Centro América


Opinión


Cartas


Deportes


Zurquí


Servicios


Area Comercial


English


Archivo
(búsqueda)


Portada


La Nación
Lunes 27 de mayo, 1996

Edición Electrónica. San José, Costa Rica
Ediciones anteriores

Pachucampeones

  • Un pase de Hernán Medford al goleador Sáez aseguró el ascenso a la primera división azteca
Fabio Vega
Redactor de La Nación

Porras y sonidos de pitoretas automovilísticas inundaron la tarde en Pachuca, donde el equipo local obtuvo el gran pase al futbol profesional mexicano.

Al canto de 30 mil gargantas, en el estadio de Hidalgo, el club de los tuzos amarró el ascenso a la división de honor, tras vencer 2 goles a 1 (4 a 2 marcador global) a los Gallos Blancos de Hermosillo, en la final de la primera A.

El costarricense Hernán Medford, con sus tradicionales gambetas en corto, sacó la marca de un defensor gallero para servir un balón al goleador argentino Lorenzo Sáez, anotador del 2 a 1, a 10 minutos del final.

Los tuzos, donde milita también el nacional Rolando Fonseca, a los 7 minutos controlaba el juego, al abrir Sáez las cifras con un potente disparo desde unos 30 metros, que venció al portero Torruco.

Supremacia tuza

Pachuca dominó, un primer tiempo, con un futbol a presión en el mediocampo donde Fonseca sirvió de enlace a la tripleta Medford-Sáez-German Martelotto.

Gallos Blancos, con toque de balón lento, incursionó cuatro veces en el área del guardameta boliviano Carlos Trucco. El suramericano corrió peligro en las visitas a su zona, donde perdió una pelota con el argentino Mariano Gaído, anotador del empate a uno, a los 17 minutos, en un fatal yerro para el guardatubos suramericano al intentar burlarlo.

En la segunda parte, Gallos Blancos cerró flancos en retaguardia para ejercer un dominio, que no logró cristalizar en goles, con el propósito de descontar una ventaja en el marcador global elevado a 4 a 2, con la segunda anotación de Sáez a pase de Medford.

El costarricense -exmundialista de Italia 90-, después del minuto 70 sobresalió por sus constantes llegadas al área gallera, donde recibió la marca de dos contra uno, la cual logró superar en su asistencia al goleador argentino.

Relevo

Hernán jugó hasta el minuto 87, cuando fue relevado por Guillermo López, en un cambio de tiempo y de descanso para un jugador que cumplió de peón en una ofensiva compartida con Sáez, quien marcó 43 goles en la temporada.

El otro tico, Fonseca, terminó el encuentro en una jornada normal del centroamericano. Su principal protagonismo se dio en una jugada indirecta dentro del área, ante falta del meta Torruco, sancionada por el árbitro Pascual Rebolledo. Rolando pasó el balón a Porfirio Jiménez, quien remató a boca de jarro una pelota devuelta por los zagueros de Hermosillo.

Pachuca -dirigido por el argentino Rubén Ratón Ayala- ocupará el lugar de los tigres de la Universidad de Nuevo León, al ganar en esta oportunidad la final, tras su fracaso del año pasado contra Celaya, actual subcampeón del profesionalismo azteca.

Ayala, quien en 1986 había experimentado el descenso, ayer fue uno de los que más celebró el ascenso de los tuzos en una ciudad invadida por la felicidad. En Pachuca ayer todo fue sonrisas.


El boliviano Carlos Trucco, capitán del Pachuca, muestra a la afición el trofeo que los acredita como vencedores de la segunda A, mexicana.


Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr