LN Suplementos La Nación Digital Patrocinador de La Nacion Digital
San José, Costa Rica. Sábado 23 de septiembre, 2000
Nacionales
Deportes
Viva
Internacionales
Opinion
Economia & Negocios
Suplementos
Especiales
English
Cartas

La Nacion Digital
Mapa del sitio

Si tiene alguna sugerencia o comentario sobre esta noticia, escriba a nuestros redactores.

Vídeos de Claudia en 200 y 400 libre (medalla bronce en ambas)

Especial Gimnasia artística

Olimpiadas Sidney 2.000

Calendario eliminatorias Concacaf

Campeonato futbol 2000-2001

Juegos Nacionales Pococí 2000

Eurocopa 2000

Ganadores Digigol 2.000

Sitio Copa Oro 2000

Página oficial de la Liga Deportiva Alajuelense

Página oficial del Deportivo Saprissa

Vídeos Costa Rica en Italia 90

Vídeos de Claudia Poll en Atlanta 96

100 años de deportes: Guía a los 10 Fascículos

Manchester City

Fútbol Guatemala

Grandes Ligas

FIFA

NBA

Especiales

Historia de los mundiales

Noticias Nacionales:

Anécdota histórica

El lirio más bello


Las mujeres compitieron por primera vez en los Juegos Olímpicos de 1928 en Amsterdam (Holanda), en atletismo. Esto generó en la opinión pública una polémica por su inclusión e incluso hasta el papa Pío XI se pronunció sobre el tema.

El primer nombre que surgió en el podio fue el de Elizabeth Robinson, de Estados Unidos, quien pasó a la historia como la primera campeona olímpica en los 100 metros lisos, con un tiempo de 12,2 segundos.

Y la única atleta no estadounidense en ganar una presea dorada fue la polaca Stanislava Walasiewicz en los 400 metros, bajo la sospecha de que se trataba en realidad de un hombre y no una mujer. Esto se confirmó hasta el día en que falleció en 1980.

Sin embargo, la figura a resaltar fue otra. Los redactores deportivos de la época aclamaron a la atleta canadiense de salto alto, Ethel Catherwood, como la más bella de las participantes, que se robó los corazones masculinos. Los periodistas, en consecuencia, le dieron el apodo de El Lirio de Saskatoon.

Catherwood saltó 1,59 metros, ganó la medalla de oro y a su regreso a Saskatoon produjo la celebración más grande desde que se firmó el armisticio de 1918, al final de la Primera Guerra Mundial. Le dieron un fondo educativo por $3.000, para que continuara sus estudios de piano.

Cuando se le preguntó acerca de los rumores de que había recibido ofertas de Hollywood, dijo: "Preferiría tragar veneno que probar mi suerte en el cine". Sin embargo, ella en realidad se fue a vivir a Estados Unidos al año siguiente y se radicó para siempre en California.

Colaboró Jorge Lobo Di Palma, egresado en Educación Física de la Universidad de Costa Rica y especialista en materia olímpica.



Mail a Webmaster Economicos Servicios Envie un fax Archivo Digital

Patrocinador de La Nacion Digital


© 2000. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr