La Nación Digital
San José, Costa Rica.
Miércoles 16 de septiembre, 1998


El País
Ediciones especiales
El Mundo
Deportes
Viva
Revista Dominical
Opinión
Economía & Negocios
En Forma
Ancora
Tiempo Libre
Zurquí






Portada
La Nación Digital



ESPECIALES
La Nación Digital en Francia 98
Historia de los mundiales
50 años en el deporte
Tiempos de Selección
Anuario del Campeonato 96-97
Estadísticas del Campeonato 96-97


LIGAS DEPORTIVAS

FIFA
Página oficial

NBA
Página oficial

GRANDES LIGAS
Página oficial





Noticias de Deportes:

LLANTO DE CORAJE.
Mauricio Montero no pudo contener la emoción de su despedida del futbol y lloró a lágrima viva, tras emprender la tradicional vuelta olímpica.

Tributo al Caudillo

Emotiva despedida de Mauricio Montero, el último ídolo del futbol costarricense


Rodrigo Calvo Castro
Redactor de La Nación

Su pelo largo, desordenado por el viento, y el vigor de sus piernas, entraron a escena. El robusto físico que le dio la naturaleza, cayó del cielo y salió del helicóptero, en el centro del campo de juego, y el público citado en el estadio Alejandro Morera -con un 90 por ciento de su capacidad- estalló de felicidad.

No era para menos. El reloj marcaba las 12:46 p. m. Era el comienzo del tributo merecido para el último gran caudillo del futbol costarricense: Mauricio Montero Chinchilla. Este guerrero inclaudicable, símbolo de la entrega y el sacrificio, con un corazón de león, se presentaba así con orgullo y humildad a su última batalla en el deporte que tanto ama.

Minutos antes, el espectador se contagió de emoción al instante en que el locutor oficial, Róger Ajún, anunciaba por los altavoces su arribo en aeronave, en una mañana gris, de temperatura agradable. Nada de eso importaba en este nublado mediodía, pese a que el terreno de juego estaba fangoso y denotaba que la lluvia pertinaz caída horas antes, atentó contra su estabilidad.

El árbitro, Rónald Cedeño, paralizó su cronómetro al minuto 31 de un duelo discreto entre la Liga y Atlético Bucaramanga de Colombia, que estaba 1 a 1, para dar paso al homenaje merecido a este hijo de la tierra, jornalero desde los ocho años, que en el futbol se batió siempre contra la adversidad y los prejuicios, y sacó a relucir la mentalidad de un ganador ejemplar.

Minutos inolvidables

El sentimiento de retribución a su ejemplo tesonero de campesino auténtico relucía por todos lados. "Humildad en la grandeza" era el mensaje que se dejaba leer en el marcador electrónico, que continuaba con un enorme "Mauricio Montero" y su número "20", que ya ingresó con letras de oro a la mejor historia de la Liga Deportiva Alajuelense.

En las gradas, sobresalían las banderas de los 12 clubes del país, para evidenciar que su paso por el futbol no fue en vano y contagió de admiración a todas las aficiones, mientras que, en el sector norte, el sonoro cántico de La Doce, nos enfundía de melancolía: "¡Chunche, Chunche... ya se va!"

Y en el campo, los escasos 14 minutos que nos regaló, estuvieron conjugados de sabiduría y de su acostumbrado coraje. Mostró un juego preciso e inteligente para servir el pase al compañero mejor ubicado o para corregir una mala ubicación de Hárold Wallace, que al 34' se fue innecesariamente al ataque, luego de un tiro desviado de Jorge León.

Y como fiera de la cancha, hizo lucir mal los intentos colombianos de Freddy Guirán, Orlando Ballesteros, Lucio España y Miguel Montañéz, con elegantes gambetas y hasta barridas salvadoras. Esto nos hizo rememorar aquellas famosas entradas para contener al ya fallecido delantero argentino, Juan Gilberto Toro Funes, precisamente en su debut con la Liga, hace 11 años, en la inolvidable final por la Copa Interamericana de 1987.

Todo pasa, todo queda... La frase no es nueva, pero resuena en el corazón del costarricense que quiere y admira a este hombre fortachón, buena gente, que siempre fue honesto en el terreno y entregó ayer su última gota de sudor, como lo hizo siempre en cada presentación suya, en los últimos 18 años.

Su magia contagiante, producto de su carismático proceder, enloqueció a los presentes, cuando el sol apareció en el firmamento por primera ocasión para que diera la vuelta olímpica, una vez que el primer tiempo finalizó empatado a un gol y todo el estadio situó su mirada en lo que haría Mauricio, en medio de la música de mariachis y las palmas de sus miles de seguidores.

Lo más emotivo del acto sucedió ante los niños que dirigirá en la escuela de futbol de la Corporación Pipasa, cuando tomó en sus manos la camiseta rojinegra, con su ya inmortal número 20, y la besó con sentimiento por un buen rato. Y culminó su ceremonia de agradecimiento tirándose al barro, para besar el terreno de juego que tantas veces lo acompaño en su exitosa trayectoria.

Un homenaje emotivo y bien organizado por la Liga. Llanto de hombría y el puño en alto, en señal de despedida. La contienda prosiguió su trámite y Geovanny Hidalgo la despidió, con un derechazo que puso a la Liga a ganar, 3 a 2, como reflejo de que era la mejor forma de despedir y premiar a este gran ídolo, que no va más. Su carrera en las canchas acabó con honor.

¡Hasta pronto, querido Chunche, nunca te olvidaremos!


La ultima batalla

ALAJUELENSE 3 BUCARAMANGA 2

  • Alajuelense: Ricardo González (Erick Lonnis, al 31') (González, al 46'); Hárold Wallace (Crístian Aguilar, al 79'), Ríchard Mahoney (Mauricio Montero, al 31') (Mahoney, al 46'), Austin Berry y Carlos Castro (Evaristo Contreras, al 31') (Castro, al 46'); Hárold López (Geovanny Hidalgo, al 63'), Luis Diego Arnáez (Luis José Herra, al 71'), Wilson Muñoz (Oscar Ramírez, al 31') (Muñoz, al 46') y Jorge Iván León; Josef Miso (David Diach, al 46') y Martín Montagna. D. T.: Juan Martín Mugica.

  • Bucaramanga (Colombia): José F. Castañeda (Sergio Picón, al 62'); Manuel Galarcio, Paulo Casquete (Alfredo Nieto, al 72'), Miguel Montañéz y Alfonso Romero; Emir González, Lucio F. España, Julián González (Luis López, al 72') y Diego F. Pizarro; Freddy Guirán y Orlando Ballesteros. D. T.: Carlos Mario Hoyos.

  • Goles: 1 a 0 (1'): Josef Miso. 1 a 1 (18'): Lucio F. España. 2 a 1 (64'): Wilson Muñoz. 2 a 2 (70'): Miguel Montañéz, penal. 3 a 2 (89'): Geovanny Hidalgo.

  • Arbitros: Rónald Cedeño, asistido por Gerardo Lobo y José Fabio Barrantes.

  • Motivo: Juego de despedida de Mauricio Montero Chinchilla.

  • Estadio: Alejandro Morera Soto, Alajuela.


    © 1998. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr


    Ediciones Anteriores:


  • *