Deportes

Resumen de la edición





EL PAIS


OPINION


ECONOMIA Y NEGOCIOS


DEPORTES


Jafet Soto


El sueño del niño

Era la Navidad de 1979 y para entonces el pequeño Jafet tenía apenas tres años de edad. Esa Nochebuena, un regalo al pie del árbol le presagió su futuro: un balón de cuero número 3 y un par de zapatos talla 23 para practicar el futbol.

Desde entonces, no existió Navidad que no trajera consigo el mismo obsequio. Pasaron los años, y el pie de Jafet Soto empezó a crecer, al igual que sus ilusiones por llegar a ser en en el futuro un profesional del balompié.

Llegaron las típicas mejengas de su barrio, en San Vicente de Moravia, con "marcos" que eran en verdad piedras del camino; Soto era ya un talentoso entre los más grandes de la vecindad.

Su padre, Luis Fernando Soto, lo fue entusiasmando para que siguiera en la búsqueda de su vocación.

En 1991 fue a probar suerte en las ligas menores del Saprissa. Sin embargo, tal y como lo dice Jafet, fue prácticamente "echado".

Afortunadamente para él, un entrenador lo recomendó: Juan Luis Hernández Fuertes. Fue el español quien le brindó la gran oportunidad, la cual Jafet no desaprovechó y, desde entonces, vistió la casaca del Herediano.

Vinieron las convocatorias a la Selección Sub-23, de Juan Blanco de 1995, y Jafet dijo en ese entonces: "Creo que voy demasiado rápido."

No obstante, llegó hasta a la representación mayor dirigida por Toribio Rojas, con la cual, en una gira por Corea, se constituyó en su mejor anotador.

En 1995 participó en el Mundial Juvenil en Qatar, bajo las órdenes de Luis Roberto Síbaja, y una vez que regresó del certamen prácticamente bajó del avión para abordar otro que lo trasladó a la Argentina, donde nos iba a representar con la Sub-23 en los Juegos Panamericanos.

A pesar de los triunfos, Jafet no se conformaba y en su mente una frase rondaba constantemente: "Quiero jugar profesionalmente en el extranjero"...

Y su deseo cristalizó.

El miércoles 23 de agosto de 1995, cuando el reloj marcaba las 2:30 de la tarde, se despidió de sus seres queridos en el aeropuerto Juan Santamaría ya que el Morelia de México se interesó en sus servicios.

Llegó el momento más esperado y, a pesar de sus escasos 19 años, Jafet Soto Molina es una figura del balompié azteca, donde la prensa y afición destacan su futbol diariamente.

Debutó ante el poderoso América, en el estadio Azteca, el 5 de setiembre de 1995. Ha realizado cinco anotaciones: tres de ellas a Monterrey --dos de gran factura el domingo anterior--, una al Toros Neza y la otra al Puebla.

Jafet Soto, nació el 1= de abril de 1976; está "felizmente casado" con la herediana Alejandra Campos, quien espera una visita de la "cigueña".

"Dios ha sido generoso conmigo --dijo Soto--; me ha dado todo lo que quiero: una familia, una profesión y un país sin igual como lo es mi querida Costa Rica".

Olman Mora Bermúdez, colaborador.


A los 19 años, Jafet Soto es estrella del futbol mexicano con el equipo Morelia.






















Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr