11 de diciembre, 1995
San José, Costa Rica






El Salvador: 2 - Costa Rica: 1

¡Humillados!

Jose Eduardo Mora

Enviado de La Nación

San Salvador. La mediocridad de la dirigencia y el silencio del técnico Toribio Rojas, condujeron a la Selección de Costa Rica al precipicio, y ayer coronó su participación en la UNCAF con el ridículo.

Sobre la gramilla del Cuscatlán quedó demostrado que la voluntad es insuficiente para jugar al futbol y que es necesario poseer una organización seria, la que, hasta ahora, no existe en el país.

El Salvador ganó en la cancha, pero un mes atrás, los asambleístas, con sus torpes decisiones de enviar un equipo limitado al torneo, le dieron un golpe mortal al balompié tico.

La tricolor cayó ayer 2 a 1 ante los cuzcatlecos, le dijo adiós a la Copa de Oro y finalizó humillada, en el cuarto puesto de la UNCAF.

Ahora, posiblemente, los responsables callen, se escuden en los jugadores, quienes comprendieron, una vez más, que deben exigir las condiciones adecuadas para trabajar, pues de lo contrario, lo mejor es que los señores de pantalón largo sigan con su vacilón.

El nombre de la Selección fue atropellado en la UNCAF, porque solamente venció a Belice, que en futbol no representa nada. El resto de la intervención rindió pleitesía al suplicio.

El prestigio del futbol costarricense quedó por el suelo, y no precisamente por la falta de entrega de los seleccionados.

Duele ver, sentado en el pasillo que conduce a los vestuarios del Cuscatlán, a Mauricio Montero llorando, porque se sabe que lo hizo por vergüenza, por amor a la sudada camiseta que portaba.

A los otros, los que exhiben en cada asamblea su limpia corbata, ni siquiera los conmoverá tanta honradez deportiva.

Sufrimiento

Tras 15 minutos de buen futbol, de un prometedor arranque, con visitas peligrosas al arco adversario, volvió la sombra del sufrimiento que opacó la participación tica en la UNCAF.

Al minuto 18, Raúl García puso en ventaja a El Salvador, que siempre explotó, con inteligencia, los espacios que por el costado izquierdo dejaba Carlos Ulate.

Preocupación, zozobra, nuevamente el combinado nacional naufragaba en la adversidad.

Jorge Rodríguez, con un certero cabezazo al 21, mató las ilusiones de que la Selección salvara el honor en el certamen.

Cuesta arriba, con un entrenador temeroso de imponer su liderazgo, sobrevino la confusión y Costa Rica deambuló en la cancha. El sistema inicial con que el equipo salió a la gramilla se perdió. Debido a la angustiante situación, Fonseca fungió como lateral derecho, Wílmer pasó al costado izquierdo, Ulate cedió su lugar a Bennett. En medio de la desesperación costarricense, los cuzcatlecos, sin ser un cuadro arrollador, aprovecharon las tinieblas del once oponente y crearon oportunidades para liquidarlo en el primer asalto.

Sin nada que perder, pues todo parecía resuelto en favor de los anfitriones, la Selección apostó al achique, luego del entretiempo.

Con la motivación perdida, pero con pundonor, la escuadra tica presionó bien al rival, que se dispuso a esperar un contragolpe para encender la hoguera de la fiesta, para enviar al infierno a su oponente.

Era tiempo de arriesgar, término que al estratega tico no le gusta, pero las circunstancias se imponían. Todo o nada.

Con Myers voluntarioso y con destellos de buen futbol, la tricolor comenzó a inquietar a la zaga salvadoreña.

El reloj continuaba inclemente hacia el final y la amargura empezaba a reflejarse en los rostros de los seleccionados. El dolor de terminar como un conjunto de tercera categoría pesaba demasiado.

La anotación de Fonseca -71'- trajo una leve luz de esperanza que el tiempo se encargó de apagar.

Costa Rica regresa sin prestigio y con las manos vacías. El camino lo trazaron unos pocos, los que gustan del futbol saben quienes son, se les mira, por lo general, en los estadios con su amable sonrisa, dispuestos a morir por los clubes.

Fracaso total en la UNCAF, el balompié tico vuelve humillado.


Reynaldo Parks y Rónald Cerritos saltan y el balón parece superarlos. Partido regular, triunfo justo.


























Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr