LN Suplementos La Nación Digital Patrocinador de La Nacion Digital
San José, Costa Rica. Domingo 30 de mayo, 1999
Nacionales
Deportes
Viva
Internacionales
Opinion
Economia & Negocios
Suplementos
Especiales
English
Cartas

La Nacion Digital

Si tiene alguna sugerencia o comentario sobre esta noticia, escriba a nuestros redactores.

Ganadores Concurso Digigol

Juegue Digigol

Especial de UNCAF

Campeonato 98-99

Derby County

Fútbol Guatemala

Grandes Ligas

FIFA

NBA

Especiales

La Nación Digital en Francia 98

Historia de los mundiales

50 años en el deporte

Tiempos de Selección

Anuario del Campeonato 96-97

Estadísticas del Campeonato 96-97

Noticias Nacionales:

FESTEJO ROJO.
Esteban Valencia (7) acaba de vencer a Erick Lonnis y festeja su conquista con Marcelo Salas. Chile se ponía 2 a 0. Foto Abraham Marquez, diario Ultimas Noticias de Chile, exclusiva para La Nación.


Lejos, muy lejos...

Costa Rica denotó su falta de trabajo y cayó por goleada


Paul Tanner
Para La Nación

Concepción, Chile. Ensayo con deuda. Números rojos en el libro de haberes de la selección tica. Boceto de equipo, pero nada más. Chispazos sin continuidad, que no alcanzaron para darle de comer a la ilusión.

Eso fue Costa Rica anoche aquí. Un equipo muy lejos todavía de la consolidación. Sin contundencia, sin patrón definido... Con algunas individualidades dignas de mención, como el portero Lonnis, a pesar de su error capital en el tercer gol chileno; o ese buen proyecto de jugador que es Steven Bryce. Pero nada más.

El resto apenas cumplió. Se dejó abrumar por la propuesta de Chile, sencilla, pero efectiva. Marca agresiva para ganar la pelota, en piernas de Villaseca y Acuña; administración del balón con sentido, vía Esteban Valencia y David Pizarro; y mucho desequilibrio arriba, con Marcelo El Matador Salas y Pedro González.

Este último, figura de la Universidad de Chile, sostuvo un encendido duelo con Lonnis, que el tico ganaba con propiedad -le robó tres goles con desvíos providenciales y achiques salvadores- hasta que erró en una mala salida y el ariete no vaciló en enviar a la red.

El juego

Costa Rica saltó a escena con algunas variantes en la nómina, respecto del equipo que conquistó la Uncaf en marzo pasado. Así, en el corazón del área, Maximilian Peynado llegó con la misión de anular a Salas, tarea engorrosa y difícil, porque Marcelo se movió por todo el frente de ataque, y, además, bajó continuamente al medio, a construir juego.

Ello confundió a Maxi, quien no logró anticiparlo. El Matador lo encaró una y otra vez con pelota dominada y Peynado no aplicó su acostumbrada agresividad, quizá porque muy temprano recibió tarjeta amarilla, por falta ruda a Pizarro, y se llenó de dudas.

Cordero, su apoyo en la zaga central, puntuaba bien en el partido, pero no acertó en un cierre que derivó en el 1 a 0. La pelota vino lanzada desde el medio por Pizarro, Víctor intentó la barrida y no atinó, Salas la tocó con la punta del botín a Acuña, quien decretó la apertura cuando se jugaban 44 minutos.

En el complemento, llegó Mauricio Garita por el errático Jervis Drummond, y luego Solís, Gérald y Campos, pero la historia no cambió.

Chile jugó a placer, porque nadie en el mediocampo tico -ni Solís, ni Trino ni Fonseca- le plantó oposición a la dinámica y juego con sentido de Pizarro y Valencia.

Para complicar la situación, adelante no hubo respuestas. Wanchope prolongó sus malas noches con la Selección. No picó, no encaró, no se sintió en el partido. Y Fonseca tampoco tuvo la claridad de otros partidos, porque se desgastó a la caza de esos balones que andaban sin propietario en el medio, y que muy pocas veces ganaron Solís y De la O.

Y cayeron las demás conquistas. Primero fue Valencia, de zurdazo al 59, tras una jugada de pared en el vértice derecho del área costarricense con Salas, y luego González, de cabeza, al 79, en el error impensado del hasta entonces solvente Lonnis.

Solo Bryce intentó torcer el destino del partido, con su futbol desequilibrante, generoso en amagues y piques al claro, que forzó a los defensores chilenos a la falta como último recurso para frenarlo.

Costa Rica debió retirarse del partido con un gol a favor, cuando un potente remate de Gómez surcó la línea de sentencia del arco de Tapia, mas un defensor repelió. El árbitro Guido Agustín Aros no atendió el reclamo de los centroamericanos y el 3-0 no se alteró.

Costa Rica vino a Concepción a cosechar experiencia y se la llevó. La goleada puso en evidencia que le falta trabajo, ritmo y continuidad.


Chile 3 - Costa Rica 0



Mail a Webmaster Economicos Servicios Envie un fax Archivo Digital

Patrocinador de La Nacion Digital


© 1999. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr