La Nación Digital
San José, Costa Rica. Jueves 25 de junio, 1998.


Jueves 25 de junio, 2:35 p.m. (hora local)

Donativo de Holanda para fomento sindical


Agencia ACAN-EFE

San José. Holanda firmó hoy en San José un convenio por dos millones de dólares con la oficina regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que por tres años fomentará la organización y la libertad sindical en Centroamérica, especialmente de las mujeres que trabajan en zonas francas y empresas de ensamblaje.

"Se trata de un proyecto revolucionario en el sindicalismo en Centroamérica", declaró Ian Chambers, director para América Central, Panamá y República Dominicana" de la OIT.

Chambers suscribió junto con el embajador de Holanda, Henricus Gajantaan, el convenio por dos millones de dólares, otorgados por la nación europea para el proyecto "Redefinición de "desarrollo" para las mujeres trabajadoras del sector de la maquila (empresas de ensamblaje) en los espacios de negociación local, nacional y regional".

En Centroamérica, el sector de la maquila genera un cuarto de millón de empleos, entre el 25 y el 30 por ciento del empleo industrial, y el 90 por ciento de los puestos de trabajo son ocupados por mujeres.

Pese a constituir una importante fuente de empleo de mano de obra, la OIT advirtió que en la maquila se presentan situaciones de bajos salarios y labores "nocivas para la salud, o expone a las mujeres a abusos y hostigamientos".

"Las mujeres en esos centros de trabajo tienen muy pocas oportunidades para reivindicar su situación, pues en general, no existe libertad para ello, y por otro lado, tampoco han logrado desarrollar su capacidad propositiva", según la OIT.

Chamber explicó que lo que pretende el proyecto es "que se reconozca ese poder, como mano de obra", que tienen las mujeres que se emplean en la maquila y se respeten sus derechos.

Recordó que los ministros de Trabajo de Centroamérica han reconocido que no existe extraterritorialidad en las zonas francas y maquilas y por lo tanto, lo primero es defender la dignidad de las personas a un empleo que le asegure el respeto de sus derechos.

La salvadoreña Amanda Villatoro, secretaria de Política Sindical y Educación de la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT), destacó el aporte millonario de Holanda, y afirmó que la organización sindical, irrespetada en algunos países centroamericanos, no constituye una amenaza que "ahuyente a los inversionistas".

"Por el contrario, si se respetan los derechos sindicales tanto locales como internacionales suscritos por los gobiernos, "habrá paz social", que es el mejor clima para la inversión "al establecer reglas claras en las relaciones entre capital y trabajo", señaló.

Chambers comentó que lo que se busca es una concertación sobre derechos sindicales entre trabajadores, gobiernos y empresarios mediante procesos de concertación.

La OIT respalda la organización de los trabajadores en sindicatos de la empresa privada pues los países tendrán mejores oportundiades de atender los desafíos de la globalización, declaró Chambers.

Recordó que muchos empresarios y gobiernos se cuidan de eventuales sanciones internacionales por el irrespeto de libertades sindicales o condiciones laborales no adecuadas.

Edición periodística: Adriana Quirós Robinson, redactora de La Nación Digital.

Si desea que La Nación envíe todos los días información de última hora a su correo electrónico, confirme su interés a la dirección aquiros@nacion.co.cr




Este material tiene derechos reservados © y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. ®. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr