La Nación Digital
San José, Costa Rica.
Lunes 29 de junio, 1998


El País
El Mundo
Deportes
Viva
Revista Dominical
English & Weather
Opinión
Economía & Negocios
En Forma
Ancora
Zurquí







Portada
La Nación Digital







Cartas

Anuncios Económicos

El tiempo

Tiras cómicas

La Gaceta en breve

Obituario

Anuncie en La Nación

Suscríbase a La Nación

Galería Comercial

Servicios

SuperSite

Sistema de búsqueda

Correo a La Nación

Teléfonos de Emergencia



Noticias de El País:

Jesús Emilio Escobar:
Una de sus principales aficiones aquí fueron las apuestas en las peleas de gallos.

Migración le otorgó residencia en 1996

Tío de Escobar vivió aquí

Compró terreno en urbanización de Santa Ana


Ronald Moya Chacón
Redactor de La Nación

Un tío del extinto capo colombiano, Pablo Escobar Gaviria, exjefe del Cartel de Medellín, vivió con su familia en Costa Rica entre noviembre de 1993 y octubre de 1997.

Se trata de Jesús Emilio Escobar Fernández, de 66 años, quien residió durante esos años en la urbanización Los Laureles, San Rafael de Escazú.

El rastro de Escobar, su esposa y tres hijos se perdió en octubre del año pasado, en momentos en que su presencia en Costa Rica era investigada por la Policía de Control de Drogas (PCD), del Ministerio de Seguridad Pública.

La investigación seguida a Escobar Fernández y su parentesco familiar con Escobar Gaviria -muerto a tiros en una persecución policial, el 6 de diciembre de 1993- fue confirmada en abril de este año por el director de la PCD, Allan Solano Aguilar, previa consulta de este diario.

Solano, quien prefirió no revelar detalles de las pesquisas, dijo que desde que Escobar Fernández desapareció la policía se mantiene a la espera de nuevos datos. "El expediente está semiarchivado" precisó.

Una certificación de la Dirección General de Migración y Extranjería, solicitada por este matutino, precisó que Escobar ingresó a Costa Rica, procedente de Chile, el 19 de noviembre de 1993, con su esposa -Blanca Leyda López Aguirre- y sus hijos, Christian Emilio, (8 años), Steven (6 ) y Stefanía(3).

Esta entrada se produjo cinco meses después de que otros siete familiares de Escobar Gaviria y un amigo cercano fueron expulsados del país por orden del entonces ministro de Seguridad Pública, Luis Fishman, el 26 de junio de 1993.

El 16 de abril de 1996, el Consejo Nacional de Migración autorizó la residencia a Escobar Fernández en una sesión presidida por la entonces viceministra de Seguridad Pública, Laura Chinchilla Miranda.

Chinchilla, titular de Seguridad Pública entrre 1996 y 1998, aseguró el viernes anterior que la residencia se otorgó una vez que se verificó que Escobar había cumplido los requisitos de ley.

Añadió que en ese momento desconocía el parentesco familiar de Escobar Fernández con Pablo Escobar Gaviria y que si alguien del Consejo Nacional de Migración lo supo, no lo dijo.

En la solicitud de residencia, Jesús Emilio Escobar señaló: "Soy persona de solvencia moral y económica, y solicito vivir en Costa Rica para educar a mis hijos en un país pacífico y estable".

El 19 de mayo, la oficina de prensa del Ministerio de Seguridad Pública informó de que la residencia otorgada a Escobar Fernández se encuentra vencida desde el 16 de abril.

Confirman parentesco

La Nación tuvo acceso a una carta que Allan Solano le envió el 5 de mayo a Laura Chinchilla en la cual confirma las pesquisas seguidas en este caso.

En la nota le informa que tuvieron conocimiento de la presencia de Escobar en nuestro país a partir del 24 de julio de 1996, como producto de otras investigaciones.

Agregó: "Durante las investigaciones pudimos enterarnos de que el señor Escobar Fernández es tío paterno del extinto traficante Pablo Escobar Gaviria".

Sin embargo, le advierte que las pesquisas no arrojaron elementos que mostraran que Escobar tuvo vínculos con alguna modalidad del narcotráfico.

Solano comunicó que el 11 de agosto de 1997, Escobar Fernández ingresó de Panamá, en el vuelo 110 de COPA, con el pasaporte CC3320606.

Adujo que a la policía se le informó que salió del país, pero que no se ha podido corroborar la fecha.

Un día antes de dejar su cargo, el 7 de mayo, Chinchilla remitió la nota de Solano a Roberto Carazo, director a.í. de Migración en ese entonces.

Chinchilla le pidió solicitar mayor información a las autoridades colombianas sobre Escobar Fernández, "con el objeto de que la misma sea valorada previo a renovar su residencia."

Paradero incierto

Un documento expedido por la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, el 25 de enero de 1996 -incluido en el expediente migratorio de Escobar- lo acreditó como productor de café en los municipios colombianos de Andes, Betania y Heliconia.

El 15 de mayo anterior, este diario contactó por teléfono a Francisco Monsalve, funcionario de la Federación, quien dijo ignorar si Escobar se halla en esa nación suramericana.

Se le preguntó si conocía algún número de teléfono al que se le pudiera llamar, pero su respuesta fue negativa.

Monsalve añadió que en la guía telefónica de Colombia no figura un número a nombre de Jesús Emilio Escobar Fernández.

La presunción

La policía presume que Escobar se vino a Costa Rica para evitar persecuciones que sufrían los familiares de Pablo Escobar por enemigos del Cartel de Medellín.

Según supo este diario, entre julio de 1996 y agosto de 1997 los agentes antidrogas vigilaron su casa al tiempo que sus teléfonos fueron intervenidos por orden judicial.

Además, siguieron sus pasos a diferentes partes del país, principalmente a San Ramón, Palmares y Naranjo, donde aparentemente tenía amistades.

Escobar y su esposa constituyeron una sociedad el 29 de mayo de 1996, según consta en el índice notarial de la abogada Leda Iris Salvatierra Cubillo. La sociedad no se llegó a inscribir en el Registro Público.

Salvatierra, quien figuró como apoderada residente de Escobar, explicó que la pareja colombiana contrató sus servicios para asuntos migratorios y la constitución de la sociedad.

Según aseveró, desde muchos meses desconoce el paradero de dicha familia.

Dos meses después de que se le otorgó la residencia, Escobar compró un lote de 1.112 metros cuadrados en el Parque Valle del Sol, al oeste de Santa Ana -San José-, con la idea de construir su casa. Esto ocurrió el 11 de junio de 1996.

El inmueble quedó inscrito en el Registro Público bajo el número 420506, a nombre de Jesús Emilio Escobar Fernández y su esposa, Blanca Leyda López Aguirre.

El precio de venta fue de ¢12.306.338 que Escobar pagó en efectivo a la compañía vendedora.

El gerente general de esta, quien prefirió que no se revelara su nombre, declaró que Escobar tenía planeado construir una vivienda en ese terreno, pero que de un momento a otro no volvieron a saber de él.

Buscando la residencia

Estos son los pasos que siguió Jesús Emilio Escobar Fernández para obtener la residencia costarricense:

  • 13 de junio de 1995: Solicita una certificación de antecedentes judiciales al Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia .

  • 28 de setiembre de 1995: Berta Briales Martínez, jefe de la División de Identificación del DAS, certificó que Jesús Emilio Escobar Fernández, con la cédula 3 320 606, no tenía asuntos pendientes con las autoridades judiciales o de la policía de Colombia.

  • 28 de noviembre de 1995: Escobar solicita la residencia a la Dirección General de Migración para él, su esposa e hijos.

  • 26 de enero de 1996: La cónsul de Costa Rica en Medellín, María Claudia Jaramillo, solicitó al Consejo Nacional de Migración estudiar la posibilidad de otorgar la residencia a Escobar y su familia.

  • 16 de abril de 1996: El Consejo Nacional de Migración concede la residencia a Jesús Emilio Escobar Fernández.

    Fuente: Expediente 1249-96. Dirección General de Migración y Extranjería.



    © 1998. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr


    Ediciones Anteriores: