes televisivas y las fotografías rasgadas de los periódicos! ¡Qué necesidad tan profunda de figuras inspiradoras sentimos los seres humanos, y qué pobreza tan grande la de nuestra época!

Sin embargo, siempre nos queda el ámbito familiar, e incluso el de lo personal, para proponernos imágenes alternativas, para construir nuestros propios modelos y escoger a nuestros héroes y heroínas. Ese es un poder que todos tenemos y que ninguna cadena ni corporación, ni siquiera Microsoft o CNN, pueden arrebatarnos. ¡Usémoslo!


© 2003. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com