La Nación Digital
San José, Costa Rica.
Domingo 22 de noviembre, 1998


El País
Sitios especiales
El Mundo
Deportes
Viva
Revista Dominical
Opinión
Economía & Negocios
Archivo Digital
Ancora
Tiempo Libre
En Forma
Zurquí







Portada
La Nación Digital



Si tiene alguna sugerencia o comentario sobre esta noticia, escriba a nuestros redactores.





La Gaceta en breve

Obituario

Sitios de Costa Rica

Cartas

Servicios

Archivo Digital

Tiras cómicas

SuperSite

Correo a La Nación

Teléfonos de Emergencia



Noticias de El País:

BUSCANDO PLATILLA. Francisco Núñez, de La Catira de Guatuso de Alajuela, se trajo el trapiche de la casa para hacer jugo de caña y venderlo, de manera que pudiera pagar el viaje de regreso a su tierra luego del desfile de boyeros.

Música boyera para unos pocos



Pablo Bulgarelli
Redactor de La Nación

Alegres canciones inspiradas en el boyero y su quehacer diario se perdieron en las butacas vacías del Gimnasio Nacional, donde se realizó ayer por la tarde el I Festival de Música Boyera y Campesina.

Muy poco público se acercó para presenciar el espectáculo, que se unió a las actividades de la segunda entrada de los santos y desfile nacional de boyeros que se realiza hoy.

Aproximadamente 45 cantautores de todo el país se inscribieron para participar en el certamen, pero, al final, tan solo fueron 15 los que concursaron con sus canciones, coplas y retahílas.

Según Angela Ulibarri, organizadora de la actividad, el objetivo del festival es "rescatar la música boyera y campesina", y, aunque en esta ocasión el público no respondió, tal vez desanimado por el fuerte aguacero que cayó, la idea es que se convierta en una tradición.

La labor de juzgamiento de cada pieza estuvo a cargo de los conocidos músicos nacionales Eladio Jara, María Mayela Padilla, Solón Sirias, Rafa Pérez y Guillermo Montero.

Mientras el festival se llevaba a cabo en el Gimnasio Nacional, el costado este del Estadio Nacional era testigo de una inusual actividad.

En ese sector, Francisco Núñez y su familia instalaron tiendas de campaña y un trapiche de bueyes. La singular escena llamó la atención de algunos de los mojados visitantes que la tarde de ayer pasearon por el parque metropolitano La Sabana.

Quico Carretero -apodo de Francisco- fue el primer boyero en llegar a la capital para el desfile de hoy. El, su esposa, sus tres hijos y los colegas Chichi Madrigal y Carlos Murillo, arribaron el miércoles en la noche procedentes de La Catira de Guatuso de Alajuela.

En total, tuvieron que viajar ocho horas en camión con todo y bueyes y trapiche. Por cierto que este último lo trajeron con la idea de ponerlo a trabajar, hacer jugo de caña y venderlo, de manera que el dinero que ganaran les sirviera para pagar los ¢35.000 que les costará el viaje de regreso.

Sin embargo, según Francisco, la venta no anduvo nada bien debido a las fuertes lluvias que cayeron los últimos tres días. No obstante, no perdía la esperanza de que anoche, durante el rezo a Santa Cecilia y la noche boyera, la venta mejorara.

El desfile de boyeros sale hoy, a las 9 a. m., de la estatua de León Cortés, en La Sabana, y toma por el Paseo Colón y la avenida segunda hasta el Parque Central.



© 1998. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr


Ediciones Anteriores: