Lea además

Medford y Fonseca de vuelta

Selección jugará un solo partido en Canadá

Floyd Guthrie harto de ser gitano del futbol

Claudia Poll por mejores marcas



Centro América


Opinión


Cartas


Deportes


Zurquí


Servicios


Area Comercial


English


Archivo
(búsqueda)


Portada


La Nación
Miércoles 29 de mayo, 1996

Edición Electrónica. San José, Costa Rica
Ediciones anteriores

Una noche de esperanza

José Eduardo Mora
Redactor La Nación

En un ambiente emotivo y convocados por una causa noble, los jugadores de Saprissa, Alajuelense y Herediano participaron, anoche, en la triangular "90 minutos por la vida", ganada por el equipo florense.

La actividad, organizada por la Asociación de Lucha contra el Cáncer Infantil, con el fin de recaudar fondos, y realizada en el estadio Eladio Rosabal Cordero, contó con una aceptable cantidad de público.


Reynaldo Parks (Herediano) despeja ante la presencia de Alonso Solís (Saprissa). Los florenses, con gol de Gabelo Conejo se impusieron a los morados, 1 a 0.

Ayer el futbol volvió a ser futbol. El deleite de la jugada imprevista. El yerro imperdonable. El gol de portero, siempre insólito... Hubo de todo. Incluso, hubo oportunidad para que el árbitro del partido, entre heredianos y manudos, cometiera un error monumental, al anular un tanto a Luis Diego Arnáez.

Los juegos tuvieron una duración de 30 minutos cada uno, y es digno resaltar la seriedad con que fueron concebidos por los equipos participantes, sin llegar a los extremos, como también lo exigía la situación.

Herediano jugó a todo tren y triunfó en el certamen, cuyo propósito primordial consistió en allegar fondos a la Asociación de Lucha contra el Cáncer Infantil, que empleará el dinero recaudado en ayudar a los pequeños enfermos y en promover campañas.

En el primer encuentro, entre morados y rojiamarillos, los de casa se impusieron con un gol del arquero Luis Gabelo Conejo, que con un potente remate venció a su colega Paul Mayorga.

La noche se prestaba para efectuar lo que generalmente está prohibido en un partido normal.

Saprissa y Alajuelense a la cancha. Dominio morado y victoria rojinegra, con anotación de Rónald Gómez. Otra vez, gracias a un potente disparo.

El cierre, entre Herediano y la Liga, el público lo presenció de pie. Una triste decisión de Olger Mejías, al anular un precioso tanto a Luis Diego Arnáez propició el cero a cero y vinieron, entonces, los penales.

Dos a dos en la primera ronda, compuesta por cinco lanzamientos por parte de cada club. Luego, Mauricio Solís, con remate certero selló el triunfo rojiamarillo.

Noche de esperanza. Un noble fin unió a los tres equipos más importantes del país y el futbol -sin las ataduras acostumbradas- volvió a ser como en el principio: pura inspiración.


Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr