La Nación Digital
San José, Costa Rica.
Lunes 5 de mayo, 1997.


El País
Centro América
Deportes
Viva
Revista Dominical
English
Opinión
Elecciones 98
Economía & Negocios
En Forma
Ancora
Zurquí





Portada
La Nación Digital





Centenario
Teatro Nacional


La Nación: 50 años







Cartas

El tiempo

Tiras cómicas

La Gaceta en breve

Obituario

Servicios

Galería Comercial

Archivo Digital

Correo a La Nación

Teléfonos de Emergencia






Hernán Medford posa con su hija Rashany y la camiseta número 17, con la que consiguió el gol número 100 de su carrera en febrero pasado.


Se fue la 17

  • Hernán Medford se despidió del Pachuca con un gol

    Olman Mora
    Colaborador de La Nación

    Fue su amiga fiel, su compañera durante tres temporadas en el Pachuca. Estuvo con él en momentos de gloria y pena, recogió su sudor y su entrega, lo cubrió en sus cabalgatas hacia la meta rival.

    Pero la camiseta 17 del Pachuca no acompañará más a Hernán Medford, ni a ningún otro jugador del equipo tuzo, pues la directiva hidalguense dispuso, en febrero pasado, separar ese número de la nómina.

    Y Hernán no podía menos que rendirle tributo en la despedida a esa compañera inigualable, que le permitió volver a los primeros planos del futbol internacional.

    "Retirar la númeración 17 de las filas del Pachuca, donde nunca más, nadie, la podrá utilizar, es un homenaje a Hernán Medford, quien durante tres años le ha dado un valor significativo", dijo Jesús Martínez, presidente del Pachuca.

    Andrés Fassi, director técnico de ese club, añadió que más que un homenaje, es un honor haber tenido en sus filas a uno de los mejores delanteros del futbol mexicano.

    "Medford se merece esto y mucho más, es un chico que le ha abierto las puertas a muchos costarricenses, la camiseta con la número 17 quedará con nosotros al igual que su corazón; hoy por hoy, Medford será recordado no solo por su futbol, sino por ser el primer jugador de Pachuca al que se le retire su numeración", manifestó Fassi.

    Por su parte, Medford dijo "estar agradecido por el homenaje. Cuando un futbolista deja de vestir los colores de una institución, su mejor recompensa es salir con la cara en alto, y el premio lo da su afición con aplausos. Y si encima retiran su número, es prueba de que lo efectuado deja una huella mucho más profunda".

    Medford dijo que la número 17 en su espalda "no es un agüizote", sino que la viste simplemente por un cariño que viene desde que llegó al Saprissa hace más de diez años.

    "No estoy seguro, pero creo que fue Santanita (Israel Santana, utilero de ese entonces) quien me entregó la camiseta 17. Ese número lo porté durante los cuatro años que estuve en Saprissa", destacó el jugador.

    Tras salir del Saprissa, no volvió a usar ese número, en los clubes para los que fichó: Dynamo Zagreb (Yugoslavia), Rapid de Viena (Austria), Rayo Vallecano (España) y Foggia (Italia). Ni siquiera la usó en la Selección. Pero en México se la ofrecieron y no desperdició la oportunidad. Ahora la historia del Pachuca tendrá en sus libros el nombre de un costarricense, Hernán Medford, quien a partir de ayer dejó de vestir los colores tuzos.


    Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr




    Ediciones Anteriores: