Lea además

Transacciones en la Bolsa Electrónica de Valores de Costa Rica

Afinan detalles para venta de BICSA

Mundo Financiero



Portada

Centro América


Opinión


Cartas


Deportes


Zurquí


Servicios


Area Comercial


English


Archivo
(búsqueda)



La Nación






Miércoles 4 de setiembre, 1996
Edición Electrónica. San José, Costa Rica
Ediciones anteriores


Requisitos a bancos privados para cuentas corrientes

Darán crédito barato a la pequeña empresa

  • Seis bancos unen fuerzas para ofrecer servicio

Lorna Chacón y Patricia Leitón
Redactoras de La Nación

El Consejo Económico decidió ayer reforzar el crédito barato a la pequeña empresa o microempresa agrícola, industrial o de servicios, tras determinar que parte de los recursos de los bancos privados que quieran ofrecer cuentas corrientes se destinen a estos sectores.

Según la nueva disposición, basada en la nueva Ley Orgánica del Banco Central --vigente desde noviembre pasado--, los bancos privados que quieran ofrecer cuentas corrientes deben cumplir uno de varios requisitos. (Véase recuadro aparte.)

Ayer, el Poder Ejecutivo tomó la decisión de dedicar estos recursos a "la reconversión productiva de la micro o pequeña empresa industrial, agropecuaria o de servicio", según anunció el coordinador del equipo económico, Rodrigo Oreamuno.


Carlos Alvarado, gerente del Banco de la Industria (izquierda), comentó que, la mayoría de los bancos privados aún no cuentan con sucursales en zonas rurales. Lo acompañan los gerentes Mario Urpí (Finadesa) y Juan Rafael Araya (Bancoop).

Estos recursos se prestarán a una tasa no mayor de la tasa básica pasiva en colones y a la tasa Libor a un mes en dólares. De acuerdo con Oreamuno, esta decisión pretende a ayudar a reactivar la economía y beneficiar a estos sectores.

Según el coordinador, la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF) será la encargada de controlar si estos recursos se destinan a las empresas que se quieren aunque también el vicepresidente reconoció que esta tarea no es sencilla y que la SUGEF ya tiene bastantes funciones pues con la ley aumentó el número de entidades que debe supervisar.

Los detalles de cómo se aplicará la medida los definirá el Banco Central y se publicarán en los "próximos días" en un decreto ejecutivo. El Ministerio de Economía deberá definir qué se entiende por "micro o pequeña empresa".

Para el diputado liberacionista Ottón Solís, quien fue uno de los propulsores de estos requisitos cuando se procesaba la ley, la decisión del Ejecutivo es correcta pues se sigue el mismo objetivo que se tenía con la banca estatal, que es "democratizar del crédito".

Seis bancos privados ya se prepararon para la apertura de cuentas corrientes con la creación de BANPROCESOS, empresa que en la primera etapa permitirá a las entidades realizar algunas de las transacciones back office en conjunto, es decir, la clasificación y el manejo de los cheques.

Banca Proamérica, Finadesa, Banco de la Industria, Improsa, Cofisa y Bancoop son las seis instituciones que ya arrancaron con una inversión inicial de $1 millón, pero que podría aumentar cuando otras instituciones se integren (ya hay otras seis interesadas).

Carlos Alvarado, gerente del Banco de la Industria, manifestó que esto les permitirá un costo inferior por emisión de cada cheque, lo que beneficiará a sus clientes. En una segunda etapa, los bancos podrán integrar sucursales y hasta manejar valores en conjunto, lo que obligaría a crear una cámara de compensación privada.

El banquero destacó que los requisitos impuestos por el Banco Central "incrementarán el costo para los clientes, pero también los costos de captación de los bancos privados lo que podría traducirse, eventualmente, en mayores tasas de interés".

Dos opciones

Los bancos privados que capten ahorro a la vista y que ofrezcan cuentas corrientes deben cumplir uno de estos requisitos por disposición de la nueva Ley Orgánica del Banco Central:

Mantener un saldo mínimo de préstamos a la banca estatal equivalente al 17 por ciento de sus captaciones totales a menos de 30 días, una vez deducido el encaje legal. Por estos recursos, los bancos pagarán una tasa igual a la mitad de la tasa básica pasiva (actualmente en 23,50 por ciento) si los recursos son en colones o la tasa libor a un mes (actualmente en 5,4 por ciento) si son en dólares.

Alternativamente, los bancos podrán instalar al menos cuatro agencias o sucursales en regiones rurales y mantener un saldo equivalente al 10 por ciento de sus captaciones a plazos de 30 días o menos, una vez deducido el encaje, en programas que indique el Poder Ejecutivo. Algunas de estas regiones son la Huetar Norte, Pacífico Norte y Central, Península de Osa, Limón y San Carlos.

*


Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr