Portada


Centro América


Opinión


Cartas


Deportes


Zurquí


Servicios


Area Comercial


English


Archivo
(búsqueda)


La Nación
Lunes 29 de julio, 1996

Edición Electrónica. San José, Costa Rica
Ediciones anteriores


Fallida venta de armas de arsenal

Divergencias por vínculo con colombiano

  • Sus visitas coinciden con transacción con compañía israelí
Ronald Moya Chacón
Redactor de La Nación

Aunque una oferta de la compañía estadounidense Century International Arms Corporation para comprar armas a nuestro país por un total del $1,5 millones, según la versión oficial, no llegó a fructificar, el papel que en esa negociación tuvo el empresario colombiano Sergio Tobar Alvarez está envuelto en múltiples divergencias.

Mientras que el exministro de Seguridad Pública Juan Diego Castro Fernández aseguró a La Nación que fue el viceministro de esa cartera Oscar Albán Chipsen quien llevó al suramericano al arsenal para mostrarle las armas, este lo negó categóricamente.

Castro sostuvo que Tobar visitó su oficina el 8 de diciembre del año pasado para comunicarle su interés en comprar parte de las armas del arsenal y que ese mismo día se fue al arsenal acompañado de Chipsen.

Contrariamente, Chipsen aseveró que las dos veces que estuvo con Tobar fue en su oficina, a mediados del año pasado, a pedido de Castro, y que no salieron del despacho.

El nombre de Sergio Tobar, de la firma Tobar & Tobar, con sede en Santafé de Bogotá, Colombia, aparece en la oferta que el presidente de Century International Arms Corporation, Michael Sucher, hizo al entonces Ministro de Seguridad Pública, el 31 de enero de 1996. A Tobar se le envió copia de ese documento.

Los dos funcionarios coinciden en que tuvieron uno o dos encuentros -el año pasado- con el colombiano y que no volvieron a saber de él porque los negocios que impulsaba no culminaron.

Sin embargo, el registro de entradas y salidas a Costa Rica de Tobar -suministrado a este diario por la oficina de Prensa del Ministerio de Seguridad Pública, previa consulta al departamento de Cómputo de esa cartera- precisa que entre diciembre de 1995 y junio de este año, ha estado aquí en cuatro ocasiones.

Chipsen y Castro sostienen que conocen pocos detalles sobre este empresario, ya que cuando vino al país, por primera vez, lo hizo como representante de Century International Arms Corporation, empresa con sede en Boca Ratón, Florida. Los dos coincidieron en que como la negociación falló, porque los precios ofrecidos por cada pieza del arsenal tico eran bajos, entonces no se interesaron por más datos de él.

Al cúmulo de divergencias sobre el colombiano el exministro de Seguridad Pública Luis Fishman sumó otra más pues sostuvo que durante su gestión nunca hubo visitas de Tobar y que tampoco pusieron a la venta armas del Arsenal Nacional, como lo afirman Castro y Chipsen.

Visitas claves

¿Participó, de alguna forma, Tobar Alvarez en la negociación del Gobierno tico con la Industria Militar de Israel (TAAS)? Tanto Castro como Chipsen aseguraron a La Nación que este empresario únicamente platicó con ellos en una o dos ocasiones como representante de Century International Arms Corporation. No obstante, los movimientos migratorios de Tobar demuestran que estuvo en Costa Rica en fechas claves relacionadas con la transacción de armas con TAAS. Según esos registros, el suramericano ingresó por primera vez a nuestro territorio el 7 de diciembre del año pasado y salió un día después. Estas fechas coinciden con lo dicho por Castro en el sentido de que Tobar visitó el Arsenal el 8 de diciembre de 1995. El empresario regresó a Costa Rica el 29 de enero de 1996 y dos días después volvió a salir, aparentemente hacia Colombia. Tales fechas coinciden con la inspección efectuada al Arsenal Nacional el 31 de enero de 1996, y que dio origen, ese mismo día, a la oferta de compra de una buena cantidad de piezas por Century al ministro Castro Fernández.

El 27 de marzo de 1996, el suramericano regresó al país, para salir un día después. En todos estos casos, los movimientos migratorios los realizó por el aeropuerto Juan Santamaría.

Es precisamente el 27 de marzo cuando el entonces contralor general de la República, Samuel Hidalgo Solano, recibió en su despacho al Ministro de Seguridad Pública y al director de Aviación Civil, Nelson Rodríguez Gonzalo, quienes le plantearon la necesidad de autorizar a la Dirección General de Aviación Civil a pagar la compra de armas a Israel por unos ¢1.076 millones.

Los registros migratorios señalan que el empresario estuvo aquí por última vez el 3 de junio, fecha en la cual entró y salió del país por el aeropuerto Juan Santamaría.

Un día antes -el 2 de junio- se produjo el embarque hacia Miami de 15 contenedores con municiones declaradas en desuso, y que, según la versión oficial, fueron canjeadas por armas y equipo policial nuevo.

Pese a que La Nación ha llamado, en reiteradas ocasiones, a Tobar a su oficina en Santafé de Bogotá, la última respuesta de su secretaria, el viernes anterior -tras varias intentos inútiles-, fue que su jefe estaría fuera de Colombia por dos meses y que no tenía información sobre el sitio al que viajó.


Afirma Juan Diego Castro

"Chipsen mostró el arsenal"

El exministro de Seguridad Pública y actual titular de Justicia, Juan Diego Castro, fue entrevistado en su despacho el 11 de julio pasado. Este es un extracto de sus respuestas:

-¿Qué papel representó Sergio Tobar en la negociación de las armas?

-Tobar vino aquí a examinar el arsenal. Se reunió con el viceministro Chipsen, fueron al arsenal, hicieron un chequeo, vio el estado de las armas y se fue. Esto ocurrió el 8 de diciembre, el día de la Inmaculada, el año pasado.

-¿Quién es Sergio Tobar? ¿Qué sabe usted de él?

-Yo no tengo muchos datos de él. Vino aquí y dijo ser representante de Century International Arms para Latinoamérica, en momentos en que esa compañía tenía interés en comprar algunas piezas del arsenal que estaban en desuso. Lo único que le puedo decir es que es calvo, de anteojos, alto y colombiano.

-Y a una persona a la que no conocen ¿le mostraron el arsenal que tres meses después el Gobierno declararía como secreto de Estado?

-Bueno, es que ya Tobar conocía el arsenal porque durante la administración anterior se reunió con funcionarios con la idea de comprar armas. El me mostró documentación tramitada en la anterior administración. (El exministro de Seguridad Luis Fishman aseguró a La Nación que nunca recibieron a Tobar.)

-¿Sabe usted qué relación existe entre Century International Arms y Tobar?

-Lo único que sabemos es que él vino como representante de esa compañía. Creo que en otra oportunidad estuvo aquí con Michael Sucher, presidente de Century, y Haim Geri, director regional de la Industria Militar de Israel (TAAS).

-¿Qué relación existe entre Century International Arms y TAAS?

-Tengo entendido que existen negocios entre ellos. La gente de TAAS vino aquí en diciembre pasado y nos dijeron que Century podría estar interesada en comprar el material disponible para la venta. Como no se transó con ellos, no averiguamos más sobre la naturaleza de esa empresa.


Asegura Chipsen

"No salimos de mi oficina"

El viceministro de Seguridad Pública, Oscar Albán Chipsen, fue entrevistado en su despacho el pasado 17 de julio. Este es un extracto de sus principales respuestas:

-¿Qué papel desempeñó Sergio Tobar en la negociación de las armas?

-Entiendo que Tobar es representante de Century International Arms. Vino aquí y dijo que personeros del Gobierno anterior mostraron interés por armas y municiones viejas y que, como la negociación no había concluido, ahora nuevamente tenían interés.

-¿Habló usted con Tobar?

-Sí; eso fue a mediados del año pasado. Un par de veces. Me dijo que ya ellos sabían el tipo de materiales que teníamos porque habían visto el arsenal en la administración anterior. Después no lo volví a ver.

-¿Llevó usted al arsenal a Tobar para que examinara las piezas?

-No; sólo estuve con él en mi oficina. Juan Diego me lo mandó. Me dijo que ellos exportaban equipo, principalmente de colección.

-Pero don Juan Diego afirma que usted llevó a Tobar al arsenal.

-No es cierto. Tobar no salió de mi oficina. Al que sí llevé fue a Haim Geri, representante de la Industria Militar de Israel.

-¿Conoce usted la oferta de compra que hizo Century International Arms?

-Solo de referencia; Juan Diego me la comentó. Le dije que era una barbaridad que ofrecieran esos precios.


Las cajas con 2.500 kilogramos de armas y equipo policial permanecen en la Sección Aérea del Ministerio de Seguridad Pública, en Alajuela, a la espera de ser desalmacenadas. Se trata de un embarque procedente de Israel, pagado con ¢143 millones de Aviación Civil.


Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr