Lea además

Ministerio sin cambios sustanciales

Dudas sobre cambio de rumbo

Gobierno defiende reajuste



Portada


Centro América


Opinión


Cartas


Deportes


Zurquí


Servicios


Area Comercial


English


Archivo
(búsqueda)


La Nación
Jueves 4 de julio, 1996

Edición Electrónica. San José, Costa Rica
Ediciones anteriores


Por líderes políticos

Fría acogida a Ministro de la Presidencia

William Méndez Garita
Redactor de La Nación

Una fría acogida le dieron sectores políticos del país a Marco Vargas Díaz como nuevo ministro de la Presidencia pues, con pocas excepciones, se le encontró carente de los contactos necesarios para ejercer el cargo.

La falta de experiencia y roce político que se le atribuyó ayer en el nuevo puesto serían compensadas -según indicó Vargas- por su disposición a ejecutar una efectiva coordinación del equipo ministerial y de Gobierno, tanto como buscar un mecanismo de concertación con la sociedad civil, que incluye a los sectores políticos y sociales.

Al tiempo que el presidente del Partido Liberación Nacional, Rolando Araya Monge, sostuvo anoche que la designación de Vargas confirma la tendencia a debilitar el sector político del Gobierno; fue del criterio de que Figueres falló en la forma de presentar los cambios; lamentó que se molograra esta oportunidad y que ellos -los movimientos de puestos- pudieron haberse hecho en forma más discreta.

Pero las bajas temperaturas también se hicieron presentes tras el traslado del ministro de Seguridad Pública, Juan Diego Castro, a la cartera de Justicia.

Este acto fue censurado por los diputados del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y minimizado por los diputados oficialistas, quienes en diciembre último emitieron en contra de Castro un voto de censura.

Para el expresidente del Congreso, Antonio Alvarez, con el traslado a la cartera de Justicia, Castro recibe una lección para que ahora sea más armonioso y menos polémico. En forma similar, se manifestó su compañero Luis Gerardo Villanueva, exjefe de fracción. Para este, Castro asume un ministerio ajustado más a su personalidad.

Sin embargo, para el diputado socialcristiano Mario Carazo, el mandatario olvidó que existía el voto de censura, y que la censura sirve para uno u otro puesto. Para su compañero Rodolfo Brenes, el acto fue una burla.

Frio, y no en las cobijas

Según el presidente del Congreso, Wálter Coto, el nuevo ministro de la Presidencia no cuenta con la habilidad política y la experiencia que es conveniente para el ejercicio del cargo. En cambio, su compañero vicepresidente del Congreso, Víctor Brenes, estimó que, por la cercanía de Vargas con el mandatario, podía tener opción de concertar con diversos sectores y ordenar el Gabinete.

Los diputados Alvarez y Villanueva coincidieron en que Vargas podría entablar una relación positiva con la bancada oficialista.

Distinta apreciación manifestaron los socialcristianos Brenes y el exjefe de fracción Bernal Aragón, así como los diputados independientes Rodrigo Gutiérrez y Gerardo Trejos. Ellos encontraron que el arribo del nuevo enlace entre el Poder Ejecutivo y Legislativo no traería una mejoría inmediata.


Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr