La Nación Digital
San José, Costa Rica.
Viernes 4 de diciembre, 1998


El País
Sitios especiales
El Mundo
Deportes
Viva
Revista Dominical
Opinión
Economía & Negocios
Archivo Digital
Ancora
Tiempo Libre
En Forma
Zurquí







Portada
La Nación Digital



Si tiene alguna sugerencia o comentario sobre esta noticia, escriba a nuestros redactores.




Obituario

La Gaceta en breve

Diario Oficial La Gaceta

Sitios de Costa Rica

Cartas

Servicios

Archivo Digital

Tiras cómicas

SuperSite

Correo a La Nación

Teléfonos de Emergencia



Noticias de El País:

CONGELADA
Lacsa sería la afectada por la degradación de categoría. No podría aumentar vuelos hacia Estados Unidos.

Informe de FAA sobre Costa Rica es negativo

País resignado a degradación

Gobierno no intentará más negociación con organismo de EE. UU.


Hazel Feigenblatt
Redactora de La Nación

Costa Rica se resignó a sufrir la pérdida de la categoría de seguridad áerea de uno a dos por parte de la Agencia Federal de Aviación Civil de Estados Unidos (FAA, siglas en inglés). Así lo reconoció el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez.

"Hemos tratado de tener un segundo aire, pero yo lo daría totalmente por descartado. Cuándo nos lo digan (representantes de la FAA), no sé, pero nos lo van a decir", comentó a La Nación.

"No estamos haciendo gestiones. La reunión (el martes pasado de la embajada costarricense con la FAA) era para averiguar si se hacían gestiones, pero la conclusión es que no dan más tiempo."

Ello se debe a que en Costa Rica no hay capacidad para certificar la calidad del personal y el mantenimiento relacionado con la seguridad aérea porque la Dirección General de Aviación Civil no cuenta con la organización adecuada.

Además, las leyes de aeronavegación son obsoletas, y, durante varios años, el país se comprometió a eliminar estos problemas, pero no cumplió sus promesas.

Por esos motivos el informe del organismo estatal norteamericano, dedicado a controlar la seguridad de las naves que salen e ingresan a Estados Unidos, arrojó resultados negativos, los cuales ameritan la baja de categoría.

Incluso, en la última visita los inspectores reconocieron recientes logros. "No obstante, el informe negativo ya se había emitido en agosto", reveló el Ministro.

Consecuencias

"Es el Estado el que tiene problemas; no estamos cumpliendo ni con la organización ni con la técnica para supervisar a la línea aérea nacional. Pero, por castigarnos a nosotros, castigan a la línea, que sí reúne todos los requisitos internacionales, con una excepción mínima (no precisada)".

Lo anterior por cuanto, mientras en categoría uno se permiten vuelos sin restricciones a las empresas locales del país calificado, en la dos no se les permite ampliar la cantidad de vuelos ni el número de destinos y se da una supervisión estricta por parte de inspectores estadounidenses.

En el caso costarricense la afectada es Líneas Aéreas Costarricenses S.A. (Lacsa), única empresa de esta nacionalidad pues, a pesar de su alianza con Taca, Estados Unidos la sigue considerando costarricense. Las demás que visitan al país continuarán normalmente con sus actividades comerciales.

Lo que viene

Las soluciones propuestas a los problemas empezaron a ponerse en práctica hace varios meses cuando asumió la Dirección de Aviación Civil el piloto Miguel Ramos. De acuerdo con él, varios equipos de especialistas elaboran guías técnicas y reglamentos, algunos ya en práctica.

También se redacta el proyecto de una nueva ley de navegación áerea por enviarse al Congreso en el actual período de sesiones extraordinarias y del cual se espera un trámite de dos o tres meses sin mayores tropiezos.

"En seis meses no podemos garantizar lo que Estados Unidos haga, pero sí deberíamos estar capacitados para decir que tenemos una nueva organización política y técnica de la aviación civil. Creo que técnicos de la FAA van a seguir viniendo a investigar periódicamente", comentó Méndez.

En cuanto a las categorías de la FAA, el grado uno es para quienes cumplen con todo; el dos, para quienes irrespetan parte de la normativa de seguridad aérea internacional, y el tres, para quienes prácticamente rompen con lo pactado. "Esa posibilidad está descartada en nuestro caso", afirmó Méndez.



© 1998. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr


Ediciones Anteriores: