LN Suplementos La Nación Digital Patrocinador de La Nacion Digital
San José, Costa Rica. Lunes 25 de diciembre, 2000
Nacionales
Deportes
Viva
Internacionales
Opinion
Economia & Negocios
Suplementos
Especiales
English
Cartas

La Nacion Digital
Mapa del sitio

Si tiene alguna sugerencia o comentario sobre esta noticia, escriba a nuestros redactores.

Noticias sobre los diferentes entrenadores de la Selección Nacional

Vídeos de Claudia en 200 y 400 libre (medalla bronce en ambas)

Olimpiadas Sidney 2.000

Especial Ciclismo y triatlón

Natación

Atletismo: 100 metros

Gimnasia artística

Calendario eliminatorias Concacaf

Campeonato futbol 2000-2001

Juegos Nacionales Pococí 2000

Eurocopa 2000

Ganadores Digigol 2.000

Sitio Copa Oro 2000

Página oficial de la Liga Deportiva Alajuelense

Página oficial del Deportivo Saprissa

Vídeos Costa Rica en Italia 90

Vídeos de Claudia Poll en Atlanta 96

100 años de deportes: Guía a los 10 Fascículos

Manchester City

Fútbol Guatemala

Grandes Ligas

FIFA

NBA

Especiales

Historia de los mundiales

Noticias Nacionales:

REMEMBRANZA. En San Pablo de Heredia, Fernando Macho Montero revivió con La Nación la gesta de su gol decisivo contra Guatemala, en un juego de desempate hace 21 años. "Siempre guardé resentimiento con la Federación de Futbol, porque nunca recibí un homenaje o un premio por aquel golazo que hice en El Salvador", sostuvo el exjugador.


El último salvador

Fernando Macho Montero, protagonista del anterior desempate con Guatemala, sugiere un juego sin errores para el 6 de enero en Miami


Rodrigo Calvo Castro
rcalvo@nacion.co.cr
Redactor de La Nación

San Pablo de Heredia. Cuando Fernando Macho Montero se elevó más que los zagueros guatemaltecos y de un certero cabezazo anotó el gol de Costa Rica para un triunfo histórico hace 21 años, su nombre quedó grabado en los libros del futbol nacional.

Todo fue preciso en aquel recordado minuto 84. El centro del lateral Nelson Bastos, desde la derecha, y la obra implacable del disciplinado goleador florense, que abrió de par en par el sueño tico de avanzar a sus primeros Juegos Olímpicos: Moscú 1980.

Se registró el 26 de agosto del 79, en el estadio Cuscatlán, en una ciudad y país (San Salvador, El Salvador), que ilustró de la mejor forma su acción "salvadora".

Los diarios lo mostraron alzado en hombros por los aficionados, con una camiseta grabada con la palabra "Salvador", a su llegada al aeropuerto Juan Santamaría.

"Aquella vez, Dios me escogió para que yo fuera el salvador... A Él se lo agradezco, porque todo se mueve según sea su volantad".

El recuerdo del Macho Montero, acerca de su gesta anotadora de hace 21 años, lo trajo al presente con motivo del último juego de desempate de Costa Rica hacia un torneo mundial, igual a los que disputó en 1961 y 1968.

Su experiencia resulta, entonces, valiosa para los actuales pupilos de Alexandre Guimaraes, que sostendrán un nuevo duelo extra el próximo 6 de enero contra Guatemala, para definir al sexto clasificado de la región para la hexagonal final al Mundial 2002.

Convencidos de ganar

"Muchas veces nos creemos superiores, porque jugamos en Europa o México, y dentro de la cancha no lo demostramos. Pero a Miami hay que ir positivamente y convencidos de ganar... de lo que son, de lo que tienen y de lo que valen", sostuvo Montero.

El choque eliminatorio, agregó, invita "a poner todo" en el campo, para sacar el resultado con "esfuerzo, sacrificio y cabeza fría".

Luego trajo a colación la frase de que "los goles son errores", para mencionar que el encuentro frente a los chapines, se debe asumir con la menor cantidad de fallos en el sector de retaguardia.

"Recibir un gol es fatal en este tipo de juegos. Hay que procurar no equivocarse, sobre todo la defensa y el portero. Tienen que ser los más correctos del equipo".

Puntualizó que Guatemala mantiene un futbol técnico parecido al tico y no es tan agresivo como el de Honduras y El Salvador.

"Tenemos la ventaja de que el juego será en campo neutral y el ambiente será diferente, porque muchos ticos apoyarán en Miami. Ganaremos 2 a 0", pronosticó.

Pasado y presente

El exjugador, de 52 años, resultó máximo goleador del torneo 1974 (19 tantos) y fue anotador de las dos dianas con que Herediano celebró ante Puntarenas el título de 1978, tras 17 años de espera.

Su carrera registra tres cetros locales con los rojiamarillos y uno centroamericano de la Fraternidad, con el Platense salvadoreño.

Desde que dejó el futbol hace casi 15 años, trabaja con Recope, en el área de distribución de la sección de transportes, en la subestación de La Garita, Alajuela.

Aún se resiste a dejar el futbol. Sigue la búsqueda de los goles con los veteranos del Herediano, San Rafael de Heredia y Recope, pese a que sufrió dos lesiones graves...

Casi pierde el brazo izquierdo en un juego en Puerto Viejo y en otro le fracturaron tres costillas y tuvo un derrame interno.

"Creo que mi vida terminará en una cancha de futbol", concluyó Macho Montero con firmeza.


Perfil de verdugo

Fernando Montero Mata

Edad: 52 años. Nació el 1° de noviembre de 1948, en Limón.

Padres: Emilio y Consuelo ( ya fallecidos); sus ocho hermanos son Emilia, Alicia, Flora, Julio, Cecilia, Rodrigo, Leonor y Griselda.

Familia: Casado con Francini Soto Arguedas y padre de cuatro hijos: Karol (23 años), Fabián (20), Fabricio (19) y Fabiola (14).

Reside en: Urbanización La Amelia, de San Pablo de Heredia.

Equipos donde jugó: Volante de Limón FC (1969-70 y 1982) y Cartaginés (1971-72); y delantero de Herediano (1973-82); Platense, El Salvador (1975); Municipal, Guatemala (1981); Jade East Dinamos, Suráfrica (1983); El Carmen de Alajuela (1983-84); Las Águilas (1985) y Spain Soccer Club (1986), Estados Unidos.

Logros: Tres títulos con el Herediano, en 1978, 1979 y 1981. Campeón goleador nacional con 19 anotaciones, en 1974.


"El gol de mi vida"

San Pablo de Heredia. Aquel inolvidable gol que le anoté a Guatemala, en El Salvador, que era el tercero entre ambos países por la eliminatoria olímpica a Moscú 80, cambió en forma definitiva mi historia en el futbol costarricense.

Sin alardear, entré a la inmortalidad deportiva ese 26 de agosto de 1979, porque aún hoy, 21 años después, toda la gente se acuerda de ese tanto. "¡Qué golazo aquel en El Salvador!", es lo primero que me dicen cuando me reconocen en la calle. Es un recuerdo muy bonito, que ellos guardarán para toda la vida.

Llegamos presionados al juego de desempate, aunque la verdad nos sentíamos muy confiados, porque en los partidos anteriores (una victoria chapina, 2 a 1, y un triunfo tico, 1 a 0), habíamos medido las capacidades y creíamos que habíamos sido superiores a ellos.

Sin embargo, esa serie y, en especial, el juego en el estadio Cuscatlán, se nos complicó por exceso de confianza y porque Guatemala demostró que las distancias se habían acortado y que el repunte de su futbol era una realidad en la cancha.

Ambiente en contra

El ambiente estuvo en nuestra contra. Por las cuatro horas de distancia de Guatemala a San Salvador, el estadio estaba colmado de chapines, que fueron apoyados por los salvadoreños. Apenas había como 1.000 ticos en los graderíos.

Nuestro himno fue rechiflado y no nos dejaron terminarlo. Esto, en lugar de atemorizarnos, nos llenó de rabia, fuerza y coraje para el reto.

El juego se presentó muy cerrado, con alternativas en ambas porterías. El portero de ellos, Hermenegildo Pepp Castro, me atrapó –con una elasticidad increíble– un cabezazo que llevaba sello de gol, a solo dos metros de distancia, cuando se encontraba sobre la línea de meta.

El partido parecía que iba a terminar 0 a 0, hasta que vino la jugada del gol. Nelson Bastos ejecutó una falta por la derecha. Cuando él me vio, hizo un centro curveado. Yo piqué y le "robé la espalda" al defensa (Miguel Ángel Cruz), que se quedó parado y no se fijó que yo venía.

Por suerte le pegué un frentazo con potencia y arquero Pepp ni se percató del tiro, que le cambié a su izquierda. Cuando vio la bola, ya era tarde. Ni reaccionó: se quedó parado y lo que hizo fue caer de rodillas, para golpear el suelo.

El estadio se enmudeció. Los pocos ticos no se aguantaron y saltaban con algarabía. Mientras, yo cumplía con la promesa que le había hecho a Gladstone Edmond, para celebrar el gol. Lo busqué en la banca y lo grité con todo el alma.

Después del gol, nos tranquilizamos y sabíamos que el partido era nuestro. Pero Sergio Chizo Salazar hizo una loquera, que nos puso los pelos de punta y casi nos empatan, cuando abandonó el marco y fue por una bola a la banderola derecha...

El 1 a 0 se mantuvo, gracias al gol de mi vida, que la verdad fue espectacular, y así logramos pasar a la siguiente ronda preolímpica.


¡Desempates con drama!

El futbol de Costa Rica vivirá por cuarta vez un duelo decisivo de desempate en eliminatorias oficiales, el próximo 6 de enero contra Guatemala en Miami (EE. UU.).En las tres versiones anteriores, el drama estuvo presente. La primera fue para el Mundial de Chile 62 y el país salió avante en el tercer juego del grupo contra Honduras. La segunda ocasión fue increíble, porque el azar marcó el destino de la Tricolor, que se vio perjudicada por el lanzamiento de una moneda que favoreció a Guatemala, en la ruta olímpica a México 68. Y la tercera se presentó hace 21 años, otra vez ante los chapines, camino a la Olimpiada de Moscú 80. Los ticos ganaron el tercer juego en "campo neutral": El Salvador.

Marvin como héroe

Costa Rica y Honduras tuvieron que jugar un partido extra, luego de que igualaron en cinco puntos, en el grupo 2, de la fase previa al Mundial de Chile 62.

COSTA RICA 1 - HONDURAS 0, el 14 de enero de 1961. Estadio: Mateo Flores, de Guatemala. Gol: Marvin Rodríguez (Costa Rica), a los 32 minutos. Alineación tica: Mario Flaco Pérez; Guillermo Memo Hernández, José Manuel Manelo Villallobos y Álex Sánchez; Marvin Rodríguez y Édgar Quesada; Carlos Vivó, Carlos Cayaca Marín, Carlos Cuca Herrera, Juan José Gámez y Rubén Jiménez. D. T.: Alfredo Chato Piedra.

El juego de la moneda

Por la Olimpiada 68, Guatemala ganó 1 a 0 y los ticos hicieron lo propio, 3 a 2, tras 120 minutos. Tuvo que lanzarse una moneda y la suerte favoreció a los chapines.

COSTA RICA 3 - GUATEMALA 2, el 2 de junio de 1968. Estadio: Nacional. Goles: Leonel Hernández (18’ y 47’) y Wálter Elizondo (99’), de Costa Rica; Jorge Roldán (5’) y Hugo Torres (93'), de Guatemala. Formación: Rodolfo Umaña; Giovanni Rodríguez, Wálter Elizondo, Heriberto Rojas y Enrique Briceño; Juan J. Gámez y Fernando Hernández; Wally Vaughns, Víctor M. Ruiz, Eduardo Umaña (Jaime Grant) y Leonel Hernández. D. T.: Mario Cordero.

Golazo de oro

Superado Panamá en la primera fase, Guatemala fue la siguiente prueba de los costarricenses camino a la Olimpiada de Moscú 80. El primer juego favoreció a los chapines, 1 a 2, en San José. Todo lo contrario al choque de vuelta en Guatemala, que los nacionales ganaron 1 a 0, con gol de Róger Álvarez, al minuto 20 de acción. Fue necesario un tercer enfrentamiento de desempate, que se realizó en El Salvador; Costa Rica venció en los minutos finales.

COSTA RICA 1 - GUATEMALA 0, el 26 de agosto de 1979. Estadio: Cuscatlán (El Salvador). Gol: Fernando Montero, a los 84’. Alineación: Sergio Salazar; Nelson Bastos, Álvaro Castro, Carlos Jiménez, Wílberth Barquero; Johnny Alvarado, José Ml. Rojas, Róger Álvarez (Wílliam Fischer, 55’); Carlos Santana (Enrique Díaz, 86’), Fernando Montero, Javier Jiménez. D. T.: Antonio Moyano.

(*) Exseleccionado mayor, en diez partidos de clase A (1975-80).



Mail a Webmaster Economicos Servicios Envie un fax Archivo Digital

Patrocinador de La Nacion Digital


© 2000. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr