La Nación Digital
San José, Costa Rica.
Domingo 28 de junio, 1998


El País
El Mundo
Deportes
Viva
Revista Dominical
English & Weather
Opinión
Economía & Negocios
En Forma
Ancora
Zurquí







Portada
La Nación Digital







Cartas

Anuncios Económicos

El tiempo

Tiras cómicas

La Gaceta en breve

Obituario

Anuncie en La Nación

Suscríbase a La Nación

Galería Comercial

Servicios

SuperSite

Sistema de búsqueda

Correo a La Nación

Teléfonos de Emergencia



Noticias de El País:

SIN PRINCIPES. Jorge Luis Villanueva en su bufete, en la ciudad de Cartago, donde conversó con La Nación.

Habla sobre su posición en el PLN

Villanueva marca su paso

Se considera el mejor preparado para dirigir fracción


William Méndez G.
Redactor de La Nación

Miró en sus adentros antes de contestar; pensó en silencio y frunció el ceño.

Luego, el diputado del Partido Liberación Nacional (PLN) Jorge Luis Villanueva Badilla no titubeó en reconocer su amistad con el presidente de la Asamblea Legislativa, el socialcristiano Luis Fishman, y dejó aflorar su distancia con el jefe de fracción verdiblanca, Ricardo Sancho.

Esos no fueron los únicos elementos picantes que reveló el tres veces parlamentario, el pasado jueves, en su despacho, en la Casa Rosada del Congreso.

En tono afable, no dudó en afirmar que, por su experiencia y edad, era la persona más apta para ser jefe de fracción del PLN en este primer año y no escondió su malestar por la lentitud con que trabaja el Parlamento.

El siguiente es un extracto de la conversación con el político:

Ayer y hoy

-¿Podría citar diferencias entre quienes fueron sus compañeros de fracción y los de ahora?

-Sí; encuentro diferencias marcadas. Entre 1966 y 1970, tenía un jefe muy experimentado; un hombre de alto nivel intelectual, que era Fernando Volio. De 1982 a 1986, fue una bancada deslucida por algunos compañeros que abusaron de su función de diputados y se les acusó en los tribunales por el uso de las partidas. La actual fracción está por verse todavía y puede llegar a ser buena.

"Cuando estuve la primera vez no había oficinas; era una sola oficina para todos. No existían asistentes y uno lo tenía que hacer todo. En la segunda fracción, sí había apoyo, pero ahora hay apoyo total pues aquí hay asistentes para todo.

"El diputado lo que tiene que hacer es tratar de identificarse con lo que le dicen sus técnicos o sus asesores identificarse con él y entonces ir al plenario a decir lo que sus asesores le escriben o dicen, y en eso, no entro yo."

-¿Cuál ventaja encuentra en la Asamblea de hoy?

-La ventaja que le veo ahora es que aquí lo hacen todo. Aquí se lo estudian a uno todo.

-¿Puede un congresista alegar ignorancia sobre un tema?

-No puede porque aquí se lo hacen todo. Aquí hasta los discursos se pueden hacer. Hay muchos diputados que llegan a leer los discursos que le han hecho los asesores, que son bastantes, y a quienes hay que darles trabajo.

-Los diputados actuales ¿son políticos o tecnócratas?

-Yo creo que todavía no son muy políticos, y tecnócratas, tampoco. Hay políticos más o menos, y estudiantes de política, los demás. Están en todas las categorías: agricultores, hombres que han sido funcionarios de la administración y están aprendiendo de política.

Al interior del PLN

-Podría decirnos las cualidades de sus compañeros.

-No se han manifestado en dos meses. He notado una gran preocupación por estudiar. Lo más importante que debe hacer un diputado es estudiar. Aquí al bateador se le echa de ver. Pueden ser exposiciones brillantes, pero no son el resultado del estudio, sino el resultado de facultades que tiene para hacer buenos discursos.

-¿Qué opina de su jefe de fracción del PLN, Ricardo Sancho?

-Cumple su función.

-¿Debió haber sido usted el jefe de fracción del PLN?

-No me hubiera gustado. Creo que en la primera oportunidad la persona que debió haber sido... Es que, no; la única persona que tenía experiencia en esto en cuestiones parlamentarias era yo.

"A mí no me hubiera gustado serlo, pero el primer jefe de fracción es el que hace una fracción, es el que hace un diputado, es el que va señalando un derrotero, haciendo que se distingan los diputados en diversos sectores. Esa es la admiración que le tuve a Fernando Volio.

"El -Volio- era un padre de familia para los integrantes de su fracción. Los orientaba; les decía a los diputados en dónde tenían que ir a estudiar (...) Eso no opera mucho ahora. Un jefe de fracción puede ser muy bueno, pero el hecho de no ser el mayor de edad no le da legitimación y no permite que él legitime a otros.

"Nosotros somos obedientes; yo soy obediente de una fracción, pero no siento que me legitime el actual jefe de fracción. Sin embargo, lo obedezco, como integrante de la fracción en todo lo que me mande."

-¿Usted es la persona con más experiencia en esta Asamblea?

-Creo que sí, al hablar de la experiencia en la cuestión pública y del momento en que hay que hablar y callar. Es muy fácil hablar en un parlamento, pero muy difícil saber quedarse en silencio en determinado momento, y en eso puedo ser más experto que los demás.

-¡Algunos de sus compañeros dicen que usted es algo gruñón!

-No me conocen. Jamás he gruñido. He respondido con el silencio a muchas cosas. Yo casi nunca hablo en la fracción. Hablo solo cuando lo considero necesario o cuando alguien no ha dicho lo que yo pensaba decir.

Fishman e investigación

-¿Qué opina de Luis Fishman?

-Luis es muy amigo mío. Está aprendiendo a ser presidente de la Asamblea. En ese aprendizaje ha tenido uno que otro error, entonces se le echa de ver.

"Cuando el aprendizaje esté completo para ser presidente y director del debate no participante, puede llegar a ser un buen presidente. El tiene capacidad para hacerlo.

"Pero hasta ese momento, como director de debate, que no es actor, ni participante todavía no es un buen presidente. Desgraciadamente ha tenido que participar y defenderse de muchas cosas, y eso le resta autoridad."

-Usted me decía que obedece a la fracción. ¿Qué pasó con la Comisión de Narcotráfico?

-Yo tengo mis conceptos; voy y los emito; llego a mis conclusiones; si tengo oportunidad, voy y las digo. En la Comisión de Narcotráfico, yo tengo mis conceptos. Hay cosas en las que yo he opinado y, por eso, digo que si lo que yo pienso no es acogido por la fracción y la fracción toma una determinación, yo tengo que someterme al dictado de la fracción porque pertenezco a un grupo y ese grupo es de un partido, y yo soy del partido y soy del grupo y me cuesta mucho ser discrepante aún cuando no renuncio a mi discrepancia en cualquier momento.

-Usted está en la Comisión de Narcotráfico, es una persona amiga de Fishman y si tuviera que dar un dictamen en su contra... ¿Qué pasaría en ese caso? ¿Sería disidente de la bancada?

-Yo soy amigo de Platón, pero soy más amigo de la verdad.

-¿Existen las diferencias con la fracción?

-No las conozco; yo no las tengo. No estuve en la elección del jefe de fracción y algunos compañeros me dijeron que si hubiera asistido se habría cambiado la votación. Creo que estaba en algo más importante, de carácter familiar, que escoger un jefe de fracción.

-¿Reconoce tener discrepancias con la fracción en el caso de Fishman?

-Tengo discrepancias con todo el mundo. La discrepancia es una cuestión muy importante, de carácter democrático; no hay democracia sin discrepancia.

"Lo importante no es que las discrepancias subsistan, sino que estas terminen en convergencias y ellas se logran mediante la votación. Se vota; entonces es la mayoría la que manda. Ahí se acaban las discrepancias, o sea, no soy un discrepante permanente, lo soy hasta que la democracia decida la discrepancia.




Instantáneas

Se le pidió a Jorge Luis Villanueva que respondiera con la primera idea que surgiera al escuchar los siguientes temas, y este fue el resultado:

Partido Liberación Nacional: "Hay que hacer un proceso de resurrección."

Luis Gerardo Villanueva: "Es hijo mío; ¿Qué puedo decir de él? Me parece excelente, extraordinario, ha escalado posiciones muy altas, se ha distinguido por su participación; para eso no necesito ser su padre para reconocerlo."

Partido Unidad Social Cristiana: "Como partido no existe."

Ricardo Sancho Chavarría: "Un excelente muchacho."

Su peor pesadilla: "Toda la política es una pesadilla."

José María Figueres: "Nos hizo arriar banderas que eran muy nuestras, como la bandera de la nacionalización de los depósitos bancarios. El arrió esa bandera que era la de su padre, eran las banderas del PLN, y él las arrió."

Luis Fishman: "Es un excelente amigo. Ha hecho carrera profesional. Se incorporó en política desde muy joven. Creo que en esa época participaba con él en cuestiones deportivas. En esa época, siendo él muy joven, me solicitaba consejos en política y aunque no soy consejero se los daba y le fue resultando bien."

Su último libro: "Noticia de un secuestro, de Gabriel García Márquez, y Afrodita, de Isabel Allende."

Miguel Angel Rodríguez: "Es un académico, un intelectual. Ahora se distingue por ser un poco más tolerante de lo que era y si sigue por ese paso de tolerancia podría ser un buen presidente."



© 1998. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr


Ediciones Anteriores: