Oscar Ramírez

"Me recibirán con respeto"

Lea además:

Jose Eduardo Mora
Redactor de La Nación

Oscar Ramírez, exintegrante del Saprissa, confía en que mañana la afición de ese club lo reciba con respeto, luego de su acertado paso por la institución morada antes de la partida hacia Belén.

En el conjunto tibaseño dejó varias amistades; sin embargo, está seguro que dentro de la cancha eso no cuenta y necesariamente debe imponerse el profesionalismo.

Su regreso al reducto del actual monarca del futbol nacional lo remonta a aquella ocasión en que visitó, por primera vez, el estadio Alejandro Morera Soto con la escuadra morada, oportunidad en que fue silbado y ofendido por los seguidores rojinegros.

"A los cinco minutos del partido anoté el primer gol", recuerda. Con Saprissa obtuvo dos títulos consecutivos y ello basta para que lo juzguen, dice.

"Saprissa me trae buenos recuerdos; en el equipo también cultivé amigos y eso es, quizá, lo más importante. Con todos los jugadores me llevé bien."

Juan Arnoldo Cayasso es uno de los amigos a los que alude, aunque además cabe citar a Try Benneth y Roy Myers.

Por otro lado, Ramírez considera que no posee ninguna ventaja con respecto a sus excompañeros por el hecho de conocer sus debilidades futbolísticas, pues existe una reciprocidad en ese sentido.

A pesar de que Oscar es el actual líder de la zona media de Belén, estima que es uno más de la planilla dirigida por Alexandre Guimaraes. A él no le gusta ser protagonista, sostiene.

"No creo que en Saprissa hayan resentimientos. Cuando decidí venirme para Belén les expliqué el propósito que me impulsaba a hacerlo".

Jugar bien --por respeto al espectador-- y ubicarse entre los primeros cinco clasificados son los objetivos del conjunto belenita y ello empieza a cumplirse, opina.

"Se le ha dado énfasis a la idea de armar al cuadro. Lo que nos falta es obtener los resultados deseados, pero se juega conforme a lo dispuesto".

Considera que el encuentro ante los morados será, desde luego, difícil, pero tienen el aliciente de que podrían arrebatarle un invicto que lleva ya seis fechas.

Ramírez vuelve al reducto morado, vestido de belenita; espera que el cariño y el respeto ganado durante dos temporadas se manifieste mañana y una de las mejores formas de demostrarlo es dejarlo pasar inadvertido.

"Soy tímido y hogareño; no me gusta la publicidad", dijo.


Oscar Ramírez: "En la cancha no hay amigos."
























Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr