65 muertos al caer avión de Aviateca

Desastre golpea a ticos

  • Cuatro costarricenses entre las víctimas

  • Lea además:

    El desastre aéreo de antenoche en El Salvador al estrellarse un avión de Aviateca con 65 personas a bordo, también desgarró familias costarricenses. Cuatro compatriotas figuran dentro de las víctimas del percance en el que no hubo sobrevivientes. La nave, un Boeing 737, se despedazó al chocar en medio de tormentas contra las faldas del volcán Chinchontepec.

    Las víctimas nacionales, tres analistas de sistemas y un sociólogo, responden a los nombres de Juan Carlos Vargas Núñez, Edward Harbottle Quirós, Jesús Francisco Torres Redondo y Rolando Rivera Sánchez.

    Dos de los analistas trabajaban para la Confederación de Cooperativas del Caribe y Centroamerica, en tanto que el sociólogo era director del Instituto Centroamericano de Asesoría Laboral (ICAL). Hasta anoche no había sido posible conocer el nombre del patrono del tercer analista.

    En el accidente, ocurrido a las 8:30 p.m. murieron los 58 pasajeros y 7 tripulantes. Al cierre de edición solo habían sido identificados 24 cuerpos de los 50 rescatados y se esperaba que esa labor estuviera concluido en unos cuatro días.

    Hasta ayer a las 9 p.m. la línea guatemalteca Aviateca, dueña del avión siniestrado, se había negado a difundir una lista oficial de las víctimas alegando razones de humanidad y precisión.

    Temprano, la directora comercial de la empresa, Claudia Arenas, reveló, no obstante, que entre los muertos figuraban los 4 costarricenses, 16 mexicanos, 5 nicaragüenses, 5 estadounidenses, 2 daneses, 6 noruegos, 2 brasileños y 7 cuya nacionalidad era todavía desconocida.

    Aunque la causa del percance es investigada, el gerente general de Aviateca, Enrique Beltrana, aseguró que la tragedia se debió al mal tiempo imperante en la región del volcán Chinchontepec, ubicado en el departamento de San Vicente, a unos 60 kilómetros al este de la capital salvadoreña.

    Según Beltrana, en el momento en que la nave realizaba el vuelo -entre 7:43 p.m. y 8:12 p.m.-, había un frente climatológico en la zona noreste de Comalapa, donde se localiza el Aeropuerto Internacional El Salvador, lo cual dificultaba la entrada habitual de los aviones procedentes de Guatemala.

    El Boeing 737 había salido de Miami a las 4:40 p.m. (2:40 p.m. hora de Costa Rica) y tenía planeado hacer escala en México, Guatemala, El Salvador y Nicaragua antes de arribar en San José a las 8:40 p.m.

    Desconsuelo y descontento

    Un generalizado descontento por la falta de información se presentó ayer entre los familiares de las víctimas ticas que se presentaron, desde muy temprano, al aeropuerto Juan Santamaría.

    Según narraron varios de ellos, la noche del miércoles -cuando se presentaron a aguardar el vuelo- nadie les supo dar razón de lo que estaba sucediendo. Por el contrario, según dijeron, se les hizo creer que el vuelo había sido suspendido, por lo que, confiados, se retiraron a sus casas.

    Esto provocó que a la mañana siguiente el clima de incertidumbre se apoderara de quienes desesperadamente exigían una respuesta inmediata en la terminal de Aviateca.

    Para muchos, esta tensión se terminó cuando a eso de las 11:20 a.m. llegó un vuelo de Taca, en el que fueron transportados los pasajeros que iban a abordar el vuelo la noche anterior en El Salvador.

    "Me di cuenta del accidente por la televisión. Muy preocupada, llamé a Aviateca, a Taca y a Lacsa, pero nunca nos dieron una respuesta", afirmó Vera Schmidt, esposa de Ricardo Ramírez.

    Ramírez manifestó que esperaba el avión en El Salvador, "pero de repende nos dijeron que nos fuéramos para un hotel y que Aviateca cubría los gastos. Nunca nos informaron del accidente. Fue en el hotel que nos dijeron".

    Pero no todos tuvieron igual suerte. Leticia Murillo apenas se sostuvo cuando un funcionario de la aerolínea le confirmó que su esposo Jesús Torres Redondo se encontraba entre las víctimas mortales.

    "No nos avisaron nada, nos dimos cuenta por la prensa y hoy (ayer), a las 1:20 p.m., no los confirmaron en Aviateca", dijo entre sollozos.

    Francisco y Ninneth Alarcón exigieron a funcionarios de Aviateca que les confirmaran la muerte de su cuñado, el guatemalteco Freddy Valiente. Luego de varios estira y encoge, la respuesta fue positiva.

    Una vez identificadas las víctimas, la aerolínea autorizó el viaje de dos de sus familiares a El Salvador, quienes junto a otros centroamericanos -en total sumaban 15- arribaron a las 4:30 p.m., en el vuelo 670 de Aviateca.


    Cuadrillas del ejército salvadoreño fueron desplazadas a la zona del desastre para abrir trechos y configurar un sitio donde ubicar los restos de las 65 víctimas.










    Víctimas identificadas

    Anoche, al cierre de la presente edición, solo 37 de los 58 pasajeros que fallecieron en el percance habían sido oficialmente identificados.

  • Costarricenses: Juan Carlos Vargas Núñez, Juan Francisco Torres Redondo, Edward Harbottle Quirós y Rolando Antonio Rivera Sánchez

  • Daneses: Pale Marker, embajador en Nicaragua y su primer secretario Petee Kragg.

  • Brasileños: Genaro Mucciolo, embajador en Managua. Era acompañado por su esposa, Magdalena Granizo de Mucciolo.

  • Españolas: religiosas de la orden Mercedarias de Nuestra Señora de Beriz. Begoña Bernaolo, María Luisa Martínez de Lejarza, Rosario Martínez y Natividad Sanza.

  • Alemán: Heinz Kobernik

  • Ecuatoriano: Gabino Galindo

  • Nicaragüenses: Miguel Miranda Miranda (mayor del ejército), era acompañado por su esposa Carmen Amanda Solórzano y su hija Carmen Amanda Miranda Solórzano. Asimismo, Consuelo Chamorro, esposa del extorero mexicano Luis Procuna Montes (quien también falleció en el vuelo)

  • Mexicano: Luis Procuna Montes (extorero), María Latarasca (artista-imitadora), Sonia Martino (artista-cantante), Martín, José Alberto, Benito, Juan José y Paulino Ramos, integrantes del Mariachi Oro Juvenil. Inés Bañuelos, Domingo Verdín y Ramón Meneses

  • Guatemaltecos: Axel Miranda (piloto de la nave) y su copiloto Víctor Sandoval. Los sobrecargos, Ricardo Estrada, Silvia Roxana Herrera, Claudia Escobar de Palacios. Mónica Gatica y Samuel Monzón funcionarios de AVIATECA. Por último, Freddy Valiente Grijalba, exfuncionario del Consejo Superior Universitario Centroamericano.




    También se emplearon despachos de las agencias ACAN-EFE, AFP, AP y Reuter



    Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr