La Nación Digital
San José, Costa Rica.
Jueves 22 de enero, 1998


El País
El Mundo
Deportes
Viva
Revista Dominical
English & Weather
Opinión
Elecciones 98
Economía & Negocios
En Forma
Ancora
Zurquí






Portada
La Nación Digital





FUTBOL:TEMPORADA 97-98
Guía del Campeonato



FUTBOL:TORNEO DE INVIERNO
Calendario inicial
Estadísticas finales
Así se jugará
Las nuevas reglas


GRANDES DE CENTROAMERICA
Así va el torneo



ELIMINATORIAS FRANCIA 98
CONCACAF
Suramerica


TRICOLOR EN LA COPA DE ORO
Los grupos y el calendario



FUTBOL:TEMPORADA 96-97
Estadísticas finales


FUTBOL:TEMPORADA 96-97
Anuario del Campeonato


ESPECIAL
50 años en el deporte


TIEMPOS DE SELECCION
Fascículos 1 al 12



FIFA
Página en Internet




Noticias de Deportes:

SE DEFIENDE. Carlos Rodríguez, en dos juegos, ha demostrado que tiene condiciones suficientes para integrar la Selección. Samuel Caballero lo marca en esta acción.

¡Reprobados!

Después de la inspiración, el mundo dio un giro inesperado y la Tricolor se derrumbó: un 4 a 1 injustificable


Olman Mora
Redactor de La Nación

Nicoya, Guanacaste. ¿Adónde fue el buen futbol del primer tiempo? Ese adiós le costó ayer a Costa Rica la derrota más cara ante Honduras en toda su historia.

Cuatro a uno en casa, en pleno camino a la Copa de Oro. Panorama: oscurísimo.

A los catrachos les bastó orden en el mediocampo, presión en los distintos sectores y letales cambios de juego, en los que siempre pillaron distraída a la zaga tica.

Ayer, frente a un rival calificado en el área como lo es Honduras, Costa Rica evidenció que aún está lejos de alcanzar un nivel aceptable para competir en un torneo de la talla de la Copa de Oro.

¿Sería más honesto el retiro? Los dirigentes deberían responder.

El primer tiempo mostró ayer a la Selección Nacional con una adecuada agrupación en el mediocampo. Un dúo para el aplauso, compuesto por Carlos Rodríguez -¡qué bien que ha jugado- y Roy Myers, complementó muy bien la labor de Luis Diego Arnáez.

Pases oportunos y un buen ritmo caracterizó el futbol del combinado tico en el primer período. En este lapso, un autogol de Alfredo Morales, al minuto 9, le permitió a los visitantes adelantarse en el marcador.

Costa Rica, fruto de ese fervor con que encaró el cotejo en este tiempo, logró el empate tan solo un minuto después, en una acción bien hilvanada entre Arnáez y Rodríguez. Uno a uno, y la Tricolor daba indicios de mejoría.

El cielo, a esta altura del partido, lucía despejado. Un azul profundo se reflejaba en el ánimo de los aficionados. De la promesa, pasamos al sufrimiento.

Desplome

Desactivado el dúo entre Roy y Rodríguez y con una Honduras muchísimo más atenta al desarrollo del encuentro, Costa Rica empezó a dejar grietas en los distintos tramos de la cancha. Sobrevinieron, entonces, las angustias.

Un pase al solitario Presley Carson puso en ventaja a los catrachos. A Carson le bastó un remate cruzado, imposible para Ricardo González.

El aguacero estaba por llegar en medio de la calurosa noche, amenizada por la comparsa pampera que había llenado de optimismo los corazones de los nicoyanos. ¡Noble afición! Esa nobleza, sin embargo, resultó insuficiente para que la Tricolor mantuviese el orgullo en pie.

La presión de los catrachos afixió al mediocampo creativo de los ticos, y toda aquella picardía que había dispuesto los ánimos de los hinchas se desvaneció como por arte de magia. ¿Qué quedó? Un equipo desordenado, fácil de controlar y, peor aún, muy vulnerable.

Un penal, inexistente, decretado por el árbitro Rodrigo Badilla -al 62'- le hubiera facilitado a Costa Rica el empate, pero Milton Flores paró bien el remate de Arnáez y la verdad del futbol se volvió a imponer.

Lo que vino después fue dolor y acertijos. Dudas por doquier. En la zaga. En el mediocampo. Impensable hablar del ataque porque ayer la Selección salió sin delanteros, con un jugador en punta -Rodríguez- y con otro como apoyo -Myers- el combinado nacional pretendió sorprender. Ojalá el experimento quede allí, como un mal recuerdo. Nada más.

Al 65', un cabezazo de Samuel Caballero estableció el 3 a 1. ¿Adónde fue el buen futbol del primer tiempo? Su marcha condujo a la Selección al abismo.

Con el 4 a 1, anotado por Wílmer Velásquez, la goleada opacaba aquel cielo de azul profundo que los aficionados reflejaban en sus ánimos, y la soledad entró a reinar en los dominios de la Tricolor.

Examen reprobado. Caída severa ante el rival más enconado del área. Horinzonte gris y futbol mutilado. La Selección pasó del arranque inspirado a la humillación.


Costa Rica 1- Honduras 4

  • Costa Rica: Ricardo González; Luis Marín , Alexánder Madrigal , Alfredo Morales, Trino de la O, Jervis Drummond; Kénneth Baltodano, Luis Diego Arnáez, Wálter Centeno, Roy Myers, Carlos Rodríguez. D.T.: Rolando Villalobos.

  • Cambios: Hárold Wallace, por Trino (55'); Wílmer López por Centeno (58'); Steven Bryce, por Baltodano (77').

  • Honduras: Milton Flores; Basilio Zapata, Hernaín Arzú, Arnold Cruz, Merlin Membreño; Cristian Santamaría, Amado Guevara, Samuel Caballero, Alex Pineda; Presley Carson, Wílmer Velásquez. D.T.: Miguel Company.

  • Cambio: Gregorio Serrano, por Pineda (80').

  • Arbitraje: Rodrigo Badilla, asistido por Luis Fernando Torres y Vinicio Brenes.

  • Goles: 0-1 (9'). Autogol de Alfredo Morales. 1-1 (10') Luis Diego Arnáez. 1-2 (52'). Presley Carson. 1-3 (68'). Wílmer Velásquez. 1-4 (82'). Wílmer Velásquez.

  • Estadio: Chorotega de Nicoya, 8 p.m.


© 1997. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr


Ediciones Anteriores:


*