La Nación Digital
San José, Costa Rica.
Jueves 17 de abril, 1997.


El País
Centro América
Deportes
Viva
Revista Dominical
English
Opinión
Elecciones 98
Economía & Negocios
En Forma
Ancora
Zurquí





Portada
La Nación Digital





Centenario
Teatro Nacional


La Nación: 50 años







Cartas

El tiempo

Tiras cómicas

La Gaceta en breve

Obituario

Servicios

Galería Comercial

Archivo Digital

Correo a La Nación

Teléfonos de Emergencia






Benito Floro cerró ayer un ciclo discreto en el Sporting.


Destituido Floro

  • El asistente Miguel Monte tomará las riendas del Sporting de Gijón

    Olman Mora B.
    Colaborador de La Nación

    En la cuerda floja desde hace varias semanas por la pésima campaña de su equipo en la liga profesional española, el entrenador del Sporting de Gijón, Benito Floro, fue destituido ayer tras la paliza 4-0 que le propinó el Atletic de Bilbao, y en su lugar se nombró al hasta entonces asistente Miguel Monte.

    La salida de Floro, un director técnico que en su ciclo al frente del equipo asturiano se distinguió por los planteamientos conservadores, tanto en casa como de visita, era previsible, manifestó vía telefónica a La Nación el jugador costarricense Rónald Gómez, quien no fue convocado para el partido de ayer.

    "Floro se sentía presionado porque desde hace varios días se sabía que una derrota más le costaría el puesto", dijo el futbolista desde su casa en Gijón.

    Floro recibió la noticia de su destitución en la propia gramilla del estadio San Mamés, casa del Atletic de Bilbao, de boca de los dirigentes del Sporting. "Lo tomó con resignación; ya lo esperaba. El vicepresidente Angel García fue el encargado de anunciárselo", explicó a La Nación el periodista del diario El Comercio de Gijón, Manuel Rosety.

    En declaraciones a un redactor de ese matutino, Benito comentó: "No quiero dividir a la afición ni al club. Soy el responsable de lo sucedido. Me voy y punto. Ya lo habíamos hablado (con los dirigentes). Si perdíamos yo sabía que tenía que irme. Es una decisión consensuada".

    Floro cerró de esta manera una mediocre campaña al frente del Sporting, equipo que dirigió a lo largo de 34 encuentros en la campaña 96-97, con un saldo de 9 victorias, 17 derrotas y 8 empates, para un total de 35 puntos.

    Al club asturiano le anotaron 58 goles y apenas hizo 35. Floro deja a los rojiblancos en el puesto 19 de la tabla, amenazado por el descenso y con tres clubes pisándole los talones: Hércules (31), Logroñés (28) y Sevilla (27).

    Gomez preocupado

    En opinión de Gómez, la situación del Sporting "es delicada" pues el club se encuentra amenazado por el descenso.

    "No hay que llamarse a engaño. La situación es delicada, pero se puede sacar adelante con empeño y sacrificio. Acá no queda más que ganar o ganar. Debemos redoblar esfuerzos y triunfar en los cuatro partidos que nos quedan en casa", opinó el delantero.

    Como local Gijón enfrentará a Extremadura, Rayo Vallecano, Hércules y Celta de Vigo, en tanto que visitará al Real Madrid, el Deportivo, el Betis y el Oviedo.

    Gómez describió a su nuevo entrenador como un hombre amable en el trato. "Es muy perfeccionista. Se la pasa dando consejo constantemente", precisó.

    El delantero ignora si su suerte en la formación del equipo cambiará, pues durante la era de Floro estuvo relegado al banco y apenas tuvo apariciones fugaces.

    "Don Miguel me tiene a sus órdenes. Personalmente espero tener mayores oportunidades que antes", explicó.

    Con 55 años de edad, Montes no tiene experiencia en la liga profesional. En la segunda categoría dirigió al Zamora.

    (En esta información se utilizó también un despacho de la agencia EFE).


    Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr




    Ediciones Anteriores: