LN Suplementos La Nación Digital Patrocinador de La Nacion Digital
San José, Costa Rica. Jueves 3 de febrero, 2000
Nacionales
Deportes
Viva
Internacionales
Opinion
Economia & Negocios
Suplementos
Especiales
English
Cartas

La Nacion Digital
Mapa del sitio

Si tiene alguna sugerencia o comentario sobre esta noticia, escriba a nuestros redactores.

Campeonato Nacional futbol 99-2000

Página oficial de la Liga Deportiva Alajuelense

Página oficial del Deportivo Saprissa

Gol de Jafet
Soto en Puebla de México, 10-10-99
(Santos 1-Puebla 4) www.infosel.com.mx

Segundo gol de Jafet Soto en el campeonato mexicano. León 2- Puebla 2, 22-8-99 (tomado de página Infosel: www.infosel.com.mx/)

Vídeos Costa Rica en Italia 90, Especial leyendas nacionales de futbol

Vídeos de Claudia Poll en Atlanta 96

100 años de deportes: Guía a los 10 Fascículos

Ganadores Concurso Digigol 1999

Especial de UNCAF

Campeonato 98-99

West Ham

Fútbol Guatemala

Grandes Ligas

FIFA

NBA

Especiales

La Nación Digital en Francia 98

Historia de los mundiales

50 años en el deporte

Tiempos de Selección

Anuario del Campeonato 96-97

Estadísticas del Campeonato 96-97

Noticias Nacionales:

INTERMINABLE. La faena costarricense anoche la elaboró Hernán Medford, con su capacidad innata, con su coraje envidiable. Cristian Flores no puede con él.


Tun, tun, ¿quién es?

¡Medford otra vez!

La tricolor buscó a Hernán y respondió; Chile a Sierra y no apareció


Roberto García H.
Redactor de La Nación

Dependimos de él. Excesivamente. Hasta el cansancio. Cada vez que la faena encontró un rescoldo de claridad para meter el pase, la pelota, por arriba o por abajo, siempre buscó a Hernán Medford. Invariablemente. Y el peón supo responder. Con sus zancadas de ébano. Con su chispa innegable. Con su talento. Con la sagacidad y el colmillo, esos valores que solo el tiempo otorga.

El rival, por el contrario, basó su juego en la capacidad de José Luis Sierra, un número diez y arquitecto, quien apareció solo en el primer cuarto de hora y se perdió poco a poco en la oscuridad de Chile, por causa de un fuerte golpe que recibió en su cabeza en un choque accidental con Sandro Alfaro.

Derrotamos a un adversario calificado, uno a cero, en buena lid y en desventaja numérica desde el minuto 24. Mauricio Wright perdió el control (¡ojo, don Marvin), agredió a von Schwedler y, por supuesto, se ganó la tarjeta roja.

Si la distancia más corta entre dos puntos es la recta, ¿por qué damos tantas vueltas para filtrar el pase? ¿Qué pasó, muchachos? Mientras Sierra tuvo cabeza para conducir, Chile nos superó abiertamente en el servicio directo, de primera intención. Los ticos se hicieron un lío para transportar la "píldora". Tanto que Medford y Sunsing se cansaron de correr y buscar espacios, de correr y buscar el claro.

Así transcurrió el primer lapso, con la sensación de un juego de amarre y cautela, sobre el riesgo y la metralla.

Atrás, ¡muy bien!

Pasamos por un susto en el primer tiempo, por la única situación límite que vivió el arquero costarricense, Hermidio Barrantes, quien resolvió con reflejos y agallas un mano a mano frente a Sebastián Rozental. Habilitado por Sierra, el delantero enfrentó a Hermidio con posibilidades abiertas, cuando solo se habían jugado ocho minutos.

Después vino la expulsión de Wright, al 24'. ¡Quedaban 66 minutos! Vimos calentar a Javier Delgado, pero, afortunadamente, el entrenador no operó el cambio. No lo decimos por Delgado, sino que las circunstancias le permitieron al técnico nacional observar el comportamiento de su equipo con un hombre menos.

¡Miel sobre hojuelas! ¿Por qué? Simple. Porque la geografía del futbol se estudia en el mapa de los fogueos. Y así, la dificultad se convirtió en ventaja.

Víctor Cordero emergió y fue un bastión. El número tres fue el gendarme más fiel con quien contaron Hermidio primero y Álvaro Mesén más tarde, tras relevar por lesión al titular en el 63'.

En los albores del complemento, los chilenos reclamaron, con justa razón, una falta de penal en la que incurrió Víctor Cordero, el único lunar de su gran noche. El juez dejó pasar la jugada y los visitantes se lo cobraron airadamente.

El panorama de la segunda parte se concentró en la insistencia de los mediocampistas,Wálter Centeno y Wílmer López, gestando y tocando en procura de que Wílliam Sunsing, todo entrega en aciertos y errores, o el interminable Hernán Medford, pescaran algún balón y lo pusieran a dormir junto al tejido.

La ocasión llegó al 79'. Tun, tun, ¿quién es?... Centeno profundizó a Medford, ¡otra vez! La figura del juego amagó por la derecha y realizó un buen centro hasta el cierre impecable de Sandro Alfaro, destapado sobre el carril izquierdo. Incursión y golazo.

Un triunfo meritorio, sin duda. Mas, igual que hace ocho días ante los trinitarios, lo mejor fue la alquimia. La ocasión de detectar las fallas que la Tricolor exhibe. La oportunidad de afianzar las virtudes.

Porque, en tiempos de fogueo, de eso se trata, señores, de eso se trata... Tun, tun, ¿quién es?, ¡Medford otra vez!


Ficha del partido



Mail a Webmaster Economicos Servicios Envie un fax Archivo Digital

Patrocinador de La Nacion Digital


© 2000. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr