La Nación Digital
San José, Costa Rica.
Domingo 14 de diciembre, 1997


El País
El Mundo
Deportes
Viva
Revista Dominical
English & Weather
Opinión
Elecciones 98
Economía & Negocios
En Forma
Ancora
Zurquí






Portada
La Nación Digital





FUTBOL:TEMPORADA 97-98
Guía del Campeonato



FUTBOL:TEMPORADA 97-98
Calendario inicial
Estadísticas
Así se jugará
Las nuevas reglas


GRANDES DE CENTROAMERICA
Así va el torneo



ELIMINATORIAS FRANCIA 98
CONCACAF
Suramerica


TRICOLOR EN LA COPA DE ORO
Los grupos y el calendario



FUTBOL:TEMPORADA 96-97
Estadísticas finales


FUTBOL:TEMPORADA 96-97
Anuario del Campeonato


ESPECIAL
50 años en el deporte


TIEMPOS DE SELECCION
Fascículos 1 al 12



FIFA
Página en Internet




JUEGA DIGIGOL


Noticias de Deportes:

Luchador. Luis Galagarza (en la acción, ante el exflorense Paulo Wanchope) volvió al futbol el año pasado, tras superar problemas con licor. Ahora su alejamiento es definitivo.

Un guerrero de luces y sombras

Luis Galagarza deja atrás 15 años de futbol, convencido de que puede dar más


Franklin Castro Ramírez
Corresponsal de La Nación

Puntarenas. Cuando el pasado miércoles Luis Enrique Víquez Galagarza se despidió oficialmente del deporte federado, en una noche porteña de estrellas y luna plateada, su mente viajó hacia el pasado para rememorar las épocas de gloria y sufrimiento en las cuales lo acompañó un balón de futbol.

Su fuerza, entrega y juego en extremo corajudo, al filo de la navaja, fueron su estilo, porque siempre brindó mucha seguridad al mediocampo de cada uno de sus equipos. Pero fuera del mismo, los vicios y los malos amigos -según confiesa- acabaron con su matrimonio y condicionaron su vida a una terrible dependencia por ingerir licor.

Ahora, a los 34 años, con un carácter más mesurado y maduro, el corpulento personaje se siente realizado y quiere reconstruir su existencia.

Para ello, no oculta hablar de su gris pasado, porque sabe que las épocas de penuria le sirvieron de enseñanza; para retomar sus deseos de volver a jugar y, tras retirarse en un amistoso entre el Puntarenas glorioso de 1986 y el actual equipo (este último ganó 6 a 0), para forjar un mañana mejor.

Inicios difíciles

Símbolo de la garra y el pundonor, la historia de Víquez Galagarza comenzó hace casi tres décadas, cuando se divertía con el balón a los 7 años, en la pequeña canchita de gramilla alta y marcos hechos de bambú y guácimo, que pertenecía a la escuela Julio Acosta García, de Paquera, Puntarenas.

Fue su padrastro, Domingo Mingo Camareno Camareno -ya fallecido-, quien le regaló sus primeros tacos de futbol. "Ese día estaba loco de alegría. No sabe cuánto se lo agradecí. Me duraron una eternidad, porque los cuidaba mucho y me daba lástima gastarlos".

En las cercanías del estadio Lito Pérez, el mismo escenario que lo despidió del futbol profesional, Galagarza participó a los 10 años en el campeonato escolar del circuito, en el que logró campeonizar y obtener el título de goleo, bajo la dirección de Efraín Payín Bosques, su primer manejador.

Su ascenso, luego, fue vertiginoso. Pasó del Colegio de Paquera al equipo menor Paquira, hasta que Alvaro León Trigueros, entonces presidente de Puntarenas, lo llamó a la división de promesas, en 1981.

Ese mismo año ascendió a la Primera División y debutó en Limón, pero su mayor recuerdo fue cuando integró la Selección Juvenil, en 1982, porque fue la principal atracción goleadora en el NORCECA de Guatemala.

Luis Enrique asistió también a la Olimpiada de Los Angeles 1984, en la que participó en la gesta por el gran triunfo sobre el campeón mundial Italia (1 a 0). Contribuyó, además, al campeonato de su amado Puntarenas, durante la convincente campaña de 1986; sin dejar de lado que, por lo general, fue figura que sobresalió siempre por su regularidad en muchos domingos de futbol.

Pero el capítulo negro de su vida se cumplió cuando cayó en las garras del alcoholismo, su peor enemigo. Esos años, entre 1988 y 1995, los recuerda como tiempos de fiestas, de sufrimiento permanente por llevar una vida bohemia, que lo llevó a cavar su propio calvario, perder su familia y hasta dejar el deporte.

"Fue una etapa difícil, porque tenía problemas de todo; pero seguía en el futbol, porque me entregaba a fondo y siempre hallaba una excusa para que me perdonaran. Yo era importante en el equipo.

"Cuando me casé, creí que había conseguido todo y me volví irresponsable. Pero, gracias a Dios, me recuperé al tomar la decisión de dejar el licor en el retiro. Ya para entonces había perdido el hogar y la gente que me debió ayudar más bien me querían hundir; eso me dio coraje para salir adelante".

Según confesó, logró salir del trance por la ayuda del Creador; de su madre, Elizabeth Galagarza; de su padrasto, Mingo Camareno; de Alfonso Molina, el esposo de su hermana; y de Ricardo Sardina García, su mejor amigo en el futbol. "Mis metas se me han ido cumpliendo y seguiré luchando para poder algún día ver a mis hijos salir adelante como profesionales".

Galagarza pensaba jugar un año más. No se sentía acabado. Pero el director técnico, Rodrigo Kenton, no le brindó la ocasión que él esperaba; apenas 18 minutos, cuando ingresó de cambio ante Carmelita, el pasado 28 de setiembre.

"Estoy satisfecho porque ya me retiré, pero porque creo que puedo dar más al futbol. Ustedes se preguntarán: ¿por qué me retiro? Cuando a uno no se le toma en cuenta, uno realmente se decepciona... es algo muy triste".

La decisión ya está adoptada: Galagarza no piensa volver a jugar, pese a que sí le interesa continuar ligado al Municipal Puntarenas, como gerente deportivo. Para lo cual, planea recibir cursos de mercadeo y administración deportiva, sin olvidar su deseo por concluir sus estudios en educación física.

Se despidió en una noche porteña de estrellas y luna plateada, con poca afición, aunque rodeado de sus compañeros de ayer y hoy. Esta es la historia de Luis Enrique, un hombre que subió a lo más alto y cayó a lo más profundo, pero que supo levantarse de las cenizas... un legado de gran valor.

* Colaboró en esta información Rodrigo Calvo Castro, redactor de La Nación


El personaje

Gustavo Retana Ch.
Colaborador de La Nación

  • Nombre completo: Luis Enrique Víquez Galagarza.

  • Edad: 34 años. Nació el 15 de agosto de 1963, en Barrio El Carmen, Puntarenas.

  • Peso y estatura: 87 kilos y 1,83 metros.

  • Padres: Carlos Luis Víquez Jiménez y Elizabeth Galagarza Calderón.

  • Estado civil: Divorciado. Padre de 3 hijos: Luis Edgar (12 años), Adriana (8) y Carlos Enrique (5).

  • Clubes: Puntarenas (monarca en 1986 y subcampeón en 1982 y 1983), San Carlos y Guanacaste, en Primera División; y Puntarenense, en Segunda (subcampeón en 1994).

    Selecciones: Juvenil (1982), olímpica (1984) y mayor (1985). Participó en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 84 y en el Premundial de México 86. Acumuló 4 juegos internacionales de clase A.

  • Debut oficial: Jugó los 90 minutos del partido entre Limón y Puntarenas (1 a 1), en el estadio Juan Gobán, el domingo 25 de octubre de 1981.

  • Primer gol: Sucedió en el Estadio Nacional, el miércoles 15 de diciembre de 1982, cuando a los 15 minutos venció al arquero Marco Antonio Rojas, en el juego entre Saprissa-Puntarenas (1 a 1).

  • Ultimo partido oficial: Participó durante 18 minutos, al ingresar de cambio por Mauricio Gutiérrez, a los 72', en un partido contra Carmelita (1 a 1), en el Estadio Nacional, el 28 de setiembre pasado.

  • Récord en Primera: en Puntarenas, 1981, 2 partidos, 0 goles y 0 expulsiones; 1982, 13-1-1; 1983, 40-2-1; 1984, 30-0-1; 1985, 33-4-1; 1986, 33-1-2; 1987, 32-2-0; 1988, 11-0-0; 1991, 36-1-1; 1992, 22-0-1; 95-96, 2-0-0; 96-97, 23-0-2; 97-98, 1-0-0; en San Carlos, 1989, 18-1-0; en Guanacaste, 92-93, 9-0-0.

  • Total (15 campañas): 305 partidos, 12 goles y 10 expulsiones.


    © 1997. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr


    Ediciones Anteriores:


  • *