La Católica suspende gira

Lea además:

Francisco Vega Salazar
Redactor de La Nación

La trágica muerte del jugador Raymundo Tupper Lyon, que estremeció ayer el ambiente futbolístico, obligó a la Universidad Católica de Chile (UCC) a suspender la gira de ese cuadro por Centroamérica y apresurar el retorno a Santiago.

Los suramericanos, en principio, jugaban hoy contra el Comunicaciones de Guatemala y el domingo contra el Deportivo Saprissa, en un partido organizado con motivo del retiro del zaguero morado Enrique Díaz.

Obligada por las circunstancias, la delegación chilena regresará hoy a su país, a las 2:00 p.m. Dependiendo del plazo en que la medicatura forense entregue el cuerpo, se decidirá su traslado hasta la capital chilena. Dos delegados del club arribarán hoy para encargarse de los trámites.

Dirigentes del Saprissa comentaron que será en la reunión de del próximo lunes cuando decidan lo del homenaje a Díaz.

Tupper Lyon, defensor izquierdo del subcampeón chileno, murió trágicamente en el hotel Centro Colón, ubicado en el edificio del mismo nombre.

El futbolista tenía 26 años de edad. Era sobrino de Cristian Lyon, directivo de la UCC y de Germán Lyon, presidente de la rama de futbol de este club. Además, participó en dos ediciones de la Copa América con la selección chilena y formó parte del equipo nacional que actualmemte dirige el vasco Xavier Azkargorta.

La muerte de Raymundo conmovió a los jugadores, cuerpo técnico y delegados del cuadro chileno, quienes se encontraban hospedados en el hotel Centro Colón. El hecho no tiene precedentes en el país.

La delegación de la Universidad Católica emitió un comunicado, al mediodía de ayer, en el que aclararon que no darían declaraciones en torno al suceso, debido al golpe sicológico que sufrieron sus compañeros.

En el documento informaron además sobre la suspensión de los partidos a realizar en Guatemala y San José, al tiempo que solicitaron a los medios de difusión y a los aficionados comprensión por el momento crítico que afrontaban.

El cuadro chileno debía salir ayer, a las 2 p.m., rumbo a Guatemala, donde jugaría hoy por la noche ante los cremas del Comunicaciones. El domingo se iban a enfrentar, en San Juan de Tibás, con los morados, en la despedida de Enrique Díaz del futbol nacional.

José González, periodista del diario La Nación, de Chile, informó que la directiva de la UCC se reunió en Chile ayer de emergencia en el campo de concentración de Santa Rosa de las Condes, sede del club.

Allí acordaron enviar hoy a nuestro país a Jorge Villaplana, gerente de la rama de futbol, y a Oscar Sperer, fiscal, quienes se encargarán de los trámites para el traslado del cuerpo del jugador a esa nación.

En una conferencia de prensa posterior a esa reunión, el presidente del equipo, Jorge Claro, dijo: "Lejos de pensar en las razones de Tupper para tomar esa decisión, se impone ahora estar al lado de los familiares del jugador."

Aquí varios dirigentes saprissistas se hicieron presentes al lugar de los hechos, entre ellos Fernando Villalobos, directivo; Fernando Castro y Eduardo Ramírez, del sector administrativo.

Ramírez, gerente Deportivo del Saprissa, manifestó su pesar por lo sucedido y explicó que ayer, a las 3:30 p.m., se ofició un misa en el hotel Centro Colón, en memoria de Tupper.

En la planta baja del Centro Colón, donde yace el cuerpo de Raymundo Tupper, reinó la conmoción. Los jugadores de la Universidad Católica declinaron brindar declaraciones a la prensa.









Colaboró en esta información Eliseo Quesada, redactor de La Nación.


Depresión lo empujó a la muerte

Irene Vizcaino
Redactora de La Nación

Una promisoria carrera se cortó ayer en forma dramática para el futbolista de la Universidad Católica de Chile, Raymundo Tupper Lyon, de 26 años, quien se lanzó del noveno piso del hotel Centro Colón, a las 9:30 a.m.

El deportista integraba la delegación de ese elenco suramericano que el domingo enfrentaría al bicampeón Deportivo Saprissa, en el partido de despedida del defensor Enrique Díaz Harvey.

Eduardo Ramírez, director administrativo del Deportivo Saprissa -quien se presentó para colaborar con la delegación chilena-, explicó que el muchacho padecía de fuertes depresiones que lo habrían impulsado a tomar la fatal decisión.

Entre la delegación suramericana se había comentado que no era recomendable que permaneciera mucho tiempo solo; sin embargo, ayer nadie imaginó los planes que el futbolista tenía en mente.

"Sufría bajonazos de entusiasmo, por lo que el doctor del equipo estaba cerca de él, pero no era nada anormal", agregó Ramírez.

Enrique Carrillo, empleado del parqueo Manolo, ubicado frente al hotel, en avenida primera, relató: "Solo vi una sombra que caía, luego oí como una explosión y creí que era un choque, cuando me acerqué, vi al muchacho tirado".

Fuentes de la Cruz Roja dijeron que posiblemente el fallecimiento fue instantáneo, debido a la fractura craneal y lesiones en el toráx y las extremidades.

Según relataron algunos allegados al equipo chileno, Tupper se encontraba desayunando junto a sus compañeros, cuando se levantó con el pretexto de ir a su habitación, pero en realidad se dirigió a la azotea del hotel.

Al momento de la muerte, los deportistas se preparaban para ir a entrenar, por lo cual un autobús los esperaba; posteriormente viajarían a Guatemala.

Ninguno de sus compañeros ni directivos del Club quisieron referirse al hecho y se mantuvieron a distancia de la prensa. A través de un comunicado manifestaron sentirse muy afectados por el suceso.

Los rostros de los deportistas que se asomaron para mirar estaban marcados por la incredulidad y la confusión; en otros no tardaron en aparecer las lágrimas.

La investigación sobre las circunstancias que motivaron el aparente suicidio quedó a cargo de agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Su cuerpo fue trasladado a la morgue judicial donde ayer mismo se le practicaría la autopsia para apresurar el envío a su país.