La Nación Digital
San José, Costa Rica.
Miércoles 13 de agosto, 1997


El País
El Mundo
Deportes
Viva
Revista Dominical
English & Weather
Opinión
Elecciones 98
Economía & Negocios
En Forma
Ancora
Zurquí







Portada
La Nación Digital




Informes del caso
Banco Anglo


Página especial de Bill Clinton en Costa Rica


Centenario
Teatro Nacional


La Nación: 50 años




Cartas

El tiempo

Tiras cómicas

La Gaceta en breve

Obituario

Anuncie en La Nación

Servicios

SuperSite

Archivo Digital

Correo a La Nación

Teléfonos de Emergencia



Noticias de El País:

Fallo en transmisión eléctrica

Apagón paraliza al 60% del país



Angela Avalos y Antonio Jiménez
Redactores de La Nación

Un apagón de aproximadamente 45 minutos -el segundo en lo que va del año- mantuvo paralizado ayer al 60 por ciento del territorio nacional. El desperfecto sucedió a la 1:36 p.m., según reportes del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

El problema se originó por una sobrecarga de energía en una de las líneas que transmiten electricidad desde la subestación La Caja (detrás del hospital México) hasta Barranca, en Puntarenas, según informó Sergio Quesada, del Centro de Control de Energía, en el ICE.

Esto afectó el autotransformador de Barranca, lo cual, a su vez, causó una interrupción en el servicio de la planta Arenal-Corobicí-Sandillal, en Guanacaste, una de las más importantes generadoras de energía para todo el país.

Hasta ayer por la noche los ingenieros del ICE no conocían la causa que produjo el desperfecto. Entre otras razones, barajaban la posibilidad de trastornos climatológicos, la caída de algún árbol y hasta actos vandálicos, según dijo Quesada.

Karen Asch, vocera de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), dijo que cálculos preliminares de esta empresa estiman en 153.000 los clientes que resultaron afectados con el apagón.

Entretanto, en el ICE no se atrevieron a hacer estimaciones de este tipo. El Centro de Control de Energía solo reportó que un 60 por ciento del territorio se quedó sin luz. En cuenta comunidades como Río Claro de Golfito; Liberia y Cañas, en Guanacaste; Alajuela y las regiones norte y sur del país. Solo Limón se libró del apagón pues, según explicó Quesada, tiene una línea independiente de transmisión de energía.

Retorno a la normalidad

Un sondeo realizado por La Nación comprobó que el desperfecto eléctrico causó algunos contratiempos en el área metropolitana.

Quienes más se vieron perjudicados con esta interrupción del fluido eléctrico fueron los bancos y aquellas empresas que brindan sus servicios apoyados por sistemas de computación.

Este fue el caso de la sucursal del Banco Crédito Agrícola de Cartago, ubicada frente al Parque Central de San José, que se vio obligada a suspender la atención a sus clientes mientras duró la falla.

Igual suerte corrió la Agencia de Viajes 2.000, donde se quedaron sin sistema de cómputo, y la empresa Torneca, que tuvo problemas con la atención al cliente.

La mayoría de los centros comerciales resolvieron los inconvenientes con plantas eléctricas propias, con lámparas de emergencia, o, simplemente, con la luz natural que entraba en sus establecimientos.

Y el tránsito, donde se hubiera esperado grandes contratiempos, no mostró ninguno que no fuera controlable, según Huanelgue Gutiérrez, director de Operativos de la Dirección de Tránsito.



© 1997. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr


Ediciones Anteriores: