Lea además

Tabla de posiciones Primera División

Horacio y sus hombres

La magia del movimiento

Como león enjaulado

Letargo morado

Cabezazo vencedor

A galope en su época

Pedales de aventura




Portada


Centro América


Opinión


Cartas


Deportes


Revista Dominical


Ancora


Economía & Negocios


Zurquí


Servicios


Area Comercial


English


El Tiempo


Archivo
(búsqueda)



Correo a La Nación

La Nación
Lunes 10 de marzo, 1997

Edición Electrónica. San José, Costa Rica
Ediciones anteriores

Costa Rica 5 - Camerún 0

Mesura, por favor, mesura

  • Que el potencial de la Tricolor no nos obnubile
Roberto García H.
Para La Nación


Ficha técnica

    • Costa Rica: Hermidio Barrantes 7; Hárold Wallace 8, Rónald González 8, Luis Marín 6,5, Austin Berry 8,5; Wílmer López 8, Benjamín Mayorga 8, Mauricio Solís 8, Rónald Chaves 6,5; Allan Oviedo 8, Paulo Wanchope 9. D.T.: Horacio Cordero.
    • También: Joaquín Guillén, Oscar Ramírez, Gérald Drummond, Norman Gómez y Javier Delgado.
    • Camerún: Jeukam 4; Ebot 5, Oben 5, Elong 6, Etchi 6,5; Mukwele 7, Thangó 7,5, Epallé 5, Kima 7; Etougou 6,5, Etoo 7. D.T.: Henry Depiraux.
    • También: Mabongue, Oyié, Kom.
    • Arbitraje: Rodrigo Badilla 9; Adrián Varela, Erick Mora.
    • Goles: 1 a 0 (22'): Paulo Wanchope, asistencia de Wílmer López. 2 a 0 (38'): Paulo Wanchope, asistencia de Wílmer. 3 a 0 (43'): Paulo Wanchope, asistencia de Wallace. 4 a 0 (54'): Austin Berry, asitencia de Rónald Chaves. 5 a 0 (66'): Austin Berry, de tiro libre.
    • Motivo: Juego de fogueo, rumbo a Francia 98.
    • Estadio: Ricardo Saprissa, San Juan de Tibás. 11 a.m.

Camerún no es lo que en la jerga popular se define como un paquete. No obstante, el plantel africano anduvo lejos, muy lejos, del felino indomable que derrochó cadencia y garra en su pasado de gloria.

Destaquemos las virtudes de Costa Rica y alimentemos la fe porque tenemos con qué enfrentar a México. Que nadie dude de las tenazas de Hermidio (o de Lonnis), del liderazgo de Rónald, el capitán; del talento del Carraco (o de Jafet), de la proyección de Wallace... ¡Que nadie lo dude!

Ante el furor del norte, la raza del Indio; frente al orgullo azteca, la clase de Wílmer, la prestancia de Solís, el fervor de Austin Berry. ¿Y adelante? Paulo-veneno, Allan-obrero... ¡Y tenemos a Medford!

Menudo problema para el manejador nacional; ayer, Allan demostró categoría. Y el domingo próximo, Hernán será insustituible. ¡Bendito dilema!

Cinco a cero para vestir la abundancia. Victoria clara e inobjetable. Mas, mesura, por favor, mesura.

Si Hermidio Barrantes no recibió ningún remate importante, quiere decir que Africa no afiló sus lanzas. Además, en la línea de cuatro, Luis Antonio dudó un par de veces sobre el filo de la navaja. En ocasiones, los defensores lucieron magníficos y coordinados, y Hermidio se comportó en varios lances como el arquero-líbero que necesitamos.

¿Entonces? ¡Hilos de esperanza! Sin revuelo de campanas.

Tres, Paulo; dos, Berry

Inicio promisorio. Allan generó el primer chance cuando madrugó al arquero y la pelota se perdió por centímetros. Después impactó el palo largo.

Desde el arranque, Costa Rica impuso respeto y condiciones. Las reglas del juego orientaron el perfil de una dinámica inalterable: ofensiva costarricense, trinchera de Camerún. Al 22, un pase magistral del Patito López ubicó a Paulo César en la boca del gol. Y ya sabemos de lo que es capaz. Uno a cero.

Habilitado otra vez por Wílmer, el goleador conquistó el segundo, al 38. Y al 43, la saeta de ébano rubricó su actuación con el tres a cero que clausuró el primer lapso.

Tras el descanso, Wílmer sacó sobre la raya un balón que "bañó" a Hermidio. Los nuestros se repusieron y la iniciativa continuó siendo el patrimonio de Costa Rica.

Camerún mostraba poco. Algunos trazos de Kima, las insinuaciones de Etoo y la movilidad de Tchangó, emergían en intervalos para acusar al menos la tímida presencia de un sparring sin motor y sin respuestas.

Berry llegó a los mecates al aprovechar un rebote del arquero, tras un misil raso del Carraco Chaves. Y el mismo Austin cerró las cifras con un auténtico obús de tiro libre, al minuto 66.

Este fogueo previo a la prueba de fuego del próximo domingo permite valorar virtudes y, más relevante aún, afinar la esperanza. Los haberes son significativos. Recordemos: la jerarquía de Rónald, la velocidad por las bandas, la vocación de Mayorga, la presencia de Solís, la proyección certera de un Paulo letal...

Sin embargo, alerta. Por favor. ¡Alerta! El tono esmeralda de Camerún se tornaría pálido si pretendiéramos compararlo con el verde encendido de la tradición azteca.


Pesadilla. Cada vez que pisó el área de Camerún, los africanos sufrieron. Paulo Wanchope los trajo de vuelta y media y anotó tres goles. Chope acosa; Ebot sufre.


Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr