Lea además

Tabla de posiciones Primera División

Felicidad tardía

Maletas de esperanza

Infantil crea dudas

El pressing financiero




Portada


Centro América


Opinión


Cartas


Deportes


Revista Dominical


Ancora


Economía & Negocios


Zurquí


Servicios


Area Comercial


English


El Tiempo


Archivo
(búsqueda)



Correo a La Nación

La Nación
Jueves 20 de febrero, 1997

Edición Electrónica. San José, Costa Rica
Ediciones anteriores

Costa Rica 5 - Venezuela 2

Poco a poco

  • La mano de Horacio Cordero comienza a sentirse en la Tricolor
Fabio Vega
Redactor de La Nación

Que el 5 a 2 no se llame engaño. Abultado, inspira confianza. Señala una luz en el camino de un nuevo proceso que poco a poco revela los resultados de una variante sistemática en la estructura del seleccionado tricolor.

Los cinco goles de anoche no se deben a la casualidad. Sus deficiones obedecen a cinco entrenamientos ensayados en el espacio reducido de pequeñas sociedades, bloques y jugada con balón parado.

Horacio Cordero, técnico argentino, sumó su primera victoria, convincente en la mira táctica, principalmente en la red y en la evaluación de un mediocampo que rindió sus frutos.

Si nos remontamos al gol de Allan Oviedo debemos rendir tributo a las jugadas que antecedieron a la anotación, sobre todo el funcionamiento rotativo, de cara al área, de Rónald Chaves, encendido ayer en su creación, con libertad de movimiento y visión al marco frente al área enemiga. Chaves provocó la jugada devuelta por el travesaño, recuperada por Gerarld Droumond y servida a Oviedo.

Buen paso

Costa Rica crece y va con buen paso a su objetivo de jugar con precición y sincronía en espacios reducidos, pero siempre con la vista al frente.

Los bloques y cobertura móviles por los costados con Austín Berry y Hárold Wallace, al primer toque, dieron profundidad a la tricolor, y sus balones al área llevaron claridades, una veces sin definir por la buena actuación del portero César Baena.

En este juego contra Venezuela -un buen rival que práctica el mismo estilo de futbol orientado al pressing- el trabajo de campo dio frutos, porque si ante Eslovaquia se sembró la semilla, anoche en el Rosabal Cordero, se recogió la primera cosecha.

La aplicación de los fundamentos tácticos con balón parado se alinearon al rendimiento colectivo, con futbol ordenado de la cintura hacia arriba y con chispazos intermitentes en zaga. Allí requerimos de ajustes que solo con partidos de fogueo, y mucho trabajo en la cancha, lograremos solucionar.

El suramericano Gerson Díaz clavó el 1 a 1 por uno de esos parpadeos, al tomar el central Alexánder Echenique una pelota en profundidad, que encontró descalonada a la defensa por el carril izquierdo, donde Berry estaba adelantado y con movimiento de marca Marín quedó desequilibrado. Una acción similar sucedió en la segunda conquista venezolana de Osvaldo Palencia. Nuevamente mal parados en la marca en zaga escalonadada.

La goleada de la Tricolor nace por los ensayos con pelota estacionada. Con pocas horas de trabajo, Mauricio Solís concretó un pase de Chaves. No podía fallar en su disparo de media distancia en el 2 a 1.

Gerald Droumond cerró con éxito, el 3 a 1, con un contrataque planificado, al ganar la de fondo Oviedo en un rompimiento de juego de Berry, orientado por el carril derecho. Luis D. Arnáez concretó el 4 a 1, en un tiro de esquina ensayado con González, al cabeceo, al segundo palo en busca del anotador. Luego vendría el tanto de Palencia (4 a 2) , y cerraría Oviedo, el oportunista, el 5 a 2, en un disparo de Joaquín Guillén, de mediadistancia, como variante para romper una defensa reforzada. Eric Lonis demostró su agilidad y hace más competitiva la titularidad en el marco. Los dos goles inatajables y ese es el riesgo y precio por pagar cuando no hay sincronía para jugar el fuera de juego.

Las variantes, principalmente de Norman Gómez, Guillén y Mauricio Wright, llegaron a complementar un trabajo aceptable en la colectividad ordenada, en la que es necesario ajustar en la zaga e insistir con más amplitud por los carriles.

Avanzamos con paso firme, lento pero seguro. Poco a poco tomamos forma y ahora habrá que esperar la llegada de los repatriados para afinar la ofensiva, última línea que evaluará Cordero, el próximo 9 de marzo, frente a Camerún.


Allan Oviedo, gigante en la red. Su pundonor y entrega es muestra de que reclama una oportunidad para ser titular. El venezolano, José Vallenilla sufrió en la marca.

*


Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr