LN Suplementos La Nación Digital Patrocinador de La Nacion Digital
San José, Costa Rica. Domingo 23 de enero, 2000
Nacionales
Deportes
Viva
Internacionales
Opinion
Economia & Negocios
Suplementos
Especiales
English
Cartas

La Nacion Digital
Mapa del sitio

Si tiene alguna sugerencia o comentario, escriba a nuestros redactores.

Obituario

La Gaceta en breve

Diario Oficial La Gaceta

Sitios de Costa Rica

Servicios

Tiras cómicas

SuperSite

Teléfonos de Emergencia

Noticias Internacionales:

OTRO RUMBO:
El capitán Byron Lima Oliva gesticula ante la prensa luego de su traslado a una prisión en Guatemala.


Vuelco en crimen de Gerardi

Indagación sobre caso se orienta por senda política


ACAN-EFE.

Guatemala. La detención de un capitán de alta en el Ejército de Guatemala y de un coronel retirado, acusados de la ejecución extrajudicial del obispo Juan Gerardi, dio un vuelco a este paradigmático caso ocurrido en 1998 y lo orientan por primera vez por la senda de la tesis del crimen político.

En una sorpresiva operación, la Policía Nacional Civil (PNC) detuvo la noche del viernes en sus respectivas residencias de la capital al capitán Byron Lima Oliva, su padre Disrael Lima Estrada y la cocinera de Gerardi, Juana Margarita López.

La portavoz presidencial, Fernanda Castejón, confirmó a la prensa que la jueza segunda de Primera Instancia Penal, Flor García, dio las órdenes de detención.

Además de los tres citados, que permanecen en un centro de detención preventiva, son requeridos por la justicia el sacerdote Mario Orantes y otros dos militares, cuyas capturas aún no se han concretado.

Crimen político

Es la primera vez desde que ocurrió el brutal crimen del obispo Gerardi, el 26 de abril de 1998, que son detenidos dos militares, con lo que se apuntala la tesis del crimen político, una de las por lo menos siete que han sido formuladas para explicar el crimen.

Tras su captura, Byron Lima Oliva negó las acusaciones y defendió a su padre, cuya "brillante" carrera elogió, y reconoció que como soldados están supeditados a la ley.

Ante preguntas de los medios informativos, Lima Oliva indicó que son el portavoz del Ejército y el Ministerio de la Defensa los que tienen "la misión de aclarar" su situación.

Orantes, por su parte, guardó prisión durante siete meses acusado de asesinato en el marco de la investigación del primer fiscal del caso, Otto Ardón, que se empeñó en demostrar que el hecho de sangre estuvo motivado por razones pasionales.

Gerardi murió en la cochera de su casa parroquial, a un costado de la iglesia de San Sebastián, tras ser atacado por sujetos que le destrozaron la cabeza a golpes.

El sacerdote Orantes, quien está fuera de Guatemala, y López, que quedó libre pocos días después que ambos fueran capturados, se encontraban dentro de la casa el día de los hechos, lo cual motivó su detención.

El portavoz de la PNC, Gerson López, dijo que no iba a proporcionar la identidad de los dos militares "por razones de seguridad" para no entorpecer la investigación.



Mail a Webmaster Economicos Servicios Envie un fax Archivo Digital

Patrocinador de La Nacion Digital


© 2000. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr